Negligencia emocional en la infancia: Señales, efectos duraderos y tratamientos

La negligencia emocional es un patrón consistente de no satisfacer las necesidades emocionales de un niño. Ningún padre responde siempre perfectamente a las necesidades emocionales de un niño cada vez, pero la negligencia emocional es un patrón a lo largo del tiempo en el que la falta de satisfacción de las necesidades emocionales deja a los niños con una profunda inseguridad que puede afectarles durante toda su vida.

Superar la negligencia emocional infantil es posible a través de la terapia, para un individuo o para toda la familia. También puede ser útil para los padres o cuidadores que están luchando para proporcionar apoyo emocional a sus hijos para ir a través de clases de crianza y / o unirse a grupos de apoyo.

¿Qué es la negligencia emocional?

Mientras que el abuso físico, el abuso sexual y el abuso emocional son comportamientos que los padres u otros cuidadores promulgan sobre o hacia un niño, la negligencia emocional es la ausencia de interacciones emocionales necesarias, tales como la crianza, la conexión y las respuestas adecuadas a la angustia. Como se trata de la falta de atención emocional, es más difícil de identificar, incluso para quienes la han experimentado.

La negligencia emocional no se produce porque un padre se distraiga ocasionalmente, sino que es un patrón continuo de comportamientos que no satisfacen las necesidades emocionales de un niño. Un ejemplo de negligencia emocional sería el de un padre que constantemente ignora o desestima la angustia o los sentimientos de su hijo. Despreciar a un niño por sus emociones con frases como «llorón» y negarse a escuchar sus sentimientos («deja de llorar o te daré algo por lo que llorar») enseñará a un niño que sus emociones son erróneas y carecen de importancia.

La negligencia emocional es traumática para un niño en el sentido de que, con el tiempo, se convierte en algo abrumador para el sistema emocional en desarrollo del niño. Esto puede llevar a que algunos niños o adultos desarrollen síntomas de Trauma Complejo o TEPT Complejo.

Signos de Negligencia Emocional en la Infancia

Las personas que experimentaron negligencia emocional cuando eran niños pueden luchar con las relaciones a lo largo de la vida, a veces sintiéndose crónicamente desconectados e incomprendidos. Dado que los niños aprenden a manejar sus sentimientos a través de las relaciones con sus cuidadores principales, otras luchas comunes incluyen la reactividad emocional y el cierre emocional o la disociación.

Las señales de que usted o un ser querido ha experimentado negligencia en la infancia incluyen:

  • Baja autoestimaautoestima
  • Dificultad para regular las emociones
  • Incapacidad para pedir o aceptar ayuda o apoyo de los demás
  • Sensibilidad elevada al rechazo
  • Falta de lenguaje para describir los sentimientos
  • Tendencias disociativas
  • Vergüenza o culpa en torno a las emociones

Estadísticas de la negligencia emocional

La negligencia emocional no se ha estudiado tanto como otros tipos de abuso o maltrato infantil, por lo que las estadísticas son algo limitadas en este momento.

  • Un metaestudio sugiere que más del 18% de los niños sufren negligencia emocional, con una prevalencia de 184 de cada 1000 casos.9
  • La negligencia emocional en la infancia conduce a un mayor riesgo de trastornos de ansiedad en la adolescencia y en la edad adulta.10
    • Los jóvenes que experimentaron maltrato psicológico (incluyendo negligencia emocional y abuso emocional) demostraron tener peores síntomas que sus compañeros con historia de abuso físico y sexual.11

      Cómo afecta la negligencia emocional a los niños

      La teoría del apego nos enseña que aprendemos a interactuar con el mundo a través de la relación con nuestros primeros cuidadores primarios. Esas primeras conexiones forman una plantilla sobre cómo vemos el mundo y cómo nos relacionamos con los demás en él. Sin una plantilla para una conexión segura, los niños desatendidos emocionalmente tienen dificultades para formar relaciones sanas.1

      La negligencia emocional afecta a los niños de las siguientes maneras:

      • Los niños aprenden que sus emociones no están bien
      • Aislarse se convierte en un comportamiento adaptativo
      • Las agresiones pueden convertirse en una forma de intentar ser escuchado o notado
      • La dificultad para conectar con los compañeros puede ser persistente
      • Incapacidad para pedir ayuda (en la escuela o en otros ámbitos)
      • El malestar emocional puede presentarse a través de quejas somáticas -dolores de cabeza, problemas de estómago, etc.

      Los efectos duraderos de la negligencia emocional en la infancia

      La negligencia emocional en la infancia perturba la capacidad del niño para sentirse seguro en sus relaciones y en el mundo. Debido a que nuestras experiencias en la primera infancia forman la forma en que interactuamos como adultos, la negligencia emocional en la infancia no tratada puede causar deficiencias a largo plazo en nuestra capacidad para entender nuestras emociones, manejar nuestras emociones y estar en relaciones saludables.

      Los efectos duraderos de la negligencia emocional infantil incluyen:

      • Dificultad para mantener relaciones
      • Relaciones distantes o desconectadas
      • Desconfianza en los demás
      • Incapacidad para pedir ayuda
      • Sentimientos persistentes de soledad, culpa, o vergüenza
      • Incapacidad para lidiar con las emociones de uno mismo o de los demás
      • Comportamientos disociativos o de cierreconductas de aislamiento2
      • Sabotear las relaciones u oportunidades para evitar el rechazo
      • Aumentar el riesgo de sufrir trastornos de ansiedad y trastornos depresivos3
      • Reactividad emocional
        • Causas de la negligencia emocional en la infancia

          Los padres que no son exteriormente abusivos pero que descuidan a sus hijos emocionalmente suelen ser personas que también tienen una profunda lucha. En tiempos de agitación, la capacidad de conectar con los demás se vuelve extremadamente difícil y los padres pueden verse incapaces de formar vínculos seguros con sus hijos. Los padres pueden no ser conscientes de que están desatendiendo a sus hijos emocionalmente, especialmente cuando ellos mismos están luchando contra una enfermedad mental, un estrés extremo o presiones externas como el trabajo, el abuso conyugal, la pobreza o el servicio militar.

          Los padres pueden desatender a sus hijos emocionalmente por las siguientes razones:

          • Los padres pueden haber sido desatendidos o maltratados ellos mismos y pueden no entender cómo nutrir a un niño.
          • El trabajo, el servicio militar o el encarcelamiento pueden impedir que un padre esté presente en el hogar.
          • La adicción o las enfermedades mentales pueden impedir la capacidad de un progenitor para sintonizar con el niño.
          • El estrés extremo y/o la violencia en el hogar pueden perturbar los vínculos entre padres e hijos.
          • La muerte de uno de los padres o cualquier muerte traumática en la familia puede causar un dolor abrumador en el sistema familiar.

          Diagnosticar la negligencia emocional

          La negligencia emocional puede ser difícil de identificar porque los niños que sufren negligencia emocional pueden presentarse como niños sanos, con sus necesidades físicas cubiertas y a veces incluso superadas. La observación de la interacción entre los padres y el niño, así como la forma en que el niño interactúa con otros niños, puede dar una idea de si un niño está siendo desatendido emocionalmente.

          Los bebés y los niños muy pequeños pueden mostrar síntomas de falta de desarrollo. Los niños en edad escolar y los adolescentes pueden estar más cerrados y ser menos propensos a pedir ayuda o a llamar la atención en la escuela. Pueden parecer independientes y autosuficientes, pero también pueden tener dificultades para relacionarse con sus compañeros y no tener muchos amigos íntimos. Las quejas somáticas que no tienen una causa orgánica también pueden ser un signo de malestar emocional en los niños.

          En la edad adulta, las personas pueden tener luchas constantes con las relaciones, a veces incluso se encuentran con relaciones románticas abusivas o negligentes. Los adultos que experimentaron negligencia emocional en la infancia pueden luchar con las emociones de los demás, así como con sus propias emociones. Es posible que les cueste conectarse y que tengan una sensación generalizada de soledad y sean propensos a cerrarse.2 Los trastornos de ansiedad y los trastornos del estado de ánimo pueden ser indicativos de negligencia emocional.4

          Tratamiento de la negligencia emocional en la infancia

          Dado que la negligencia emocional en la infancia crea dificultades para comprender las emociones y las relaciones, el tratamiento eficaz se centra en la construcción de la inteligencia emocional, el desarrollo de habilidades de regulación adecuadas y la formación de relaciones saludables. La medicación prescrita por un proveedor psiquiátrico puede ayudar a aliviar ciertos síntomas, pero la curación de la negligencia requiere un trabajo adicional.

          Terapia individual

          Encontrar un terapeuta que esté familiarizado con el apego, el trauma y la negligencia es una de las mejores maneras de tratar los efectos de la negligencia emocional infantil. La terapia individual proporcionará tanto habilidades de afrontamiento como de regulación para permitir a una persona manejar los síntomas actuales que está experimentando relacionados con la negligencia infantil.

          Una terapia eficaz también permitirá al cliente indagar en el pasado para descubrir patrones creados por la negligencia temprana que pueden haber sido útiles en ese momento, como un niño que se cierra para evitar el dolor de un padre que rechaza sus necesidades de atención o crianza. La terapia puede mostrar cómo el patrón de cierre puede haber sido útil para un niño, pero para un adulto se convierte en un problema, impidiendo que una persona sea capaz de conectar con su pareja o incluso con sus propios hijos. La terapia individual también puede permitir un entorno seguro para que una persona aprenda y practique cómo sentir sus emociones y cómo regular sus respuestas.

          Aunque existen diferentes modalidades en la terapia, la Psicoterapia Basada en Componentes (PBC) ha sido diseñada específicamente para tratar el abuso emocional y la negligencia. La CBP se centra en la relación, la regulación, la disociación y la narrativa como los principales componentes de la curación.5La Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares (EMDR) muestra una eficacia significativa para ayudar a los clientes a procesar los eventos traumáticos, incluyendo la negligencia emocional.6

          Terapia Familiar

          La terapia familiar, especialmente la terapia familiar que se basa en un modelo de sistemas familiares, reconoce que la lucha de una persona en la familia afecta a todo el sistema familiar. Por lo tanto, la curación viene por el trabajo conjunto de toda la familia para crecer y sanar. La terapia familiar facilita que los miembros se escuchen mutuamente y trabajen juntos para convertirse en un sistema más saludable.

          La terapia familiar también proporciona a los padres formas de sanar las heridas de su propia infancia mientras que simultáneamente ajustan su crianza para proporcionar un nuevo patrón de salud emocional en la familia. La terapia familiar puede realizarse simultáneamente con la terapia individual si es necesario.

          Terapia de grupo/grupos de apoyo

          Buscar grupos de apoyo o terapia de grupo puede ayudar a construir la conexión y disminuir la soledad. La terapia de grupo proporciona a los participantes la capacidad de identificarse y relacionarse entre sí en un entorno seguro. En el contexto de un grupo, se enseñan habilidades y los miembros del grupo tienen la oportunidad de que sus sentimientos sean reconocidos y afirmados. Darse cuenta de que su experiencia no es única puede tener un profundo efecto en los sentimientos de aislamiento y soledad.

          Si una persona experimentó abandono emocional debido a la adicción en el hogar, los programas de 12 pasos como Adult Children of Alcoholics o Al Anon pueden proporcionar una atmósfera de apoyo que podría ser útil. Muchos terapeutas también tienen grupos terapéuticos específicos para sus clientes.

          Clases de crianza

          Las clases de crianza pueden ser una forma maravillosa de ayudar a los padres a desarrollar las habilidades necesarias para apoyar emocionalmente a sus hijos. Las clases de crianza enseñan a los asistentes sobre el desarrollo infantil, la disciplina saludable y las formas de nutrir y apoyar a los niños emocionalmente. Los padres que han sufrido abusos o negligencia pueden encontrar las clases de paternidad especialmente útiles. En la mayoría de las comunidades se imparten clases de crianza a través de agencias gubernamentales, instituciones religiosas y escuelas. También hay muchos libros y recursos en línea sobre la crianza de los hijos.

          Consejos para recuperarse de la negligencia emocional en la infancia

          Recuperarse de la negligencia emocional en la infancia es un proceso que requiere tiempo y energía.

          Sea curioso sobre sí mismo.

          La curiosidad es el antídoto del juicio. Muchas personas que experimentaron negligencia emocional en la infancia son extremadamente duras consigo mismas y juzgan su propio comportamiento con mucha dureza. En lugar de juzgar tus comportamientos, siente curiosidad por saber de dónde vienen. Cuando te encuentres con un comportamiento que no te gusta, pregúntate qué estás sintiendo y si te está recordando algo doloroso del pasado. Sentir curiosidad por nosotros mismos nos da la oportunidad de comprender y tomar conciencia. El juicio cierra esas posibilidades.

          Ser curioso sobre los demás

          De la misma manera que la curiosidad sobre uno mismo abre la posibilidad de la percepción y la conciencia, la curiosidad sobre los demás permite una verdadera conexión. Para protegerse del rechazo o la vergüenza, muchas personas que fueron abandonadas emocionalmente tienen barreras emocionales que les ayudan a sentirse seguras. Sin embargo, este muro protector también puede mantener a todos a distancia en detrimento de la conexión y las relaciones. La curiosidad por los que te rodean te permite hacer preguntas y comprometerte de verdad con los demás.

          Interactúa con tu cuerpo

          Nuestras emociones se expresan a través de nuestro cuerpo. Nuestros cuerpos guardan nuestros sentimientos y nuestros traumas. Muchas personas que experimentaron negligencia emocional en la infancia aprenden a disociar o a cerrar sus respuestas emocionales y físicas. Parte de la recuperación consiste en comprometerse con el cuerpo de forma saludable. El yoga es una forma maravillosa de ayudar a que el cuerpo y la mente estén más unidos. Los estudios muestran que la práctica regular de yoga disminuye los síntomas de ansiedad y TEPT.7 El Tai Chi y el Qi Gong también tienen investigaciones preliminares que muestran beneficios similares para las personas con síntomas asociados al trauma.8

          Construir la inteligencia emocional

          Los padres que son emocionalmente negligentes a menudo no proporcionan a los niños un marco de inteligencia emocional. La inteligencia emocional se refiere a la capacidad de reconocer y distinguir las emociones en uno mismo y en los demás. La inteligencia emocional puede incrementarse utilizando listas de sentimientos para definir con precisión una emoción. Identificar qué emociones sienten otras personas y cómo se sabe lo que sienten los demás también puede ser una práctica útil.

          Aprender y practicar habilidades de regulación

          Un niño que experimenta negligencia emocional no tiene la oportunidad de aprender habilidades de regulación de su cuidador principal. Por lo tanto, es vital aprender habilidades de regulación y conexión a tierra para poder funcionar bien en la sociedad. Las habilidades de regulación consisten en ejercicios que desarrollan la capacidad de sentir sus sentimientos sin dejar que la reacción de su cuerpo tome el control. Las habilidades de regulación pueden incluir técnicas de respiración profunda, ejercicios de relajación y métodos de conexión a tierra.

          Confía en el proceso terapéutico

          Encuentra un terapeuta con el que conectes y que tenga experiencia y competencia para trabajar con los efectos de la negligencia emocional y una vez que consigas un sentimiento de seguridad con el terapeuta, trabaja para permitirte confiar en el proceso. El cambio, incluso el cambio curativo, es incómodo pero vale la pena el trabajo que requiere.

          Qué hacer si sospecha que un niño está siendo descuidado emocionalmente

          Si cree que un niño está siendo descuidado o abusado de alguna manera, debe ponerse en contacto con su agencia local de servicios para niños y familias. Aunque la negligencia emocional puede existir en una familia sin ningún tipo de abuso, puede ser una señal de que se están produciendo otros abusos en el hogar. Muchos adultos que trabajan con niños o familias están obligados a denunciar cualquier sospecha de abuso.

          Las denuncias pueden hacerse de forma anónima y pueden ser útiles para poner a las familias en contacto con la ayuda. La Línea Nacional de Abuso Infantil (1-800-4-A-CHILD) también puede ponerle en contacto con recursos locales. Prevent Child Abuse America tiene programas de crianza que ayudan a enseñar las habilidades adecuadas para la crianza de los hijos.