Por qué la personalidad tipo D es importante, pero a menudo se pasa por alto

Wavebreakmedia/
Fuente: Wavebreakmedia/

Uno de los conceptos más conocidos en psicología es el Patrón de Conducta Tipo A, marcado por la competitividad extrema, la impaciencia y la necesidad de perfección. Aunque en su momento la asignación de la A al síndrome fue arbitraria, la etiqueta se ha puesto de moda, tal vez porque es muy distintiva y fácil de recordar. Además, el término tiene un nombre adecuado porque las personas que tienen esta cualidad probablemente se esforzaron sistemáticamente por obtener calificaciones de A en la escuela (o peor, un A+). Después de la identificación del Tipo A en la literatura temprana sobre el estrés, pronto le siguió un Tipo B como lo opuesto al Tipo A. La personalidad del Tipo C se identificó después como el individuo «concienzudo», preocupado por la exactitud y la calidad por encima de la insistencia del Tipo A en hacer las cosas rápidamente.

El artículo continúa después del anuncio

La lista alfabética de los tipos de personalidad termina con la cuarta categoría, llamada Tipo D de angustiado. Los individuos de este grupo son propensos a ser ansiosos, solitarios y tal vez incluso traumatizados, todo lo cual hace que su salud mental se vea afectada. Estos individuos también pueden ser vulnerables a las enfermedades cardiovasculares, pero por razones diferentes a las del tipo A, muy estresado y con poco tiempo. Las personas con altas cualidades de ansiedad y depresión del tipo D tienen un mal pronóstico cuando desarrollan una cardiopatía isquémica, en la que se corta el suministro de sangre al corazón, produciendo dolor en el pecho (angina). Paradójicamente, los individuos del tipo D pueden no experimentar realmente la ansiedad y la depresión en términos de estado de ánimo (cómo se sienten), porque suprimen sus emociones negativas. Al tratar de refrenar sus sentimientos negativos, solo exacerban su riesgo de enfermedad cardíaca.

Como señalan Michael Allen y sus asociados de la Universidad del Norte de Colorado (2018), la personalidad tipo D puede considerarse que implica altos niveles de afectividad negativa (NA) combinados con altos niveles de inhibición social (SI). Allen et al. creen que las personas con altos rasgos de personalidad tipo D son propensas a mostrar más generalmente altos niveles de inhibición conductual (BI), definida como una tendencia a evitar o retirarse de situaciones novedosas. La BI predispone a un individuo a desarrollar trastornos relacionados con la ansiedad si se expone a ciertos factores estresantes del entorno. El personal militar con un alto nivel de BI, por ejemplo, es más propenso a desarrollar un trastorno de estrés postraumático (TEPT) que sus homólogos que no tienen este temperamento.

Allen y sus coautores proponen que la BI opera para predisponer a los individuos a la angustia psicológica a través de un modelo de «diátesis de aprendizaje», que crea una reacción más fuerte a los estímulos que señalan un evento aversivo. El condicionamiento clásico del parpadeo proporciona un modelo experimental para este proceso. Un sonido concreto no provocará que un ojo parpadee por sí solo, pero si ese sonido se empareja con un estímulo aversivo, como un soplo de aire, el párpado parpadeará sólo ante ese sonido una vez que se haya establecido el aprendizaje. La causa de esta respuesta aprendida, propone el equipo de la Universidad del Norte de Colorado, es la activación de una parte del cerebro conocida como amígdala, junto con otra región cerebral cercana, el hipocampo, que participa en la consolidación de la memoria.

El artículo continúa tras el anuncio

El enfoque del estudio de Allen et al. era ampliar la noción de aprendizaje de diátesis a la personalidad tipo D con su componente añadido de afectividad negativa, que, a su vez, puede estar relacionado con reducciones en el hipocampo. Aunque la BI debería aumentar la activación de la amígdala y, por tanto, la tasa de condicionamiento del parpadeo, el efecto de la personalidad tipo D sería la reducción de la curva de aprendizaje del condicionamiento del parpadeo gracias a la reducción del volumen del hipocampo (peor memoria).

El equipo de investigación expuso a su muestra de 89 estudiantes universitarios (63 mujeres) a un procedimiento de condicionamiento del parpadeo en el que sus respuestas de parpadeo sirvieron como variable de resultado. También completaron medidas de BI (Gladstone & Parker, 2005) y de personalidad tipo D (Denollet, 2005). Las preguntas de la escala de BI incluían: «¿Tiende a observar primero a los extraños desde la distancia, antes de poder mezclarse con ellos?»; «¿Tiende a presentarse a la gente nueva?» (puntuación inversa); y «¿Prefiere su propia compañía a la de los demás?»

Lo básico

  • ¿Qué es la personalidad?
  • Buscar un terapeuta cerca de mí

Los 14 ítems de la medida de personalidad Tipo D que puntúan la afectividad negativa incluyen: «A menudo estoy de mal humor»; «A menudo me encuentro preocupado por algo»; y «A menudo hago un escándalo por cosas sin importancia». Las preguntas de inhibición social de la escala de tipo D son similares a las que miden la BI, como «Me cuesta iniciar una conversación»

el artículo continúa después del anuncio

Como predijeron los autores, los individuos con altos componentes de BI y SI de la medida de personalidad de tipo D mostraron un condicionamiento más rápido del parpadeo, lo que apoya la idea de que la persona socialmente inhibida está muy atenta a los estímulos del entorno. Los resultados de la afectividad negativa fueron menos claros, ya que no hubo diferencias en las tasas de condicionamiento de los individuos clasificados como altos frente a los bajos en este componente de la medida del tipo D. Advirtiendo que se necesita más investigación, los autores señalaron: «Parece que la AN actúa como una lesión del hipocampo (p. 99)», lo que apoyaría la idea de que la depresión tiene una base neural.

De los resultados de este estudio se desprende que la personalidad de tipo D, en particular el componente inhibido, parece tener un papel en la salud mental general de un individuo, por encima de su relación con la enfermedad cardíaca. La mayor vigilancia que representa la inhibición social, puesta a prueba en este estudio mediante un paradigma de condicionamiento, significa que, como concluyen los autores, existe «un mayor riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad en los individuos propensos a la ansiedad cuando se exponen a estímulos aversivos» (p. 101).

Las lecturas esenciales de la personalidad

En resumen, se puede ver que la personalidad tipo D es una entidad medible que se manifiesta en un patrón específico de respuestas a un paradigma de condicionamiento clásico. El hecho de que se trate de un constructo de personalidad «real» sugiere que merece la pena prestar atención si usted, o alguien a quien quiere, tiene estas tendencias. La salud mental y física están íntimamente ligadas, y encontrar la plenitud en la vida significa tratar de maximizar ambas.