Los papeles de la tutela anulan la custodia?

La tutela y la custodia son acuerdos similares. Ambos arreglos legales proveen el cuidado legal o físico, o ambos, de un niño menor. Un tribunal testamentario suele otorgar la tutela mientras que un tribunal de familia otorga la custodia. Sin embargo, cada papel tiene una variedad de distinciones cuando se trata del cuidado diario de un niño y otros derechos legales.

Hombre y niña sentados juntos en un sofá leyendo un libro

En circunstancias específicas, los tutores pueden anular a un padre con custodia. Veamos algunos casos específicos en los que un tutor puede tener poder de decisión sobre un padre custodio.

Entendiendo la tutela

Una tutela asigna a un adulto la capacidad de actuar en beneficio de otra persona, como un niño. Los tutores pueden actuar en nombre de una persona o de los bienes de una persona, como en el caso de que a un hijo menor de edad se le haya dejado un fideicomiso o el producto de un seguro de vida tras el fallecimiento de uno de los padres.

Si uno o ambos progenitores son incapaces de cuidar del niño, por incapacidad, enfermedad, fallecimiento o encarcelamiento, los padres pueden solicitar voluntariamente que otro adulto actúe como tutor de sus hijos durante ese tiempo. Además, un tribunal puede otorgar una tutela si los padres no pueden cuidar de sus hijos.

Tutores y derechos parentales

Las tutelas pueden ser temporales o permanentes. Como tutor, la persona designada puede autorizar la atención médica, tomar decisiones educativas y atender las necesidades cotidianas del niño.

En el caso de que un tribunal le asigne uno, el tutor tendrá la custodia del niño. Sin embargo, los padres no renuncian a sus derechos parentales. Conservan estos derechos a menos que los padres decidan poner fin a sus derechos parentales legales sobre el niño.

Entendiendo la custodia

Un tribunal de familia decide quién tiene la custodia durante un divorcio o una separación legal. Y hay dos tipos que un tribunal puede determinar: legal y física. Cuando un niño nace de un padre, ese padre naturalmente tiene tanto la custodia legal como la tutela del niño. Con la custodia legal, un padre tiene el derecho y la obligación de tomar decisiones sobre el niño, como las religiosas, médicas y educativas. En un divorcio, un tribunal puede otorgar la custodia legal conjunta, lo que significa que ambos padres pueden decidir por igual cómo criar a su hijo.

Con la custodia física, el padre tiene el derecho de que el niño viva con él. A menudo, este padre se llama el padre con la custodia. El tribunal puede conceder al padre sin custodia un régimen de visitas. Las leyes pueden variar de un estado a otro, así que asegúrese de comprobar las leyes locales sobre la custodia y el régimen de visitas.

Otros miembros de la familia pueden solicitar la custodia si los padres son incapaces de cuidar de los niños o han fallecido. Si uno de los padres biológicos sigue vivo, y es en el mejor interés del niño, el tribunal dará preferencia al padre biológico.

Terminación de la tutela y de los acuerdos de custodia

Si los padres biológicos solicitaron una tutela mientras estaban incapacitados para cuidar de su hijo, entonces esos padres pueden terminar la tutela cuando puedan volver a ser padres. Si un tribunal les concedió una, los padres biológicos pueden solicitar al tribunal que reconsidere su decisión.

Además, un tribunal puede rescindir el acuerdo de custodia de un padre si considera que éste no puede o no debe cuidar al niño. Debido a que las leyes estatales varían en estas situaciones, y debido a que el cuidado de los niños es fundamental para su bienestar, es posible que desee consultar con un abogado experimentado en derecho sucesorio o de familia acerca de sus opciones.