John Brennan (funcionario de la CIA)

Brennan con Kathleen Sebelius y Rahm Emanuel, Casa Blanca, abril de 2009

Brennan comenzó su carrera en la CIA como analista y pasó 25 años en la agencia. Fue informador diario de inteligencia para el presidente Bill Clinton. En 1996, era el jefe de la estación de la CIA en Riad, Arabia Saudí, cuando el atentado de las Torres Khobar mató a 19 militares estadounidenses. En 1999, fue nombrado jefe de personal de George Tenet, entonces director de la CIA. Brennan se convirtió en subdirector ejecutivo de la CIA en marzo de 2001. De 2003 a 2004 fue director del recién creado Centro de Integración de la Amenaza Terrorista, una oficina que examinaba y recopilaba información para las sesiones informativas diarias de alto secreto del presidente Bush y que empleaba los servicios de analistas de una docena de agencias y entidades estadounidenses.

Brennan dejó entonces el servicio gubernamental durante unos años, convirtiéndose en presidente de la Alianza de Inteligencia y Seguridad Nacional (INSA) y en director general de The Analysis Corporation (TAC). Siguió dirigiendo TAC tras su adquisición por parte de Global Strategies Group en 2007 y su crecimiento como división de Soluciones Globales de Inteligencia del negocio tecnológico norteamericano de Global, GTEC, antes de volver al servicio gubernamental con la administración Obama como Asesor de Seguridad Nacional el 20 de enero de 2009.

El 7 de enero de 2013, el presidente Obama nombró a Brennan director de la Agencia Central de Inteligencia.

El 20 de enero de 2017 finalizó el nombramiento de Brennan en la CIA, y fue sustituido por el nominado por el presidente Trump, Mike Pompeo, el 23 de enero de 2017.

En septiembre de 2017, Brennan fue nombrado académico distinguido no residente en la Universidad de Texas en Austin, donde también actúa como asesor principal del Proyecto de Estudios de Inteligencia de la Universidad. Se desempeña como consultor de eventos mundiales para Kissinger Associates.

Asesor de contraterrorismo del presidente Obama

Brennan fue uno de los primeros asesores de seguridad nacional del entonces candidato Obama. A finales de 2008, Brennan fue supuestamente la principal opción para convertirse en el Director de la CIA en la administración entrante de Obama. Sin embargo, Brennan retiró su nombre de la consideración debido a la oposición a su servicio en la CIA bajo el presidente George W. Bush y a las declaraciones públicas que había hecho en apoyo de la mejora de los interrogatorios y el traslado de sospechosos de terrorismo a países donde podrían ser torturados (rendición extraordinaria). El presidente Obama le nombró entonces viceconsejero de Seguridad Nacional para la Seguridad Nacional y la Lucha contra el Terrorismo, el principal asesor del presidente en materia de lucha contra el terrorismo y un puesto que no requería la confirmación del Senado. Sus responsabilidades incluían la supervisión de los planes para proteger al país del terrorismo y responder a los desastres naturales, y se reunía a diario con el presidente.

Brennan y el presidente Barack Obama en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, mayo de 2009

En agosto de 2009, Brennan criticó algunas políticas antiterroristas de la administración Bush, diciendo que el ahogamiento simulado había amenazado la seguridad nacional al aumentar el reclutamiento de terroristas y disminuir la disposición de otros países a cooperar con EE.UU.También describió el enfoque de la administración Obama en los «extremistas» y no en los «yihadistas». Dijo que el uso del segundo término, que significa alguien que lucha por un objetivo sagrado, da a «estos asesinos la legitimidad religiosa que buscan desesperadamente» y sugiere que Estados Unidos está en guerra con la religión del Islam. Brennan dijo a The New York Times en enero de 2010: «Yo era alguien que sí se oponía al waterboarding», una afirmación que repitió en 2013, durante las audiencias del Senado sobre si confirmarlo como director de la CIA de Obama. Sin embargo, ninguno de los oficiales superiores de Brennan en la CIA recuerda haber escuchado sus objeciones, y en 2018, Brennan admitió a The New York Times: «No era como si llevara esa oposición en la manga en toda la agencia. Lo expresé en privado, a individuos»

En una entrevista a principios de diciembre de 2009 con el Bergen Record, Brennan comentó que «las comunidades de inteligencia y de aplicación de la ley de Estados Unidos tienen que batear 1.000 cada día. Los terroristas intentan tener éxito sólo una vez». En una rueda de prensa celebrada días después del fallido atentado del día de Navidad contra el vuelo 253 de Northwest Airlines perpetrado por Umar Farouk Abdulmutallab, Brennan dijo que las agencias de inteligencia estadounidenses no pasaron por alto ningún indicio que pudiera haber evitado el atentado, pero más tarde dijo que había defraudado al presidente al subestimar a un pequeño grupo de terroristas yemeníes y no relacionarlos con el intento de atentado. Sin embargo, dos semanas después del incidente, elaboró un informe muy crítico con la actuación de las agencias de inteligencia estadounidenses, en el que concluía que su atención a los intentos terroristas dirigidos a suelo estadounidense era inadecuada. En febrero de 2010, afirmó en el programa Meet the Press que estaba cansado de que los legisladores republicanos utilizaran las cuestiones de seguridad nacional como balones de fútbol político, y de que hicieran acusaciones cuando no conocían los hechos.

Brennan estuvo presente en la Sala de Situación en mayo de 2011 cuando Estados Unidos llevó a cabo la operación militar que acabó con Osama bin Laden. Calificó la decisión de Obama de seguir adelante con la misión como una de las «decisiones más valientes de cualquier presidente que se recuerde». Tras la operación, Brennan dijo que las tropas estadounidenses en la incursión se habían «encontrado con una gran resistencia», y que Bin Laden había utilizado a una mujer como escudo humano.

Programa de aviones no tripulados

En abril de 2012, Brennan fue el primer funcionario de la administración Obama en reconocer públicamente los ataques con aviones no tripulados de la CIA en Pakistán, Yemen, Somalia, Libia, Afganistán y otros lugares. En su discurso, explicó la legalidad, moralidad y eficacia del programa. La ACLU y otras organizaciones no estuvieron de acuerdo. En 2011-2012, también ayudó a reorganizar el proceso, bajo la égida de la base de datos Disposition Matrix, por el que se incluía a personas fuera de las zonas de guerra en la lista de objetivos de los drones. Según un artículo de Associated Press, la reorganización ayudó a «concentrar el poder» sobre el proceso dentro de la administración de la Casa Blanca. Según The New York Times, Brennan era el «principal coordinador» de las listas de asesinatos de Estados Unidos. El ex funcionario de la administración Obama en materia de lucha contra el terrorismo, Daniel Benjamin, ha declarado que Brennan «probablemente tenía más poder e influencia que nadie en un puesto comparable en los últimos 20 años».

En junio de 2011, Brennan afirmó que las operaciones antiterroristas de Estados Unidos no habían provocado «ni una sola muerte colateral» en el último año debido a la «precisión de las capacidades que hemos podido desarrollar». Nueve meses más tarde, Brennan afirmó que había dicho que «no teníamos información» sobre ninguna muerte de civiles no combatientes durante el período en cuestión. La Oficina de Periodismo de Investigación no estuvo de acuerdo con Brennan, y citó su propia investigación, que inicialmente les llevó a creer que entre 45 y 56 civiles, incluidos seis niños, habían sido asesinados por diez ataques de aviones no tripulados de Estados Unidos durante el período de un año en cuestión. Una investigación adicional llevó a la Oficina a elevar su estimación a 76 muertes, incluidos ocho niños y dos mujeres. Según la Oficina, las afirmaciones de Brennan «no parecen soportar el escrutinio». The Atlantic ha sido más duro en sus críticas, diciendo: «Brennan ha estado dispuesto a mentir sobre esos ataques con drones para ocultar feas realidades».»

Según el Buró de Periodismo de Investigación, los comentarios de Brennan sobre las muertes colaterales se explican quizás por un método de recuento que trata a todos los varones en edad militar en una zona de ataque como combatientes, a menos que haya información explícita que demuestre su inocencia.

Director de la CIA (2013-2017)

Nombramiento

Brennan jurando su cargo como director de la CIA, el 8 de marzo, 2013

Brennan en la Casa Blanca en abril de 2013, hablando del atentado del maratón de Boston

Obama nominó en dos ocasiones a Brennan como director de la Agencia Central de Inteligencia. Morris Davis, ex fiscal jefe de las comisiones militares de Guantánamo, comparó a Brennan con el canadiense Omar Khadr, condenado por «cometer un asesinato en violación de la ley de guerra». Sugirió que el papel de Brennan en la selección de individuos para los ataques con misiles de la CIA no estaba más autorizado que el lanzamiento de la granada de la que se acusó a Khadr.

El 27 de febrero de 2013, el Comité de Inteligencia del Senado pospuso la votación sobre la confirmación de Brennan, que se esperaba para el día siguiente, hasta la semana siguiente. El 5 de marzo, el Comité de Inteligencia aprobó la nominación por 12 a 3. El Senado tenía previsto votar la nominación de Brennan el 6 de marzo de 2013. Sin embargo, el senador de Kentucky Rand Paul inició un filibusterismo en el Senado antes de la votación, citando el uso de drones de combate contra estadounidenses por parte de Obama y su administración, afirmando que «no se debe permitir a ningún político juzgar la culpabilidad, acusar a un individuo, juzgar la culpabilidad de un individuo y ejecutar a un individuo. Va en contra de todo lo que creemos fundamentalmente en nuestro país». El filibusterismo de Paul se prolongó durante 13 horas, y terminó con las siguientes palabras: «Tengo la esperanza de que hayamos llamado la atención sobre este asunto, que este asunto no se desvanezca y que el presidente dé una respuesta». Tras el filibusterismo, Brennan fue confirmado por una votación de 63 a 34. Juró el cargo de director de la CIA el 8 de marzo de 2013.

Tenimiento

Dos meses después de asumir su cargo en la CIA, Brennan sustituyó a Gina Haspel, jefa del Servicio Nacional Clandestino, por otra no identificada, oficial de inteligencia de carrera y ex marine. En junio de 2013, Brennan instaló a Avril Haines como subdirectora de la Agencia.

En abril de 2014, Brennan visitó Kiev, donde se reunió con el primer ministro ucraniano, Arseniy Yatsenyuk, y con el primer viceprimer ministro, Vitaliy Yarema, y supuestamente discutió el intercambio de inteligencia entre Estados Unidos y Ucrania.

En el verano de 2014, Brennan se enfrentó al escrutinio tras revelarse que algunos empleados de la CIA habían accedido indebidamente a los servidores informáticos del Comité de Inteligencia del Senado a raíz de la supervisión del papel de la CIA en los interrogatorios mejorados y las entregas extraordinarias. Brennan se disculpó ante los senadores y declaró que «lucharía por el cambio en la CIA», y afirmó que transmitiría las conclusiones del Inspector General sobre el incidente. Tras el incidente, el senador demócrata Mark Udall declaró que había «perdido la confianza en Brennan».

Brennan y James Clapper en la Biblioteca Presidencial LBJ, el 16 de septiembre, 2015

Brennan y los ex asesores de Seguridad Nacional Sandy Berger y Brent Scowcroft en Riad, Arabia Saudí, 2015

En diciembre de 2014, Brennan volvió a ser objeto de críticas cuando defendió que las tácticas de interrogatorio de la CIA en el pasado habían aportado inteligencia «útil», durante una conferencia de prensa. Aunque admitió que las acciones de los agentes de la CIA eran «aborrecibles», dignas de «repudio», y que, en ocasiones, habían sobrepasado los límites legales, Brennan afirmó que la CIA también había hecho «muchas cosas bien durante esta época difícil para mantener a este país fuerte y seguro».

Durante su testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado en junio de 2016, Brennan advirtió de la amenaza que suponía el ISIL afirmando que tenía la capacidad de recurrir a un «gran cuadro de combatientes occidentales» y reiteró las amenazas que suponían los atacantes lobos solitarios, calificándolos como «un asunto excepcionalmente desafiante para la comunidad de inteligencia». Brennan detalló al comité el tamaño del ISIL, especificando que tenían más combatientes que Al Qaeda en su apogeo y que estaban repartidos entre África y el suroeste de Asia.

En septiembre de 2016, el Congreso aprobó la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA) que permitiría a los familiares de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre demandar a Arabia Saudí por el supuesto papel de su gobierno en los ataques. El Congreso rechazó por abrumadora mayoría el veto del presidente Barack Obama. Brennan advirtió de las «graves implicaciones para la seguridad nacional de Estados Unidos» del proyecto de ley JASTA

Mientras era director, Brennan creó diez nuevos «centros de misión» en su campaña para centrar a la CIA en las amenazas en el ciberespacio, en los que analistas y hackers trabajan en equipos centrados en zonas específicas del globo y en cuestiones concretas. Además, creó la Dirección de Innovación Digital (DDI) para perfeccionar el oficio de la Agencia en el sector de las tecnologías de la información y crear nuevas herramientas dedicadas al ciberespionaje. A pesar de los elogios generales a sus acciones por parte de la comunidad de inteligencia sobre el cambio de Brennan hacia el ciberespionaje, algunos funcionarios de la CIA dijeron que mantenían reservas al alejarse de la inteligencia humana tradicional. En enero de 2017, Brennan, junto con el director del FBI, James Comey, el director de la NSA, Mike Rogers, y el director de la Inteligencia Nacional, James Clapper, informaron al presidente electo Donald Trump en la Torre Trump sobre las conclusiones de la comunidad de inteligencia en relación con la interferencia electoral rusa y las acusaciones contenidas en el dossier Steele.

El hacker de seguridad británico Kane Gamble, condenado a 2 años de prisión juvenil, se hizo pasar por jefe de la CIA para acceder a información altamente sensible y hackeó las cuentas privadas de correo electrónico y de iCloud de Brennan, realizó llamadas de broma a su casa familiar e incluso tomó el control del iPad de su esposa. El juez dijo que Gamble incurrió en «terrorismo cibernético por motivos políticos»

Menos de una semana antes de que Brennan dejara su cargo en enero de 2017, expresó varias críticas al presidente entrante Trump. Brennan dijo que «no creo que tenga una apreciación completa de las capacidades rusas, las intenciones de Rusia y las acciones que están llevando a cabo en muchas partes del mundo.» Brennan declaró que era «indignante» que Trump estuviera «equiparando a la comunidad de inteligencia con la Alemania nazi».