Las vacaciones de verano frente al aprendizaje durante todo el año

Para algunos, el aprendizaje durante todo el año suena como un sueño. Para otros, un desastre.

La educación durante todo el año supondría que los niños permanecieran ocupados durante lo que serían las vacaciones escolares. En lugar de tener que buscar niñeras que cuiden a los niños mientras ellos trabajan en los turnos de día, los padres podrían dejarlos en la escuela y seguir con la rutina habitual.

Para los estudiantes que aprueben este sistema, significaría tiempo extra con sus amigos durante la temporada de verano. En lugar de estar atrapados en casa durante los días laborables, esperando a que los padres pasen el fin de semana con ellos, significaría que permanecen ocupados durante lo que serían los descansos estacionales.

Para los profesores que ya han aplicado la escolarización de un año a su plan de estudios, podría suponer mejores resultados en los exámenes, una mayor participación de los alumnos y mayores nóminas.

¡Adoro ver a estos @otmonarchs tan comprometidos con su aprendizaje durante la escuela de verano! #SomosOT #112leads pic.twitter.com/iBXEPRYYww

– Amy Cengel (@AmyCengel) July 8, 2019

¿Pero qué desventajas conlleva la perspectiva de aprender durante todo el año?

El mes pasado, un diario estadounidense le hizo exactamente esa pregunta a un alumno de quinto grado llamado Ebrima Jallow.

A su juicio, las escuelas de un año de duración dejan un rastro de estrés y destrucción innecesarios, dejando a los niños sin un descanso estival ni una oportunidad de alejar la cabeza de los libros de texto.

«Algunos padres piensan que es algo estupendo porque tienes muchas posibilidades de ir a la universidad. Pero tener el verano libre no es algo malo. Tener un día libre en la escuela ayuda a los profesores a descansar de la enseñanza. A algunos profesores les gusta porque les pagan más. Y hasta los alumnos necesitan un descanso, incluso sus cerebros.

«Los niños que van a la escuela todo el año no tienen descanso en verano. No pueden jugar con sus amigos más que con los de su colegio», exclama Ebrima.

Exponiendo los inconvenientes existentes, el alumno de quinto grado considera los efectos del aprendizaje durante todo el año desde todos los ángulos.

«A veces una semana de descanso en el colegio no es suficiente para los profesores. Trabajan tan duro cada día sin un solo descanso. Es como si no se acabara nunca. Así sería en la escolarización de todo el año. Porque las vacaciones de primavera son como cuatro días libres de la escuela. Pasan tan rápido. Los profesores necesitan como cuatro u ocho semanas.

«Y mi tercera razón contra las escuelas de todo el año es que los niños no llegan a visitar su país de origen y algunos no visitan a sus abuelos o primos. No pueden jugar con sus amigos debido a la escolarización anual», añade Ebrima.

¿Es justo esperar que los estudiantes trabajen durante sus vacaciones de verano? Fuente:

El típico calendario escolar de Estados Unidos hace que las escuelas permanezcan en sesión durante unos nueve meses y medio antes de unas vacaciones de verano de dos meses y medio.

Las escuelas públicas de la ciudad de Hopewell, en Virginia, están considerando un modelo de un año de duración que implica «nueve semanas seguidas de instrucción, seguidas de tres semanas de vacaciones, dos semanas de intercesión -proyectos comunitarios, campamentos y excursiones, entre otras cosas- o una combinación de ambas.»

Al remodelar el horario para que se ajuste a una agenda anual, los estudiantes de Hopewell tendrían la libertad de pasar los veranos con sus compañeros, participando en actividades extracurriculares.

«Todos los niños pueden beneficiarse de esto», dijo la superintendente de Hopewell, Melody Hackney, a Richmond Times, «veremos todos estos resultados mejorados de los estudiantes que anticipamos y que la investigación sugiere que ocurrirán en Hopewell».»

Es una opinión contrastada con la de Ebrima, pero muestra que el debate a favor y en contra de la escolarización de un año está muy presente.

Con ventajas e inconvenientes de ambos lados del espectro, ¿qué estilo académico prefieres?

¿Te ha gustado esto? Entonces te encantará…

De profesor a ‘ingeniero del aprendizaje’

Redirigiendo la educación hacia el aprendizaje del siglo XXI