Moxifloxacino

Tomar moxifloxacino aumenta el riesgo de que desarrolle una tendinitis (inflamación del tejido fibroso que conecta un hueso con un músculo) o tenga una rotura de tendón (desgarro del tejido fibroso que conecta un hueso con un músculo) durante su tratamiento o hasta varios meses después. Estos problemas pueden afectar a los tendones del hombro, de la mano, de la parte posterior del tobillo o de otras partes del cuerpo. La tendinitis o la rotura de tendones puede ocurrir a personas de cualquier edad, pero el riesgo es mayor en personas mayores de 60 años. Informe a su médico si tiene o ha tenido un trasplante de riñón, corazón o pulmón; una enfermedad renal; un trastorno de las articulaciones o de los tendones, como la artritis reumatoide (una enfermedad en la que el cuerpo ataca sus propias articulaciones, causando dolor, hinchazón y pérdida de función); o si participa en actividades físicas regulares. Informe a su médico y a su farmacéutico si está tomando esteroides orales o inyectables como dexametasona, metilprednisolona (Medrol) o prednisona (Rayos). Si experimenta alguno de los siguientes síntomas de tendinitis, deje de tomar moxifloxacino, descanse y llame a su médico inmediatamente: dolor, hinchazón, sensibilidad, rigidez o dificultad para mover un músculo. Si experimenta alguno de los siguientes síntomas de rotura de tendón, deje de tomar moxifloxacino y obtenga tratamiento médico de urgencia: oír o sentir un chasquido o estallido en una zona del tendón, hematomas después de una lesión en una zona del tendón o incapacidad para moverse o soportar peso en la zona afectada.

Tomar moxifloxacino puede causar cambios en la sensibilidad y daños en los nervios que pueden no desaparecer incluso después de dejar de tomar moxifloxacino. Este daño puede ocurrir poco después de empezar a tomar moxifloxacino. Informe a su médico si ha tenido alguna vez una neuropatía periférica (un tipo de daño nervioso que causa hormigueo, entumecimiento y dolor en las manos y los pies). Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, deje de tomar moxifloxacino y llame a su médico inmediatamente: entumecimiento, hormigueo, dolor, ardor o debilidad en los brazos o las piernas; o un cambio en su capacidad para sentir el tacto ligero, las vibraciones, el dolor, el calor o el frío.

Tomar moxifloxacino puede afectar a su cerebro o sistema nervioso y causar efectos secundarios graves. Esto puede ocurrir después de la primera dosis de moxifloxacino. Informe a su médico si tiene o ha tenido convulsiones, epilepsia, arterioesclerosis cerebral (estrechamiento de los vasos sanguíneos en el cerebro o cerca de él que puede provocar un accidente cerebrovascular o un miniaccidente cerebrovascular), apoplejía, cambios en la estructura del cerebro o enfermedad renal. Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, deje de tomar moxifloxacino y llame a su médico inmediatamente: convulsiones; temblores; mareos; aturdimiento; dolores de cabeza que no desaparecen (con o sin visión borrosa); dificultad para conciliar o mantener el sueño; pesadillas; no confiar en los demás o sentir que los demás quieren hacerle daño; alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen); pensamientos o acciones para hacerse daño o suicidarse; problemas de memoria; sentirse inquieto, ansioso, nervioso, deprimido o confuso, u otros cambios en su estado de ánimo o comportamiento.

Tomar moxifloxacino puede empeorar la debilidad muscular en personas con miastenia gravis (un trastorno del sistema nervioso que causa debilidad muscular) y causar dificultad respiratoria grave o la muerte. Informe a su médico si tiene miastenia gravis. Su médico puede indicarle que no tome moxifloxacino. Si tiene miastenia gravis y su médico le indica que debe tomar moxifloxacino, llame a su médico inmediatamente si experimenta debilidad muscular o dificultad para respirar durante su tratamiento.

Hable con su médico sobre los riesgos de tomar moxifloxacino.

Su médico o farmacéutico le dará la hoja de información del fabricante para el paciente (Guía del medicamento) cuando comience el tratamiento con moxifloxacino. Lea la información detenidamente y pregunte a su médico o farmacéutico si tiene alguna duda. También puede visitar el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) (http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm085729.htm) o consultar el sitio web del fabricante para obtener la Guía del Medicamento.