Ralph David Abernathy (1926-1990)

Ralph David Abernathy fue el principal socio de Martin Luther King Jr. en el movimiento por los derechos civiles. Ayudó a organizar el boicot de autobuses de Montgomery en Alabama y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC) en Atlanta. Tras el asesinato de King en 1968, Abernathy le sucedió como presidente de la SCLC y continuó con la práctica de la resistencia no violenta como medio para lograr la igualdad de los negros estadounidenses. En mayo y junio de 1968, justo un mes después del asesinato de King, Abernathy lideró la Marcha de los Pobres en Washington, D.C.

Antecedentes y primeros años de carrera

Ralph David Abernathy nació en Linden, Alabama, el 11 de marzo de 1926. Hijo de un granjero, sirvió en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial (1941-45) y después se matriculó en la Universidad Estatal de Alabama en Montgomery, Alabama. Se licenció en matemáticas en 1950, dos años después de ser ordenado ministro bautista en 1948. Su participación en el activismo político comenzó en la universidad, cuando encabezó manifestaciones de protesta por la falta de calefacción y agua caliente en su dormitorio y la pésima comida que se servía en la cafetería. En 1951 obtuvo un máster en sociología por la Universidad de Atlanta (más tarde Universidad Clark de Atlanta) y luego se convirtió en pastor de la Primera Iglesia Bautista de Montgomery, Alabama. Durante su estancia en Montgomery formó una estrecha y duradera asociación con Martin Luther King Jr.

El boicot a los autobuses de Montgomery de 1955-56, provocado por la negativa de Rosa Parks a ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco, inspiró a King y Abernathy a crear la Montgomery Improvement Association. Este grupo lideró el exitoso boicot al sistema de autobuses segregados de la ciudad. El boicot marcó el inicio del movimiento por los derechos civiles. Con la esperanza de aprovechar esta victoria, Abernathy y King, junto con otros ministros negros del sur, crearon la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur. Su objetivo era formar una organización que dotara al movimiento de los derechos civiles de un liderazgo sostenido. King fue elegido presidente, el reverendo C. K. Steele fue nombrado vicepresidente y Abernathy se convirtió en secretario-tesorero. Comprometida con la lucha no violenta por los derechos civiles, la SCLC adoptó el lema «No se dañará ni un pelo de la cabeza de una persona blanca»

En 1961 Abernathy se convirtió en pastor de la Iglesia Bautista de la calle West Hunter en Atlanta y fue nombrado vicepresidente de la SCLC, convirtiéndose así en el lugarteniente de King y su eventual sucesor. También en 1961 Abernathy y King fueron convocados a Albany para liderar un boicot al sistema de transporte público segregado de la ciudad. Aunque llegaron a Albany con gran entusiasmo y nobles objetivos, los resultados de lo que se conoció como el Movimiento de Albany estuvieron lejos de ser triunfales. Abernathy y King fueron arrestados en varias ocasiones y pronto abandonaron el suroeste de Georgia sin resolver los problemas que allí existían.

La antorcha de King se pasa

Cuando King fue asesinado el 4 de abril de 1968, Abernathy le sucedió como presidente del SCLC. Sus nuevas responsabilidades le dieron poco tiempo para llorar la muerte de su amigo. Menos de una semana después del asesinato, Abernathy encabezó una marcha de apoyo a los trabajadores sanitarios en huelga en Memphis, Tennessee. Al mes siguiente, asumió el liderazgo de la Campaña de los Pobres del SCLC. Con la esperanza de llamar la atención sobre la difícil situación de los empobrecidos de la nación, construyó chozas en la capital del país, lo que precipitó un enfrentamiento con la policía. Haciendo caso omiso de las órdenes de retirar las cabañas, fue encarcelado durante casi tres semanas.

El mandato de una década de Abernathy como presidente del SCLC estuvo marcado por la tensión interna entre las facciones que competían por el control de la dirección de la organización. Se sentía frustrado por la creciente disputa entre los miembros más jóvenes y militantes, que abogaban por las protestas y las acciones dramáticas, y los miembros más antiguos y conservadores, que favorecían medidas más tradicionales como las marchas. Bajo el liderazgo de Abernathy, las campañas de recaudación de fondos del SCLC no tuvieron mucho éxito, lo que colocó a la organización en una situación financiera inestable. Abernathy dimitió en 1977 en medio de acusaciones de mala gestión financiera, dejando en decadencia a una organización de derechos civiles antaño importante y prominente. Ese mismo año se presentó como candidato a un escaño en el Congreso de Georgia y perdió.

Después de dejar su puesto de liderazgo en la SCLC, Abernathy reanudó su trabajo como ministro a tiempo completo en Atlanta. Recibió muchos premios, entre los que destacan los títulos honoríficos de la Universidad de Long Island en Nueva York, el Morehouse College de Atlanta, el Kalamazoo College de Michigan y su alma mater, la Universidad Estatal de Alabama. Una importante autopista de Atlanta lleva su nombre. Su autobiografía, And the Walls Came Tumbling Down, se publicó en 1989. Murió en Atlanta el 17 de abril de 1990.