Salud y enfermedades de los hámsters

Los hámsters son mascotas bastante resistentes, pero son tan pequeños que cuando se producen lesiones y enfermedades las cosas se pueden agravar rápidamente. Es útil conocer los signos más comunes de las enfermedades para poder atajar el problema lo más rápidamente posible. A menudo es posible abordar una enfermedad o lesión antes de que se convierta en una amenaza para la vida.

Signos más comunes de enfermedad o lesión

Los hámsters suelen mostrar uno o más de estos signos si están haciendo frente a una enfermedad o lesión.

  • Pérdida de apetito
  • Inactividad
  • Acobijamiento en un rincón
  • Pelo erizado o despeinado
  • Náuseas, sibilancias, y/o secreción por la nariz o los ojos
  • humedad alrededor de la cola
  • diarrea
  • pérdida de pelo (a menudo un signo de parásitos o alergias)
  • Si un hámster está enfermo o herido, manténgalo caliente y anímelo a tomar algo de comida o agua (con cuentagotas si es necesario) hasta que pueda ver un veterinario.

    Ilustración: The Spruce / Michela Buttignol

    Abscesos en hámsters

    Los abscesos son focos de infección que pueden formarse a partir de roturas bastante leves en la piel. El pus se acumula bajo la piel, a veces formando un bulto considerable que a veces puede empezar a drenar por sí mismo. Los abscesos pueden formarse a partir de cortes o arañazos en la piel y también en las bolsas de las mejillas si el material alimenticio abrasivo provoca arañazos en el revestimiento de la boca. Si un hámster parece tener continuamente comida acumulada en las bolsas de la mejilla, puede haber un absceso o una bolsa de la mejilla impactada presente. Los abscesos requieren atención veterinaria para el drenaje, el lavado y el tratamiento con antibióticos.

    Infecciones respiratorias del hámster

    Los hámsters pueden contraer infecciones respiratorias que pueden conducir a la neumonía. Los signos de una infección respiratoria incluyen estornudos, secreción de los ojos o la nariz, sibilancias y respiración dificultosa. Los estornudos ocasionales no son demasiado preocupantes, pero si hay alguna pérdida de apetito, disminución de la actividad, sibilancias o dificultades para respirar, se debe buscar atención veterinaria inmediata.

    Advertencia

    Las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura pueden poner a su hámster en riesgo de desarrollar una infección respiratoria y algunos tipos de lecho (como el cedro y el pino) pueden irritar las vías respiratorias provocando también una infección.

    Cola húmeda en hámsters

    También llamada ileítis proliferativa y enteritis regional, la cola húmeda es una enfermedad muy contagiosa y es más común en hámsters recién destetados. La causa es incierta, pero una bacteria llamada Campylobacter jejuni puede estar implicada y, en algunos casos, la enfermedad se asocia con el estrés, el hacinamiento y los cambios en la dieta. Los hámsters afectados pueden morir muy rápidamente, mostrando signos como diarrea (que provoca humedad alrededor de la cola), letargo, pérdida de apetito y pelaje erizado. No todos los hámsters con diarrea tienen la cola húmeda, pero si su hámster tiene alguno de estos síntomas debe buscar atención veterinaria.

    Lynne Gilbert / Getty Images

    Diarrea en hámsters

    Una serie de infecciones pueden causar diarrea, incluyendo, pero no se limitan a la cola húmeda, los cambios en la dieta, los parásitos intestinales y el tratamiento con antibióticos. La sobrealimentación de verduras y otros alimentos frescos es una causa bastante común de diarrea pero, en este caso, no suele haber pérdida de apetito ni disminución de la actividad. La deshidratación es una preocupación real cada vez que tu hámster tiene diarrea, así que asegúrate de que sigue bebiendo su agua si se produce. En caso de diarrea, no le des alimentos frescos durante unos días y vuelve a ofrecérselos sólo si la diarrea se ha resuelto por completo. A continuación, vuelva a darle alimentos frescos lentamente para que su hámster pueda adaptarse poco a poco al cambio dietético. Si el letargo o la falta de ingesta de agua se producen junto con la diarrea, debe buscar atención veterinaria.

    Enfermedades de la piel en los hámsters

    Los hámsters pueden estar infestados con una serie de ácaros de la piel y del pelaje que se pueden diagnosticar a partir de un raspado de la piel que realiza su veterinario. La tiña, un tipo de infección por hongos, la dermatitis alérgica y las infecciones cutáneas también pueden aparecer en la piel y requerir tratamiento por parte de un veterinario.

    La pérdida de pelo no es del todo inusual y puede ser estacional o suceder en hámsters más viejos. Pero si hay descamación, enrojecimiento, o cualquier lesión en la piel, o el hámster parece rascarse más de lo habitual, un veterinario debe ser visto. Los hámsters tienen glándulas odoríferas en los flancos que pueden ser oscuras y a veces alarmar a los propietarios. Estas glándulas se encuentran a ambos lados del cuerpo y no deben parecer irritadas ni molestar al hámster. La ropa de cama de cedro también puede causar irritación de la piel, por lo que debe evitarse.

    Uso de antibióticos en hámsters

    Varios antibióticos pueden causar una toxicidad fatal en los hámsters debido a cómo funciona su tracto gastrointestinal.

    Advertencia

    La penicilina, la amoxicilina, la ampicilina, la estreptomicina, la dihidroestreptomicina, las tetraciclinas, la lincomicina, la eritromicina, la vancomicina, las cefalosporinas y la gentamicina son todos tipos de antibióticos que deben evitarse en los hámsters.