Más mujeres deberían proponerle matrimonio a sus novios

En un episodio reciente de ¡Cómo!, una oyente, Ashley, quiere proponerle matrimonio a su novio, Carter, pero no está segura de cómo hacerlo. Afortunadamente, la escritora del Washington Post Caroline Kitchener tiene algo de experiencia en este campo. Se unió al presentador Charles Duhigg para conversar sobre cómo romper esta antigua norma de género. Esta transcripción ha sido condensada y editada para mayor claridad.

Publicidad

Caroline Kitchener: Todo en nuestra sociedad nos dice que el chico debe proponer. Por mucho que los roles y estereotipos de género hayan empezado a disolverse en torno a las bodas y al inicio de un matrimonio, en realidad no lo han hecho. Los hombres que hacen esos grandes gestos a las mujeres están en todas las películas y en la televisión. Lo ves en todas partes. Y ahora en las redes sociales, mucha gente pone sus propuestas en Instagram y Facebook, y siempre es el chico haciendo una búsqueda del tesoro, o simplemente haciendo algo, o reuniendo a todos los amigos y familiares.

Charles Duhigg: ¿Por qué crees que eso es cierto? Por qué es un tabú para la mujer hacer la pregunta?

Publicidad

Caroline: He escrito sobre esto. Hablé con una profesora de la Universidad Estatal de los Apalaches, Ellen Lamont, y ella habla de algo que se llama gendering simbólico, que es esta idea de que a medida que las mujeres se convierten en la igualdad de los hombres en todos los demás aspectos, ya que trabajamos más y nos estamos graduando de la universidad en una tasa más alta que los hombres, hay menos oportunidades para que una mujer sea perseguida en lugar de hacer la persecución. Y por eso habla de la propuesta como esta especie de cosa a la que nos aferramos, para promulgar esos roles de género tradicionales, cuando no los vemos en ninguna otra parte de nuestras vidas.

Charles: es como si nos aferráramos a la película de Disney dejando que los hombres se declaren y las mujeres digan sí o no.

Publicidad

Caroline: Exacto, exactamente. Creo que, en el esquema de todas estas tradiciones anticuadas, se siente como una relativamente inofensiva. Pero me encantaría que los hombres propusieran matrimonio el 50 por ciento de las veces y las mujeres el 50 por ciento de las veces, como quien lo sienta en ese momento. Una propuesta me parece muy significativa. Establece el tono para el resto de tu vida. Es el comienzo del resto de tu vida.

Caroline, ¿cómo te declaraste?

Publicidad

Caroline: Tenía cien velas puestas, y tenía el cartel, y de hecho tenía el anillo que robé del cajón de su ropa interior donde lo había estado guardando. Y así fue como se lo pedí. Y luego tenía a todos nuestros amigos juntos esperando para celebrarlo con nosotros.

Carles: así que planeasteis algo grande.

Publicidad

Caroline: Lo hice. Planeé una cosa grande.

Charles: Y el hecho de que fueras una mujer proponiéndole matrimonio a un hombre, ¿cambió, crees, cómo lo pensaste, en algo?

Caroline: Es decir, la única gran cosa logística es, ¿qué le das? Hay un artículo que se intercambia en una propuesta tradicional de hombre a mujer. Pregunté a un par de personas sobre eso, y nadie tenía una buena respuesta, y Google no tenía buenas respuestas. Así que lo que acabé haciendo fue devolverle el anillo y él me lo puso a mí. Así que tengo curiosidad, Ashley, ¿qué piensas hacer? Quieres regalarle algo?

Ashley: Sí. Estoy como, bueno, ¿por qué las mujeres sólo tienen esta cosa llamativa y brillante? ¿Por qué él no puede tener cosas brillantes también? Y por eso es importante para mí medir si él quiere eso. Pero él es el que más ama cocinar en nuestra relación, y es maravilloso en ello. Y una parte de mí es como, ¿le propongo matrimonio con una batidora KitchenAid? Porque él lleva mucho tiempo queriendo una, y esto es realmente importante para mí, tú eres realmente importante para mí, realmente quieres una batidora de pie KitchenAid.

Publicidad

Lo que me encanta de esto es que si estuviera haciendo una película sobre las relaciones de género de los años 50 y quisiera mostrar que un hombre no tiene ni idea, definitivamente la escena incluiría que le pidiera matrimonio a su mujer con una batidora KitchenAid. Pero por otro lado, si se la das a Carter, quizá funcione.

Ashley: podría funcionar.

Carles: al fin y al cabo, una propuesta es una ofrenda, ¿no? Así que ponle un anillo, o dale a tu hombre un reloj o una batidora KitchenAid. Todo vale. Aun así, ¿cómo se sentirá Carter si eres tú quien se lo propone?

Ashley: No creo que sea necesariamente robarle el protagonismo. No creo que haya soñado con arrodillarse y proponerle matrimonio a nadie. No voy a arruinar su fantasía de la infancia, y creo que lo disfrutará.

Publicidad

Caroline: Totalmente. Ellen Lamont, de su estudio, dijo que mientras las mujeres sentían que era muy importante que se lo pidieran, en realidad a los hombres les molestaba mucho menos la idea de que la mujer se lo pidiera que a las mujeres.

Para escuchar el episodio completo, haz clic en el reproductor de abajo o suscríbete dondequiera que consigas tus podcasts.