¿Qué es la cocina de inducción?

¿Qué es la cocina de inducción?

La tecnología de la inducción se ha utilizado en la cocina desde principios del siglo XX; sin embargo, sólo ha sido considerada en América en las últimas décadas. Los fabricantes están trabajando ahora para producir modelos más económicos y energéticamente eficientes, que están ganando popularidad en todo el mundo.

Las placas de inducción calientan las ollas y sartenes directamente, en lugar de utilizar un elemento eléctrico o de gas. Hierve el agua hasta un 50% más rápido que el gas o la electricidad*, y mantiene una temperatura constante y precisa. La superficie se mantiene relativamente fría, por lo que los derrames, las salpicaduras y los hervores ocasionales no se queman en la encimera, haciendo que la limpieza sea rápida y fácil.

¿Cómo funciona la cocina de inducción?

La cocina de inducción utiliza corrientes eléctricas para calentar directamente las ollas y sartenes a través de la inducción magnética. En lugar de utilizar la conducción térmica (un elemento de gas o eléctrico que transfiere el calor de un quemador a una olla o sartén), la inducción calienta el propio recipiente de cocción casi instantáneamente.

Se hace pasar una corriente eléctrica a través de un cable de cobre enrollado debajo de la superficie de cocción, que crea una corriente magnética en toda la olla para producir calor. Como la inducción no utiliza una fuente de calor exterior tradicional, sólo el elemento en uso se calentará debido al calor transferido desde la sartén. La cocina de inducción es más eficiente que la cocina tradicional eléctrica y de gas porque se pierde poca energía calorífica. Al igual que otras placas de cocina tradicionales, las ollas y sartenes que se calientan de forma uniforme calientan el contenido del interior por conducción y convección.

Importante: Para que la inducción funcione, sus utensilios de cocina deben ser de un metal magnético, como el hierro fundido o algunos aceros inoxidables.

¿Cuáles son las ventajas de cocinar con inducción?

Cambiar a un aparato de inducción ofrece muchos beneficios.

De hecho, hay un montón de ventajas si se compara con las cocinas de gas o eléctricas. Las cocinas Frigidaire no sólo le ayudan a ahorrar en la factura de la luz, sino que también le ayudan a llevar las comidas más rápidamente a la mesa y son fáciles de limpiar.