Tratamiento del carcinoma basocelular facial: una revisión

Resumen

Los carcinomas basocelulares (CCB) son tumores malignos localmente destructivos de la piel. Son el tipo de cáncer más común en el mundo occidental. La incidencia a lo largo de la vida puede ser de hasta el 39%. La exposición a los rayos UV es el factor de riesgo más común. La mayoría de estos tumores se producen en la cabeza y el cuello. A pesar de que los CCB son relativamente indolentes, su alta incidencia significa que su tratamiento supone una carga de trabajo significativa y creciente para los servicios sanitarios. Es importante conocer bien las opciones disponibles. Las decisiones de tratamiento pueden verse influidas por varios factores, como la edad del paciente y sus comorbilidades, así como el subtipo de lesión y su localización. Debido a la importancia de un buen resultado cosmético y curativo para los CBC faciales, las decisiones de tratamiento pueden diferir significativamente de las que se tomarían para los CBC que surgen en otros lugares. Se dispone de pocos datos controlados aleatorios de calidad que comparen las modalidades de tratamiento. Aunque tradicionalmente la escisión estándar ha sido el tratamiento de elección, hay otras opciones disponibles, entre ellas: Cirugía micrográfica de Mohs, curetaje y cauterización, criocirugía, radioterapia, imiquimod tópico, terapia fotodinámica y 5-fluorouracilo tópico. Discutimos y revisamos la literatura y la base de evidencia de las opciones de tratamiento que están actualmente disponibles para los CBC faciales.

1. Introducción

Los carcinomas de células basales (CCB) son tumores malignos localmente destructivos de la piel. Son el tipo de cáncer más común en Europa, Australia y Estados Unidos. Un estudio canadiense ha descubierto que la incidencia a lo largo de la vida en la población caucásica se sitúa entre el 15% y el 28% en las mujeres y entre el 17% y el 39% en los hombres. En el Reino Unido no se conoce la verdadera incidencia debido a las incoherencias en el registro del cáncer. Sin embargo, las estimaciones sugieren que cada año se diagnostican 53.000 nuevos casos en el Reino Unido. A pesar de que los CBC son relativamente indolentes, su alta incidencia significa que el tratamiento de estos tumores supone una carga de trabajo significativa y creciente para el NHS.

Los factores etiológicos más importantes parecen ser la exposición a la radiación ultravioleta y la predisposición genética . Los CCB tienden a producirse en zonas de exposición crónica al sol y, por tanto, una gran proporción, alrededor del 74%, se produce en la cabeza y el cuello . Aunque los CCB suelen tener un crecimiento lento y rara vez hacen metástasis, si no se tratan o se extirpan de forma incompleta pueden producirse destrucción local y desfiguración.

El tratamiento depende de varios factores, como la localización de la lesión, la edad del paciente, las comorbilidades y el tipo de tumor. La localización de la lesión es importante, ya que los tumores que surgen en zonas importantes desde el punto de vista cosmético o funcional se tratan mejor con tratamientos que minimizan la cantidad de tejido extirpado y garantizan una alta probabilidad de curación completa. En la población de edad avanzada, la naturaleza de crecimiento lento de los CBC significa que se pueden favorecer los tratamientos menos invasivos, a pesar de que algunos de estos métodos tienen mayores tasas de recurrencia. Los CBC quísticos y nodulares (nBCC) tienen bordes relativamente bien definidos, mientras que los CBC morfológicos, micronodulares, trabeculares, infiltrativos y basoescamosos suelen estar menos definidos y son también más agresivos . Los CBC superficiales (sBCC) pueden ser susceptibles de tratamientos tópicos como resultado de su mínima profundidad de invasión.

En los últimos años, se han probado varios tratamientos además de la escisión tradicional en un esfuerzo por proporcionar mejores resultados, en términos de reducción de la recurrencia, mejor aceptación por parte del paciente y mejor cosmética. Aunque en la actualidad se utilizan muchos tratamientos para los CBC, hay pocas investigaciones que comparen con precisión estas diferentes modalidades de tratamiento entre sí para diferentes tipos de tumores en diferentes localizaciones. Como resultado de la importancia de un buen resultado cosmético cuando los tumores surgen en la cara, las decisiones de tratamiento pueden diferir significativamente de las que se tomarían para los CBC que surgen en otros lugares. Discutimos y revisamos la literatura y la base de evidencia para las opciones de tratamiento que están actualmente disponibles para los CBC faciales.

2. Manejo quirúrgico

2.1. Escisión estándar del CBC primario con márgenes predeterminados

La escisión quirúrgica estándar es un tratamiento altamente eficaz para el CBC primario e históricamente ha sido la opción de tratamiento más común. Los CBC se extirpan generalmente con un margen de escisión predeterminado de 3-4 mm de piel normal. Especialmente en la cara, pueden ser necesarios injertos y colgajos para cerrar la herida, en lugar del cierre directo.

Un estudio de 2016 sobre CBC realizado por Breuninger y Dietz, en el que se utilizaron secciones horizontales para detectar con precisión los CBC en cualquier parte del margen quirúrgico, descubrió que la escisión de las lesiones pequeñas (<10 mm de diámetro) con un margen quirúrgico periférico de 2 mm eliminaba el 70%, los márgenes de 3 mm eliminaban el 84% y los márgenes de 5 mm eliminaban el 95% de todos los tumores. Los CBC morfológicos y de gran tamaño requerían márgenes quirúrgicos más amplios para maximizar la posibilidad de una escisión completa. Para las lesiones morfológicas primarias, la tasa de escisión completa fue del 66% para un margen de 3 mm, del 82% para 5 mm y del >95% para 13-15 mm.

Aunque existen pocos datos sobre el margen quirúrgico profundo correcto, la escisión hasta la grasa subcutánea es generalmente aconsejable. En general, la tasa de recurrencia a los 5 años después de una escisión simple de un CBC se reporta entre el 4,1% y el 10,1% . Si la escisión se ha comunicado como histológicamente completa, la tasa de recurrencia es del <2%. Esto se debe a los errores de muestreo que se producen al examinar las muestras histológicas en un plano vertical.

El carcinoma de células basales en la cara puede tener un mayor grado de diseminación subclínica que los tumores que surgen en otros lugares.Batra y Kelley analizaron retrospectivamente 1131 casos de cirugía micrográfica de Mohs en la cara y descubrieron que había mayores tasas de diseminación subclínica extensa en la nariz, la oreja, el párpado, la sien y el cuello que en la mejilla. El ala nasal, el puente nasal, la punta de la nariz, el hélix de la oreja y el párpado inferior resultaron ser lugares con una extensión especialmente elevada. Además, los CBC morfeiformes eran 2,3 veces (), los CBC recurrentes eran 3,2 veces (), y los CCE recurrentes eran 4,2 veces () más propensos que los CBC nodulares a presentar una extensión subclínica extensa.

En general, se considera que el resultado cosmético de la escisión quirúrgica estándar es bueno. Sin embargo, tener que extirpar lesiones grandes con márgenes de escisión adecuados puede desfigurar como resultado de la pérdida de tejido, el injerto y la posterior cicatrización. Debe prestarse especial atención a la localización del CBC en la cara, ya que hay muchas zonas de importancia funcional y estética, por ejemplo, las zonas periocular, perioral y perinasal.

Varios estudios de CBC extirpados de forma incompleta sugieren que no todos recurren y en una serie de 74 pacientes Griffiths informa de un tumor residual en sólo el 54% del tejido reextirpado. Los estudios con un seguimiento de 5 años han informado de tasas de recurrencia que oscilan entre el 21% y el 41% para los pacientes que han sido sometidos a escisiones incompletas previas. Sin embargo, el estudio de Wilson et al. de 140 pacientes, que informa de una tasa de recurrencia del 21%, también informa de que el 31% de la cohorte murió por otras causas durante el período de seguimiento (mínimo de 5 años) y, por tanto, la incidencia puede haber sido mayor.

Cuando se produce una escisión incompleta en la cara hay buenas pruebas que apoyan la necesidad de una reexcisión. Boulinguez et al. informan de una probabilidad del 24% de que los CBC extirpados de forma incompleta se vuelvan más agresivos cuando recidivan, siendo la probabilidad mayor para las lesiones perinasales, perioculares y periauriculares. Por lo tanto, aunque el tratamiento debe consistir en una reexcisión precoz, la radioterapia tiene un papel importante en circunstancias especiales. Los tumores recurrentes, especialmente en la cara, tienen un alto riesgo de recidiva tras la escisión quirúrgica y requieren márgenes quirúrgicos más amplios.

En general, la escisión quirúrgica estándar se considera una buena opción de tratamiento para todos los CBC que surgen en la cara, con tasas de recurrencia a 5 años de hasta el 10%, siempre que se tomen márgenes adecuados. Por lo tanto, recomendamos un margen de al menos 3 mm para la escisión quirúrgica estándar. Aunque parecería sensato tomar márgenes más grandes en los lugares donde se sabe que la diseminación subclínica es más extensa, todos estos lugares son de gran importancia cosmética y funcional y, por lo tanto, es necesario alcanzar el equilibrio correcto mientras se considera la opción de la cirugía micrográfica de Mohs como alternativa.

2.2. La cirugía micrográfica de Mohs

La cirugía micrográfica de Mohs (MMS) fue descrita por primera vez por un médico y cirujano general estadounidense, el Dr. Mohs, en 1941 . El tejido extirpado se congela y se secciona horizontalmente. A continuación, se puede examinar histológicamente todo el margen durante la operación. A continuación, se puede realizar una nueva escisión, si es necesario, del margen específicamente afectado. La MMS permite una mayor precisión histológica y una mayor conservación del tejido.

Estudios y revisiones han encontrado tasas de curación a 5 años de entre el 93,5% y el 100% para los tumores primarios y del 90% al 96% para la enfermedad recurrente.

Un ensayo holandés prospectivo y aleatorio que comparaba la MMS con la escisión quirúrgica estándar encontró que las tasas de recurrencia eran comparativamente más bajas después de la MMS para el tratamiento tanto de los CBC primarios (pBCC) como de los recurrentes (rBCC). En el caso de los CCBp, las tasas fueron del 2% y el 3%, respectivamente, a los 30 meses y del 2,5% y el 4,1%, respectivamente, a los 5 años. Estas diferencias no fueron estadísticamente significativas. Además, no hubo diferencias significativas en la percepción de los pacientes sobre el aspecto estético tras el procedimiento. En el caso de los rBCC, las tasas fueron del 0% y el 3%, respectivamente, a los 18 meses y del 2,4% y el 12,1%, respectivamente, a los 5 años. Estas diferencias sólo fueron estadísticamente significativas () a los 5 años. Además, en el grupo quirúrgico estándar, el 30% de los CCRr se extirparon inicialmente de forma incompleta y requirieron una nueva cirugía. Esto sugiere que la MMS debería ser el tratamiento de elección para el CCRr facial sobre la base de un menor número de recidivas. Sin embargo, cabe señalar que en este estudio algunos pacientes que fueron asignados al azar a la escisión quirúrgica estándar fueron trasladados al grupo de tratamiento con MMS. Las lesiones recurrentes tratadas con la misma modalidad tienen un mayor riesgo de recurrencia y, en tales casos, la MMS ofrecerá la mejor oportunidad de curación completa .

Incluso las lesiones primarias deben estratificarse adecuadamente para determinar el curso óptimo del tratamiento . El subtipo histológico, la localización, el tamaño de la lesión, la edad y las comorbilidades del paciente son factores importantes a tener en cuenta. Las directrices sugieren como indicaciones específicas las siguientes La localización del tumor (especialmente en la parte central de la cara, alrededor de los ojos, la nariz, los labios y las orejas), el tamaño del tumor (cualquier tamaño, pero especialmente >2 cm), el subtipo histológico (especialmente los subtipos morfológico, infiltrativo, micronodular y basoescamoso), la mala definición clínica de los márgenes del tumor, las lesiones recurrentes y la afectación perineural o perivascular .

La EMM es más intensiva en mano de obra y el coste de cada procedimiento es significativamente mayor que el de la escisión estándar. Sin embargo, en vista de la reducida tasa de recidiva, la EMM es un tratamiento rentable para los casos adecuadamente seleccionados. Un estudio reciente en el que se comparó la cirugía de Mohs con la escisión estándar para el cáncer de piel no melanoma facial y auricular descubrió que la MMS era más rentable que la escisión quirúrgica estándar .

La cirugía de Mohs proporciona la mejor oportunidad de curación para todos los CBC que surgen en la cara con tasas de recurrencia a 5 años de hasta el 6,5%. Sin embargo, debido a las limitaciones de tiempo y coste, debe reservarse para el tratamiento de los CBC primarios o recurrentes de alto riesgo en la cara.

2.3. Curetaje con y sin cauterización

El curetaje se utiliza ampliamente en el tratamiento del CBC. El tumor se raspa con una cureta y luego la base y el margen de la herida se tratan a menudo con electrocauterio para controlar la hemorragia y destruir cualquier tumor residual. Esto puede repetirse. Dado que se destruyen los márgenes de escisión, es aconsejable confirmar el diagnóstico y determinar el subtipo histológico con una biopsia preoperatoria, especialmente en el caso de las lesiones faciales, a menos que se pueda hacer un diagnóstico clínico muy seguro.

Para el legrado estándar y el electrocauterio se han notificado tasas de recurrencia de entre el 7,7% y el 19% a los 5 años. Se ha encontrado que las tasas de recurrencia son mucho más altas para las lesiones faciales y la enfermedad recurrente . Un estudio prospectivo de 69 heridas de CBC reextirpadas inmediatamente después del curetaje y el electrocauterio encontró un tumor residual en el 47% de las heridas de cabeza y cuello y en el 8,3% de las heridas de tronco y extremidades . El curetaje depende en gran medida del operador; sin embargo, un estudio retrospectivo del curetaje solo informó de una tasa de curación a los 5 años del 96% para el CBC no agresivo, y se encontró que los tumores que afectaban a más del 50% del borde profundo de la muestra tenían un mayor riesgo de recurrencia.

Un ensayo controlado aleatorio que compara un ciclo doble de congelación y descongelación de la criocirugía después del curetaje con la escisión estándar para el CBC no agresivo de la cabeza y el cuello informa de tasas de recurrencia del 17,6% y el 8,2%, respectivamente . Sin embargo, hay otros estudios que informan de tasas de recidiva mucho más bajas que éstas. Lindemalm-Lundstam y Dalenbäck informan de una tasa de recurrencia del 1,5% tras el curetaje y la criocirugía para los CBC de cabeza y cuello después de una mediana de seguimiento de 34 meses.

Dada la desproporcionada cantidad de tumor residual en las heridas de cabeza y cuello y las mayores tasas de recurrencia, el curetaje y la electrocauterización no se consideran tratamientos de primera línea para los CBC de la cara.

2.4. Criocirugía

La criocirugía consiste en la destrucción del tejido mediante nitrógeno líquido. Una vez más, es aconsejable realizar primero una biopsia para confirmar el diagnóstico y determinar el subtipo histológico, especialmente en el caso de las lesiones faciales. Depende en gran medida del operador y existen enormes variaciones en la práctica. Por lo tanto, los datos son muy inconsistentes. La criocirugía tiende a ser más útil en el tratamiento de los CBC de bajo riesgo, aunque se han notificado buenos resultados tras el tratamiento de las lesiones de alto riesgo, ya sea como tratamiento único o en combinación con el curetaje.

Las tasas de recurrencia son muy variables, pero cuando la lesión se selecciona cuidadosamente y en manos expertas las tasas de recurrencia pueden ser tan bajas como el 1% . Sin embargo, un estudio no aleatorizado que comparó la criocirugía (congelación de 60 segundos, descongelación de 90 segundos 2 × ciclos) con la radioterapia encontró que las tasas de recidiva a los 2 años eran del 39% y del 4%, respectivamente.

Las heridas de la criocirugía suelen cicatrizar con una contracción mínima del tejido, lo que da lugar a buenos resultados cosméticos. Sin embargo, un estudio en el que se comparó la criocirugía (20 segundos de congelación, 60 segundos de descongelación 2 × ciclos) con la escisión quirúrgica estándar para los CBCs de cabeza y cuello y los CBCn pequeños no encontró diferencias significativas en las tasas de recurrencia a 1 año, pero sí resultados cosméticos significativamente peores para los que habían recibido criocirugía .

La criocirugía no debe ser la primera línea en el tratamiento de los CBC faciales debido al alto riesgo o recurrencia y a los resultados cosméticos potencialmente peores.

2.5. Ablación láser

La ablación con láser de dióxido de carbono se ha utilizado en el tratamiento de los CBC. Existen informes sobre su uso en combinación con el curetaje para el tratamiento de los CBC de bajo riesgo, pero en general se carece de datos de apoyo.

3. Tratamiento no quirúrgico

3.1. Radioterapia

La radioterapia puede utilizarse para tratar los CBC primarios, recurrentes o incompletamente extirpados. Abarca los rayos X superficiales y el haz de electrones. La braquiterapia se utiliza para las superficies contorneadas. Las tasas de curación son superiores al 90% para la mayoría de las lesiones cutáneas . Puede utilizarse en tumores que se encuentran en zonas en las que la cirugía sería técnicamente difícil o daría lugar a una cantidad inaceptable de destrucción de tejido. Por lo tanto, la radioterapia desempeña un papel importante en el tratamiento de los CCB de cabeza y cuello. Los tumores del párpado inferior, el canto interno, el labio, la nariz y la oreja pueden ser susceptibles de recibir radioterapia. Sin embargo, el párpado superior no es un lugar apropiado para la radioterapia debido a la queratinización de la conjuntiva, las lesiones de la oreja deben tratarse con precaución debido al riesgo de dañar el cartílago subyacente y el puente de la nariz es especialmente susceptible de sufrir radionecrosis. La radioterapia puede ser una buena opción para los pacientes de edad avanzada con CBC muy grandes del cuero cabelludo. La radioterapia no es adecuada para los CBC recurrentes ni para los pacientes con síndrome de Gorlin o con enfermedades del tejido conectivo. No suele utilizarse en pacientes jóvenes, ya que los cánceres de piel pueden surgir de las cicatrices del campo de radioterapia y los resultados estéticos a largo plazo son pobres. Los efectos secundarios son la radionecrosis, la atrofia y la telangiectasia. El tratamiento en fracciones durante varias visitas puede producir mejores resultados cosméticos que un tratamiento de una sola fracción. Sin embargo, un régimen diario durante un período de semanas puede ser un inconveniente significativo para el paciente en comparación con un único tratamiento quirúrgico.

Un ensayo aleatorio realizado por Avril et al. en el que se comparaba la radioterapia con la escisión quirúrgica para el CBC facial de menos de 4 cm encontró que las tasas de recurrencia a los 4 años eran del 7,3% y del 0,7%, respectivamente. El resultado cosmético también favoreció significativamente la escisión quirúrgica a los 4 años, ya que el 87% de los pacientes evaluaron la cicatriz quirúrgica como buena, en comparación con el 69% después de la radioterapia () .

Además, la radioterapia tiende a ser más cara que cualquier otra forma de tratamiento. Un reciente estudio prospectivo realizado por Lear et al. en Canadá analizó el coste de la EMM y la radioterapia para 49 CBC. Los autores descubrieron que el coste de la radioterapia era significativamente mayor y declararon que los costes directos de una «cura de 5 años» eran de 952 dólares (rango de 644 a 1.647 dólares) para la MMS y de 3.758 dólares (rango de 3.564 a 4.675 dólares) para la radioterapia.

Creemos que la radioterapia es una buena opción de tratamiento para los CBC faciales localizados en lugares difíciles en pacientes que no pueden tolerar la cirugía.

3.2. Crema tópica de Imiquimod al 5% (Aldara)

Imiquimod es un modificador de la respuesta inmunitaria. Actúa uniéndose al receptor toll-like. Esto induce la producción de citoquinas proinflamatorias y la subsiguiente muerte celular mediada por células T citotóxicas. Está autorizado para su uso en el tratamiento de los sBCC.

Los estudios controlados en el tratamiento de los sBCC pequeños realizados por Geisse et al. han informado de resultados razonables. Doce semanas después del curso de tratamiento de 6 semanas las tasas de eliminación fueron del 82% (5x/semana), 79% (7x/semana) y 3% (sólo vehículo). Se produjeron reacciones locales de moderadas a graves en el 87%, con erosiones y ulceraciones en el 36% y el 22%, respectivamente. Sin embargo, cabe señalar que en este estudio no se incluyeron los CBC faciales. Schulze et al. hallaron tasas de eliminación similares tras un tratamiento de 6 semanas con imiquimod tópico 7 veces por semana, con una eliminación histológica del 80% en comparación con el 6% del vehículo solo. Sin embargo, las tasas de eliminación a largo plazo son menores. Un estudio prospectivo de 182 pacientes que recibieron imiquimod tópico aplicado 5 veces por semana durante 6 semanas arrojó unas tasas de eliminación del 69% a los 5 años.

Existen algunos datos que sugieren que imiquimod puede utilizarse en el tratamiento de los CCNB. Un estudio aleatorio de dosis-respuesta informó de que 6 semanas después del tratamiento con un ciclo de 6 o 12 semanas de imiquimod 7x/semana las tasas de eliminación histológica fueron del 71% y el 76%, respectivamente. En otro ensayo aleatorio sobre los CCNB se informó de la eliminación clínica completa del 78% tras el tratamiento con imiquimod 3x/semana. Sin embargo, 8 semanas más tarde, la escisión reveló un CBC residual en el 13% de los pacientes que se consideraba que habían mostrado un aclaramiento clínico completo.

En cuanto a los estudios centrados específicamente en el tratamiento de los CBC faciales con imiquimod al 5%, Vun y Siller informan de un estudio retrospectivo de 19 lesiones en el que participaron 12 pacientes. Se utilizó un régimen de tratamiento una vez al día durante un máximo de 9 semanas para tratar carcinomas basocelulares superficiales y nodulares en la cara. Los autores informan de una tasa de eliminación del 89,5% en una media de 39 meses de seguimiento. Otro estudio más reciente de 2010 sobre quince pacientes con CBC nodulares en el párpado, esta vez tratados con imiquimod al 5% una vez al día, 5 días/semana durante 6 semanas, informa de que todos los tumores mostraron una remisión histopatológica a los 3 meses de iniciar el tratamiento, y se documentó una remisión clínica sostenida en cada paciente tras 24-28 meses de seguimiento. Los autores reconocen que la tolerabilidad del tratamiento fue difícil en 7 pacientes, siendo los efectos locales los más problemáticos, pero todos los síntomas desaparecieron al finalizar el tratamiento y los resultados estéticos finales se calificaron de excelentes. Concluyen que el imiquimod al 5% es una alternativa útil a la cirugía en pacientes con CBC periocular cuando otras terapias han fracasado o no son posibles.

También se han realizado estudios que investigan la combinación del curetaje del CBCn antes del uso de imiquimod tópico. Los resultados han sido variables, con tasas de recurrencia que oscilan entre el 6% y el 10%.

El tratamiento eficaz con imiquimod depende de la penetración en el tejido. El sBCC puede ser más susceptible a los tratamientos tópicos como resultado de su mínima profundidad de invasión. La mayor profundidad de los tumores nodulares da lugar a una penetración incompleta del fármaco en el tumor y, por tanto, a una menor tasa de eliminación.

Imiquimod puede ser una alternativa a la cirugía para los pacientes con CBC superficiales faciales primarios, pero la eliminación a largo plazo no es tan buena como la de algunas de las otras modalidades de tratamiento. No se recomienda para la enfermedad recurrente, pero es una buena opción de tratamiento para los pacientes frágiles de edad avanzada y los pacientes que no están dispuestos a recibir tratamiento quirúrgico.

3.3. Terapia fotodinámica (TFD)

La terapia fotodinámica (TFD) consiste en la destrucción de células sensibilizadas mediante una fuente de luz irradiante. Se aplica a la piel un profármaco, ya sea ácido 5-aminolaevulínico (ALA) o metil aminolaevulínico (MAL). Las células tumorales lo convierten intracelularmente en protoporfirina IX. En presencia de luz roja o azul intensa, se produce una reacción citotóxica con el oxígeno reactivo en las membranas celulares de las células tumorales que contienen protoporfirina IX, por lo que se destruyen las células tumorales y se preserva la piel no afectada.

Se ha demostrado que los CBC superficiales alcanzan un 87% de eliminación. Un estudio prospectivo y aleatorio que comparaba la TFD y la escisión quirúrgica estándar para el tratamiento de los CCBn descubrió que las tasas de recurrencia a los 5 años eran del 14% y del 4%, respectivamente; sin embargo, la cosmética era mejor para la TFD, ya que el 87% de los pacientes calificaban el resultado cosmético como bueno en comparación con el 54% de la cirugía. La TFD también se ha comparado con la criocirugía en el tratamiento del CBCs y del CBCn. Las tasas de recurrencia clínica a los 12 meses del 5% (TFD) y del 13% (criocirugía) fueron subestimaciones, ya que la histología demostró un CBC residual en el 25% y el 15% de los casos, respectivamente.

Vinciullo et al. informaron de 102 pacientes con sBCC y nBCC considerados «difíciles de tratar» (definidos como lesiones faciales grandes y/o centrales, o pacientes con mayor riesgo de complicaciones quirúrgicas) que recibieron tratamiento con MAL-PDT. Las tasas de eliminación confirmadas histológicamente a los 3 meses fueron del 93% (sBCC) y del 82% (nBCC). Los autores utilizaron un enfoque de tiempo hasta el evento para estimar las tasas de eliminación de lesiones sostenidas del 82% (sBCC) y del 67% (nBCC) a los 24 meses.

Debido a que las tasas de eliminación son más bajas que las de los tratamientos quirúrgicos, la TFD no se recomienda en general para el tratamiento de los CBC nodulares en la cabeza o el cuello. Mientras que los CBC superficiales primarios de la cara pueden ser susceptibles de tratamiento no se recomienda para la enfermedad recurrente.

3.4. 5-fluorouracilo tópico al 5% (Efudex)

El 5-fluorouracilo es una pirimidina fluorada que bloquea la reacción de metilación del ácido desoxiuridílico al ácido timidílico y al hacerlo desestabiliza el ADN. A veces se utiliza para tratar CBC pequeños y superficiales y sólo debe utilizarse en zonas de bajo riesgo. Por lo tanto, no se recomienda en el tratamiento de los CBC faciales.

4. Conclusión

Hemos discutido varias de las diferentes opciones de tratamiento disponibles para los CBC. Sin embargo, las lesiones en la cara se consideran de alto riesgo y, por lo tanto, algunas de las modalidades de tratamiento que de otro modo se considerarían pueden no ser siempre apropiadas. A menudo es necesario un diagnóstico histológico previo, especialmente si se está considerando un tratamiento destructivo. La cirugía micrográfica de Mohs sigue siendo la norma de oro, pero no es factible ofrecerla a todos. La escisión quirúrgica estándar da buenos resultados en la mayoría de los casos. La radioterapia puede considerarse para los pacientes en los que la cirugía no es una opción. Otras opciones de tratamiento son el legrado y el electrocauterio, la TFD, el láser, el imiquimod tópico y la criocirugía; sin embargo, en la mayoría de los casos estos tratamientos no deberían ser de primera línea debido al riesgo de recidiva, pero pueden ser una buena opción en la población de edad avanzada. Además, es importante tener en cuenta la elección del paciente, la viabilidad, los efectos secundarios y el resultado cosmético al planificar el tratamiento.