Oclusión de la rama venosa

¿Qué es una oclusión de la rama venosa de la retina?

Una oclusión de la rama venosa de la retina (OVR) es un problema de la retina que puede causar visión borrosa.

La retina recubre la pared posterior del ojo. Es la encargada de recibir la luz del mundo exterior y enviar la imagen luminosa al cerebro. La retina necesita nutrientes y oxígeno para sobrevivir, los recibe a través de una arteria central de la retina. Cuando la retina termina de alimentarse de nutrientes y oxígeno, el resto es sacado del ojo por la vena central de la retina. Para drenar todas las zonas de la retina hay muchas ramas venosas que desembocan en la vena central. Algunas zonas de las venas y las arterias se superponen. La vena es más blanda que la arteria, por lo que cuando el espacio que comparten se estrecha (a causa de la hipertensión, el colesterol alto o el hecho de tener la sangre espesa) la vena se colapsa, se forma un coágulo y la sangre ya no puede drenar desde la vena. Esto se conoce como oclusión de la rama venosa de la retina y el problema surge cuando la sangre que debería drenar retrocede hacia la retina.

Una fotografía en color de la retina que muestra una oclusión de la rama venosa de la retina con sangre retrocediendo hacia la retina en la zona drenada por la vena afectada.

Aprenda más sobre la oclusión de la rama venosa de la retina (OVR) en la ASRS
Información en español en el sitio web de la ASRS

¿Quién está en riesgo de tener una oclusión de la rama venosa de la retina?

Pacientes con presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y otras condiciones más raras que causan sangre espesa como el mieloma múltiple. A veces, los pacientes desarrollan la OVR sin tener factores de riesgo.

¿Qué causa una oclusión de la rama venosa de la retina?

A medida que la rama venosa de la retina se colapsa, el flujo sanguíneo se ralentiza, más sangre se adhiere a la pared de la vena -convirtiéndose en un coágulo- e impidiendo que la sangre salga de la retina. La sangre retrocede hacia la retina llenando de líquido la retina normalmente seca y expandiéndola como una esponja. Una retina húmeda no funciona normalmente y esto hace que la visión empeore. A veces la sangre se acumula tanto que no hay espacio para la sangre fresca que transporta oxígeno y nutrientes. Sin los nutrientes adecuados, estas zonas de la retina pueden morir.

Una foto de angiografía con fluoresceína que muestra una oclusión de la rama venosa de la retina con vasos sanguíneos dañados en la distribución de la vena afectada.

¿Cómo se diagnostica una oclusión de rama venosa de la retina?

Por lo general, alguien nota una visión borrosa en un ojo que puede desarrollarse durante uno o varios días. La pérdida de visión puede ser muy variada, desde un sutil empañamiento de la visión hasta una pérdida de visión grave en la que sólo se puede apreciar una mano moviéndose delante de la cara. A veces el paciente puede acudir a su oftalmólogo de cabecera para ver si le ayudan unas gafas nuevas, pero este tipo de pérdida de visión no mejora con las gafas. El examen de la retina con luces y lentes especializadas tras la dilatación de las pupilas puede descubrir signos de OVR. Las pruebas fotográficas informatizadas, como el angiograma con fluoresceína (AF) y la tomografía de coherencia óptica (OCT), ayudan a evaluar los vasos sanguíneos y la cantidad de líquido acumulado en la retina. La AF se realiza inyectando un colorante naranja en una vena del brazo y tomando fotografías digitales especiales del colorante a medida que fluye por los vasos sanguíneos de la retina para buscar anomalías. Una OCT es una exploración computarizada indolora de la retina que proporciona una visión detallada de las estructuras internas de la retina.

Una fotografía OCT de una mácula con líquido acumulado en pequeños espacios de la retina como resultado de una oclusión de la rama venosa de la retina.

¿Qué se puede hacer para una oclusión de la rama venosa de la retina?

En zonas de la retina que han sido dañadas debido a la falta de nutrientes y oxígeno, se puede aplicar el láser para prevenir más daños. Históricamente el láser se ha utilizado con más frecuencia, pero con el éxito de los esteroides inyectables y los anti-VEGF, el láser ha tenido un papel más secundario. En el caso de la visión reducida por la acumulación de líquido, los medicamentos anti-VEGF y los esteroides pueden ayudar a la reabsorción del líquido. Los medicamentos anti-VEGF se desarrollaron para eliminar el VEGF (Factor de Crecimiento Endotelial Vascular), un factor importante que hace que los vasos sanguíneos sean permeables. Estos medicamentos deben administrarse en forma de inyección en el ojo después de un tratamiento anestésico y antiséptico para que la inyección sea lo más cómoda y segura posible. Desde la introducción de los medicamentos anti-VEGF, muchos ensayos clínicos han demostrado su eficacia. Los resultados muestran que 2 de cada 3 pacientes con líquido en la retina pueden tener ganancias visuales con inyecciones mensuales. El bevacizumab (Avastin), el ranibizumab (Lucentis) y el aflibercept (Eylea) son los medicamentos anti-VEGF más útiles de los que disponemos actualmente. Los esteroides ayudan a que los vasos sanguíneos dañados cicatricen correctamente y se ha comprobado que un implante de esteroides de dexametasona de acción prolongada (Ozurdex) es útil para mejorar la visión. Su especialista en retina le ayudará a decidir qué medicamento es el más adecuado para usted.

¿Con qué frecuencia necesito inyecciones?

Los agentes anti-VEGF disponibles actualmente duran entre 4 y 6 semanas antes de que sus efectos se desvanezcan y se necesite normalmente una nueva inyección. Los implantes de esteroides pueden durar incluso más tiempo. La mayoría de los ensayos clínicos muestran que el tratamiento cada 4-8 semanas ofrece los mejores resultados. Algunos pacientes necesitan inyecciones más frecuentes y otros menos. Los intervalos requeridos por cualquier paciente pueden cambiar con el tiempo. Su médico decidirá con usted la frecuencia del tratamiento.

¿Duele la inyección?

El procedimiento es rápido y prácticamente indoloro para la mayoría de los pacientes. Un espéculo estéril en el párpado ayuda a mantener el ojo abierto y un antiséptico elimina cualquier germen. Es habitual que el ojo se sienta irritado y rasposo durante un día después de la inyección. El empeoramiento de la visión y el dolor intenso, especialmente si no mejora después del primer día, pueden ser signos de una infección después de una inyección en el ojo y si tiene estos síntomas debe ponerse en contacto con su médico.

¿Me quedaré ciego por la oclusión de la rama venosa de la retina?

Hay una amplia gama de resultados visuales para los pacientes con OVR y el resultado visual final no se puede predecir. En general, cuanto peor es la visión después de la lesión inicial, peor es el pronóstico. En los ojos en los que se ha interrumpido el flujo de nutrientes y oxígeno hay una mayor probabilidad de pérdida de visión grave. Es casi seguro que la visión no será la misma que antes de la lesión de BRVO, sin embargo, más de la mitad de los pacientes pueden esperar una mejora en su visión con el tiempo.

Inyecciones de medicación de BRVO en Retina-Ver en Español