México

Apoyando a las mujeres, la inclusión financiera rural, el empleo y la reducción de la pobreza en los estados más pobres de México. A través de una red recién creada de intermediarios financieros privados (IFP), el Proyecto de Ampliación de las Finanzas Rurales aumenta la disponibilidad de financiación para las MIPYMES rurales en zonas donde los bancos comerciales no han podido llegar a los productores locales. El acceso limitado a la financiación es un cuello de botella para el crecimiento y la reducción de la pobreza en México. Las brechas son particularmente agudas en las áreas rurales, en los estados más pobres del país y entre ciertos grupos de la población como las mujeres. Este proyecto ha contribuido a establecer y/o mejorar la capacidad de crédito, riesgo y gestión de más de 170 pequeñas IFP situadas en zonas rurales. Tras cuatro años de ejecución, se han concedido más de 180.000 créditos (con un importe medio de 1.900 dólares), el 70% en zonas rurales de los estados más pobres del sur, el 80% a mujeres y el 10% en comunidades clasificadas como marginadas o altamente marginadas por el Consejo Nacional de Población. Las MIPYMES rurales se han beneficiado de un mejor acceso a la financiación y de una mayor actividad económica, y la financiación está ayudando a las IFP a llegar a más clientes y a hacer crecer sus actividades en zonas rurales con bajos niveles de morosidad. La concesión de préstamos a través de las IFP y el aprovechamiento de sus redes de distribución no sólo contribuyen a aumentar el alcance de la Agencia de Desarrollo Financiero Rural (FND) en un segmento difícil del mercado. También sirve para promover la inclusión, la creación de empleo y apoyar la oferta del sector privado en materia de financiación rural en los estados más pobres de México, al tiempo que los hace autosuficientes a lo largo del tiempo. Esta experiencia puede transmitirse a otros países en los que el financiamiento rural es limitado y/o resultó difícil de expandir.

Última actualización: Oct 09, 2020