Inmunodeficiencia primaria (IP)

Las personas con inmunodeficiencia primaria (IP) se encuentran entre las que podrían tener un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave por COVID-19. Infórmate sobre las medidas que puedes tomar.

Tu sistema inmunitario ayuda a tu cuerpo a combatir las infecciones. Las personas con inmunodeficiencia primaria (IP) tienen un sistema inmunitario que no funciona correctamente. Esto significa que las personas con IP son más propensas a contraer y enfermar gravemente a causa de las infecciones.

Hay más de 400 tipos de IP que varían en gravedad, lo que afecta a su detección temprana. En algunos casos, una persona con una forma leve puede no descubrir que tiene IP hasta la edad adulta. En otros casos, el trastorno causa problemas en la infancia y se detecta poco después del nacimiento. Todos los estados incluyen pruebas para detectar un tipo de IP llamado inmunodeficiencia combinada severa (SCID) como parte del cribado neonatal. Los tratamientos pueden ayudar a que el sistema inmunitario funcione mejor. El tratamiento que mejor funciona depende del tipo de IP que tenga una persona.

Los signos de la IP incluyen

  • Infecciones más frecuentes o repetidas, como
    • Infecciones de oído
    • Infecciones de los senos nasales
    • Neumonía
    • Bronquitis
    • Infecciones de la piel
    • Trush (una infección fúngica de la boca o la piel, también llamada candidiasis)
    • Infecciones que duran más que en la mayoría de las personas
    • Infecciones difíciles de tratar y que no responden a los antibióticos o que requieren antibióticos intravenosos
    • Infecciones que son más graves y requieren hospitalización, como la sepsis o los abscesos (infecciones llenas de pus) de los órganos internos
    • Infecciones que la mayoría de las personas no contraen (a veces denominadas infecciones oportunistas)
    • Falta de aumento de peso o de crecimiento en un bebé (retraso en el desarrollo)
    • Problemas digestivos, como la diarrea crónica
    • Las personas con IP son más propensas a padecer trastornos autoinmunesicón externa y ciertos trastornos sanguíneos. Dado que el sistema inmunitario protege al organismo contra el cáncer, las personas con IP son más propensas a padecer ciertos tipos de cáncer. En algunos casos, la IP se debe a un trastorno genético que implica otros problemas de salud, como el síndrome de deleción 22q11.2 (también llamado síndrome de DiGeorge)icono externo.

      La IP suele tener una causa genética subyacente y puede ser hereditaria. Compartir sus antecedentes familiares de IP con su médico puede ser importante para su salud y la de sus hijos o si está embarazada o planea un embarazo. Su médico puede remitirle para que reciba asesoramiento genético.

      El diagnóstico temprano puede ayudar a prevenir o retrasar algunos de los problemas de salud causados por la IP. Si no se tratan, algunos tipos de IP pueden provocar graves problemas de salud, incluyendo daños en los órganos, e incluso la muerte. Incluso con tratamiento, la mayoría de las IP no tienen cura. Tomar medidas para prevenir la infección es muy importante si tiene IP. Estos pasos incluyen

      • Lavarse las manos de forma correcta
      • Cuidar bien los dientes
      • Mantener hábitos saludables, incluyendo ser físicamente activo, comer sano y dormir lo suficiente
      • Evitar la exposición a personas enfermas y a multitudes
      • Preguntar a su médico qué vacunas son seguras para usted. En algunos casos, las personas con IP no pueden recibir vacunas vivas como la del rotavirus, la de la varicela, la de la polio oral y la del sarampión, las paperas y la rubeola. El cribado de recién nacidos para detectar la SCID puede encontrar a los bebés con esta IP de forma temprana, antes de que reciban estas vacunas.
        • Los tratamientos varían, dependiendo del tipo de IP, y pueden incluir

          • Antibióticos para prevenir ciertas infecciones
          • Tratamientos que ayudan a que su sistema inmunológico funcione mejor (incluyendo la terapia de reemplazo de inmunoglobulina y la terapia de interferón-gamma
          • Factores de crecimiento para ayudar a aumentar el número de glóbulos blancos, que forman parte del sistema inmunitario
          • Trasplante de células madre para proporcionar a su cuerpo células inmunitarias en funcionamiento procedentes de otra persona (donante)
          • Terapia génicaIcono externo para sustituir el gen que no funciona correctamente por otro que sí lo haga
            • Hable con su médico si cree que usted o su hijo tienen signos de IP. Su médico podría remitirle a usted o a su hijo a un inmunólogo clínico, un médico especializado en el sistema inmunitario. Puede utilizar la página web de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología, Find an Allergist/Immunologist toolexternal icon, para encontrar un médico cerca de usted. Si le han diagnosticado IP, su médico puede remitirle para que reciba asesoramiento y pruebas genéticas. Algunos tipos de IP son hereditarios, así que asegúrese de compartir la información sobre su diagnóstico con los miembros de su familia.