ORACIÓN DE NOVENA A SANTA LUCÍA, PROTECTORA DE LOS OJOS

X

Privacidad & Cookies

Este sitio utiliza cookies. Al continuar, aceptas su uso. Obtenga más información, incluyendo cómo controlar las cookies.

¡Lo tienes!

Publicidad

Esta oración se reza en nueve días consecutivos:

Oh Santa Lucía, preferiste dejar que te arrancaran los ojos en lugar de renegar de la fe y mancillar tu alma; y Dios, por un milagro extraordinario, te los sustituyó por otro par de ojos sanos y perfectos para premiar tu virtud y tu fe, nombrándote protectora contra las enfermedades de los ojos. Acudo a ti para que protejas mi vista y cures la enfermedad de mis ojos.

Oh Santa Lucía, preserva la luz de mis ojos para que pueda ver las bellezas de la creación, el brillo del sol, el color de las flores y la sonrisa de los niños.

Preserva también los ojos de mi alma, la fe, a través de la cual pueda conocer a mi Dios, entender sus enseñanzas, reconocer su amor por mí y no perder nunca el camino que me lleva a donde tú, Santa Lucía, te puedes encontrar en compañía de los ángeles y los santos.

Santa Lucía, protege mis ojos y preserva mi fe. ¡Amén.

(Reza: 3 «Padre Nuestro», 3 «Ave María», 3 «Gloria».)

O! Gloriosa Santa Lucía, Virgen y Mártir, glorificaste mucho al Señor al preferir sacrificar tu vida antes que ser infiel. Ven en nuestra ayuda y, por el amor de este mismo amabilísimo Señor, sálvanos de todas las enfermedades de los ojos y del peligro de perderlos.

Por tu poderosa intercesión, que pasemos nuestra vida en la paz del Señor y podamos verle con nuestros ojos transfigurados en el eterno esplendor de la Patria Celestial. Amén.

Santa Lucía, ruega por nosotros y por los más necesitados, a Cristo nuestro Señor. Amén.

Publicidad