Te sientes avergonzado – Aquí tienes cómo entenderlo y seguir adelante

Y por qué deberías compartir lo que te avergüenza.

Jordan Brown

Sigue
Jun 16, 2020 – 3 min read

foto de Ivan Aleksic en Unsplash

Solía pensar que compartir mis cualidades vergonzosas era algo muy malo.

Solía pensar que eso haría que la gente dejara de quererme.

Solía pensar eso.

Ya no lo hago.

¿Por qué?

Porque todos tenemos algo en nosotros que nos avergüenza – o que tiene el potencial de avergonzarnos algún día.

Y estas cualidades vergonzosas en realidad nos dan una gran ventaja.

¿Hay algo en ti o en tu vida que te avergüence?

Para mí, hay muchas cosas. Por un lado, me pico la piel cuando estoy ansioso. Sé que no es algo bueno, pero sucede. Ha mejorado con los años, pero el comportamiento tiene sus raíces en la ansiedad y el TOC. Es algo que empezó a ocurrir cuando era adolescente. Continúa hasta hoy.

Hubo un momento en mi vida en el que nunca habría compartido ese tipo de información? Pero ahora no me importa tanto. ¿Por qué? ¿Qué ha cambiado?

Ahora sé, por experiencia, que este tipo de información me hace ser relacionable. Siempre que he compartido algo en la red que creía que sería demasiado para los demás, ha sido precisamente el tipo de información que más impacto ha tenido. Era información que hacía que otros quisieran acercarse a mí y compartir sus historias.

La trabajadora social e investigadora, Brene Brown, ha construido toda una carrera sobre el estudio de la vergüenza.

¿Y sabes qué? La vergüenza en sólo la vergüenza cuando no hablamos de los temas «vergonzosos». Una vez que hablamos de ellos, la vergüenza desaparece.

Si hay algo en tu vida que te avergüenza, esto es lo que tienes que hacer.

  1. Tienes que entender por qué te avergüenza. Hazte preguntas. Sé despiadadamente honesto contigo mismo. Preguntas como: «¿De dónde viene este dolor?». «¿Cuándo empezó?» «¿Por qué me siento así?» «¿Existe realmente alguna buena evidencia de que debería avergonzarme por esto, o está principalmente en mi cabeza?»
  2. Una vez que tengas las preguntas, ponlas a prueba en el mundo real. Las preguntas te inician en un nuevo camino. Ahora es el momento de recorrerlo. Poner a prueba tus preguntas en el mundo real. Hay, sin duda, pequeñas acciones que puedes realizar para ver si realmente tienes un motivo de profunda vergüenza. Toma las pequeñas y seguras acciones que puedas. Empieza hoy mismo.
  3. Entonces, ábrete más y más. La vida es un largo proceso de apertura para ser quien realmente eres. Si algo te está causando dolor, vale la pena averiguar por qué es así. Por supuesto, debes abordarlo de forma segura y estructurada. No hay necesidad de arrancar una venda cuando un enfoque gradual y reflexivo es suficiente. Da pequeños pasos que conduzcan a otros más grandes.
  4. Recuerda, sentirse avergonzado no significa que seas una persona vergonzosa. Significa que eres una persona, y punto.

    La vergüenza es sólo una emoción; es sólo una señal de que algo está pasando. No determina tu destino.

    Somos humanos. El estatus social es importante para nosotros. Mantuvo vivos a nuestros antepasados, pero los tiempos ya no son como antes.

    Ahora, compartir lo que te avergüenza es una fortaleza.

    Hace saber a los demás que eres una persona digna de admirar.