Mutinus elegans

Espécimen de Florida, USA

Los cuerpos fructíferos jóvenes son inicialmente blancos y esféricos o en forma de huevo, parcialmente sumergidos en el suelo, con dimensiones de 2 a 3 cm (0.8 a 1,2 pulgadas) por 1 a 2 cm (0,4 a 0,8 pulgadas). A medida que el cuerpo del fruto madura, el huevo se rompe y emerge el tallo esponjoso portador de esporas; completamente desarrollado, puede tener de 1 a 15 cm (0,4 a 5,9 in) de longitud y de 1,5 a 2 cm (0,6 a 0,8 in) de grosor. El tallo es hueco y fuertemente arrugado en su conjunto; su forma es cilíndrica por debajo, pero se estrecha gradualmente hasta llegar a un ápice estrecho con una pequeña abertura en la punta. La mitad superior del tallo es de color rojo brillante a naranja rojizo, y el color pierde gradualmente intensidad transformándose en blanco rosado por debajo. El tallo puede ser recto o ligeramente curvado. Una gleba gelatinosa de color marrón verdoso cubre el tercio superior del tallo en los ejemplares recién salidos. Los restos del «huevo» forman una volva alrededor de la base del tallo. El olor de la gleba es desagradable; un autor lo describe como «enfermizamente dulce o metálico». Las esporas son de color marrón verdoso. Los cuerpos fructíferos están unidos al sustrato por rizomorfos blanquecinos que se asemejan a las raíces de las plantas. El micólogo estadounidense Smith observó que los huevos suelen tardar en abrirse, a veces tardando hasta dos semanas antes de que el tallo se expanda.

Las esporas son de 4-7 por 2-3 µm, oblongo-elípticas, lisas y están incrustadas en la gleba. Un estudio realizado en 1982 reveló que las esporas de las especies de la familia Phallaceae, incluyendo Mutinus elegans, tienen una cicatriz hiliar (0,2-0,3 µm de diámetro) que es observable con microscopía electrónica de barrido. La cicatriz hiliar es una hendidura circular en uno de los extremos de la espora, y lo más probable es que se produzca durante la separación de la unión de la espora al esterigma del basidio.

Comestibilidad

Las formas de huevo inmaduras de Mutinus elegans son comestibles, pero «no recomendables». Una guía de campo señala que los huevos de los hongos de la hiedra «saben a los condimentos que se les añaden». El fétido olor de los ejemplares maduros probablemente sería repelente para la mayoría, aunque no se consideran venenosos.

Especies similaresEditar

En comparación con M. elegans, la especie relacionada M. caninus (mostrada aquí) tiene menos parte del tallo cubierta de gleba, y una punta que está fusionada, en lugar de con una pequeña abertura.

El «dog stinkhorn» (Mutinus caninus) es más pequeño, tiene una punta distinta ovalada o en forma de huso en un tallo delgado y carece de la coloración brillante de M. elegans; tiene menos parte del tallo cubierta de gleba. La parte del tallo que se encuentra debajo de la masa de esporas está picada en M. caninus, en comparación con la parte «guijarrosa» de M. elegans. M. caninus es también menos común que M. elegans. Mutinus bambusinus es similar en tamaño y forma, excepto que no tiene una demarcación de color distinta entre las partes superior e inferior del tallo; en su lugar, todo el tallo muestra pigmentos rojos. El tallo de M. ravenelii es menos cónico que el de M. elegans, y tiene una cabeza hinchada claramente diferenciada.