¿Son malas las cebollas para los perros? Cómo manejar la toxicidad de la cebolla

Las cebollas añaden un gran sabor y profundidad a muchos platos. Pero, ¿son las cebollas seguras para los perros?

No, las cebollas no son seguras para los perros. De hecho, son uno de los alimentos humanos más peligrosos que existen para nuestros compañeros caninos. Resulta que la ingestión de demasiada cebolla puede dañar los glóbulos rojos de un perro, lo que puede conducir a un problema médico grave llamado anemia hemolítica.

¿Sabías que una dieta más saludable puede ayudar a mejorar la salud de tu perro? Conoce los beneficios del alimento para perros Wild Earth.

Vamos a echar un vistazo más de cerca a la toxicidad de la cebolla en los perros para que usted sepa lo que debe tener su mascota evitar, lo que la intoxicación por cebolla podría parecer en su perro, y qué hacer si su perro ingiere accidentalmente el peligroso vegetal.

¿Por qué las cebollas son malas para los perros?

En el caso de ciertos alimentos tóxicos para los perros, como las uvas, los expertos no saben con precisión por qué esos alimentos son perjudiciales. En el caso de las cebollas, sin embargo, la respuesta está clara.

Las cebollas contienen una sustancia química tóxica para los perros llamada disulfuro de N-propilo. Este producto químico es un compuesto de azufre, y está en la raíz de por qué las cebollas son tan peligrosas para los perros.

El disulfuro de N-propilo se une a las moléculas de oxígeno de los glóbulos rojos de su perro, causando daño oxidativo. Esto impide que los glóbulos rojos transporten el oxígeno correctamente. Esto ya es bastante perjudicial por sí solo, pero además engaña al sistema de su perro para que piense que sus propios glóbulos rojos son peligrosos. De esta manera, el cuerpo de su perro ataca los glóbulos rojos en un proceso llamado hemólisis.

La hemólisis, cuando no se controla, conducirá a la anemia hemolítica. Esto significa que los glóbulos rojos de su perro se están destruyendo más rápido de lo que se pueden fabricar, lo que lleva a síntomas graves de envenenamiento e incluso a la muerte sin tratamiento.

Todas las partes son venenosas

Todas las partes de la cebolla son venenosas, incluyendo las hojas, la carne, la piel e incluso el jugo. Además, no importa si la cebolla está cocida o cruda. Cocinar una cebolla no elimina el disulfuro químico, por lo que es igual de peligroso para su amigo de cuatro patas.

Es importante tener en cuenta que todos los tipos de cebolla son peligrosos. Cebollas blancas, cebollas amarillas, cebollas rojas, cebollas verdes… ninguna de ellas es segura para Rover. Además, las diferentes formas de cebolla ponen en peligro a su perro. La cebolla en polvo es especialmente peligrosa, y otras formas -seca o deshidratada, frita, en zumo, etc.- también ponen en riesgo a su perro.

Alimentos relacionados que suponen una amenaza

Las cebollas son un miembro de la familia de los alliums, las hortalizas de raíz. Los alliums incluyen el ajo, las chalotas, los puerros, las cebolletas (también conocidas como cebollas verdes) y el cebollino. Todas estas verduras son peligrosas para su perro. De hecho, el ajo tiene una mayor concentración de disulfuro de N-propilo que las cebollas normales, por lo que puede dañar a su perro aún más rápido.

Tenga en cuenta que muchos, muchos alimentos contienen cebollas, ajo o cebolla o ajo en polvo como ingrediente. Puede que su perro no se coma una cebolla entera que se haya caído al suelo de la cocina -aunque es totalmente posible-, pero seguro que irá a por ese sabroso anillo de cebolla, o un poco de esa quiche del desayuno.

Señales de Toxicidad por Cebolla en Perros

Beagle mirando a la cámara

Si su perro come una gran cantidad de cebollas o alimentos relacionados en poco tiempo, la toxicidad podría establecerse rápidamente. Pero es más común que los síntomas aparezcan unos días después de la ingestión.

También es posible que el disulfuro de N-propilo se acumule en la sangre lentamente con el tiempo, gracias a que su perro come pequeñas cantidades de un alimento de la familia de los alliums durante un período prolongado.

¿Cuáles son los síntomas de la toxicidad de la cebolla?

Los síntomas de la toxicidad de la cebolla incluyen:

  • Alargo
  • Pérdida de apetito
  • Encías pálidas
  • Ritmo cardíaco y/o respiratorio elevado
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Ataxia (falta de coordinación)
  • Orina descolorida
  • Sin tratamiento, un perro que sufre de envenenamiento por cebolla puede experimentar insuficiencia renal o incluso la muerte.

    ¿Cuánta cebolla se necesita para envenenar a un perro?

    Otra razón por la que las cebollas y otros alliums son peligrosos es porque no hace falta mucha cantidad para causar graves problemas de salud en los perros. En términos generales, la toxicidad se produce cuando un perro ingiere más del 0,5% de su peso corporal en cebollas de una sola vez.

    Para decirlo de forma sencilla, incluso una pequeña cantidad de cebolla, ajo u otro alimento alium tóxico puede envenenar a un perro fácilmente. Cuanto más pequeño es el perro, mayor es el peligro: comer un pequeño trozo de cebolla podría no dañar a un mastín de 150 libras, pero puede causar graves síntomas de salud en un perro de 10 libras como un chihuahua.

    Tratamiento de un perro que sufre toxicidad por cebolla

    Perro de color cobrizo mirando a lo lejos

    Si tu perro presenta los síntomas anteriores y sabes o sospechas que ha ingerido cebolla o algún alimento relacionado, llévelo a la consulta del veterinario tan pronto como pueda. El tiempo es esencial cuando se trata de cualquier caso de envenenamiento, incluyendo la intoxicación por cebolla.

    Diagnóstico de la intoxicación por cebolla

    Su veterinario diagnosticará a su perro basándose en una combinación de resultados de pruebas, síntomas y un historial de salud que incluya la ingesta de cebollas. La anemia hemolítica se detecta con una prueba microscópica que busca cuerpos de Heinz en un frotis de sangre. Cuando el resultado de la prueba se combina con la exposición reciente conocida a la cebolla, la toxicidad de la cebolla puede ser diagnosticada definitivamente.

    Tratamiento de la intoxicación por cebolla

    Su veterinario podría utilizar una variedad de tratamientos para estabilizar a su perro y devolverle la salud completa. El estómago puede ser lavado para eliminar la toxina restante, o se puede inducir el vómito. A veces, se administra carbón activado para absorber la toxina en el intestino. Pueden administrarse líquidos intravenosos para ayudar a limpiar el torrente sanguíneo de su perro y mantener una hidratación adecuada. A continuación, su cachorro será vigilado de cerca hasta que el cuerpo comience a producir de nuevo suficientes glóbulos rojos sanos.

    En los casos graves de intoxicación por cebolla, puede ser necesario un suplemento de oxígeno y una transfusión de sangre completa.

    En general, el pronóstico es bueno para un perro que recibe atención veterinaria temprana. Recuerde: El tiempo es esencial, así que si sabes o incluso crees que tu perro puede haber cogido cebollas o algo que las contenga, actúa rápidamente. Llévelos a la consulta del veterinario de inmediato, porque siempre es mejor prevenir que lamentar.

    Entonces, ¿los perros pueden comer cebollas? Cómo mantener a tu perro a salvo en el futuro

    ¿Las cebollas son malas para los perros? Sí, son uno de los alimentos humanos más perjudiciales para nuestros amigos de cuatro patas. Lo que las hace aún más peligrosas es el hecho de que están tan extendidas. Encontrará cebollas de una forma u otra en todo, desde risottos y salsas hasta tacos y alimentos para bebés. Además, sólo hace falta una pequeña cantidad para que un perro enferme.

    Sólo hay una forma infalible de mantener a tu perro a salvo de las cebollas, el ajo y los demás miembros de la familia allium: Restringir estrictamente el acceso de su perro en todo momento. Presta mucha atención cuando lleves cebollas a casa y cuando prepares comida con cebollas, ajos, cebollinos, puerros o chalotas, para que tu perro no pueda comer trozos de estos alimentos o cualquier plato que los contenga. Lo más seguro es mantener a su perro fuera de la cocina por completo cuando esté preparando una comida.

    Las cebollas no son el único vegetal que existe que es peligroso para nuestros amigos caninos. De hecho, hay muchas verduras y frutas que pueden dañar a los perros, así como varias que son seguras. Asegúrate de investigar para saber qué puedes y qué no puedes dar a tu querido compañero.

    Vitaminas & Suplementos para perros

    ¿Por qué los perros necesitan suplementos? La edad, el medio ambiente, los contaminantes y los factores de estrés de la vida diaria pueden conducir a una salud menos que óptima para su perro. Hemos creado una familia de suplementos para proporcionar apoyo en las áreas que su perro más necesita. Conozca los suplementos para perros de Wild Earth.

    Suplementos vitamínicos para perros