Fécula de patata vs harina de patata: ¿cuál es la diferencia?

Cuando se nos acaban todas las demás verduras, ¡la patata por sí sola puede salvar el día! Hay cientos de formas de cocinar este tubérculo y cada una de ellas tiene un sabor increíble!

Además de su forma original, la patata también puede transformarse en otro tipo de ingredientes. Dos de las opciones más populares entre ellas son la fécula y la harina de patata. ¡Es muy fácil confundirse entre los dos ya que ambos parecen estar repletos de carbohidratos y provienen de la misma fuente.

Puede que te preguntes si es lo mismo el almidón de patata que la harina de patata?

Sin embargo, en realidad hay bastantes diferencias entre ellos que pueden sorprenderte! Aquí vamos a discutir estos factores en detalle comparando la fécula de patata con la harina de patata.

Qué es la fécula de patata

La patata es una gran fuente de nutrientes esenciales como los carbohidratos. Como la mayoría de los alimentos llenos de carbohidratos, ésta también contiene una cantidad importante de almidón. Todo este almidón procede de sus raíces tuberosas, cuyas células contienen gran cantidad de leucoplastos. Al extraer este componente de las patatas, obtenemos la fécula de patata.

Origen

Según los registros históricos, la fécula de patata se preparó por primera vez hace siglos en Perú, alrededor del año 200 d.C. Luego los españoles la trajeron a Europa durante su conquista en las regiones sudamericanas en la década de 1570. Desde entonces, los agricultores europeos la producen para cocinar y otros fines.

Preparación

La fécula de patata se prepara extrayendo los granos de almidón o leucoplastos del vegetal. En un tubérculo se encuentra entre un 65% y un 80% de almidón. Si alguna vez se llega a ver cómo se prepara en las fábricas, se verá que las patatas son bien enjuagadas por máquinas.

Estas patatas limpias son luego trituradas mecánicamente para que salgan sus granos de almidón. Se obtiene básicamente de la pila de desecho, de los flujos de residuos y de cualquier excedente de las patatas procesadas. Las partículas sucias se eliminan de las patatas de desecho y de los excedentes mediante la limpieza con agua de canalización.

Una cuchilla afilada como la de un molino de sierra o de martillo tritura las patatas limpias. En esta etapa se utilizan productos químicos como el dióxido de azufre para que no se oxide y el color permanezca inalterado. Los elementos innecesarios como la fibra y las pieles se eliminan de este puré de patatas.

Después se separa el almidón de aquí y se filtra para eliminar la materia soluble. Después de pasar por unos cuantos métodos más de purificación, se deshidrata y luego se seca para conseguir el producto final.

¿Qué es la harina de patata?

Otra forma de empaquetar los carbohidratos inherentes es utilizar harina de patata en tus recetas. No pasa por demasiados procesos químicos complejos y, por lo tanto, conserva en cierta medida el sabor natural de la patata. La harina de patata es, básicamente, un alimento completo en el que puedes encontrar todas las ventajas de su forma original

Orígenes

Los franceses fueron los primeros en preparar harina de patata. Hace tres siglos, a mediados del 1700, se les ocurrió esta idea cuando la harina de trigo empezó a ser costosa y escasa. Como la patata seguía siendo fácilmente accesible, los campesinos de Francia empezaron a convertirla en harina y a hornear deliciosos panes con ella.

Preparación

Si quieres harina de patata para probar una nueva receta, no tienes que ir al súper ni esperar a que la repongan. Para conseguir 1 kg de harina de patata, necesitarás unos 4 kg de patatas. Pélalas con un pelador, hiérvelas y haz primero un buen puré de patatas. Luego ponlas en el deshidratador y deja que se sequen durante al menos 12 horas. La paciencia es la clave aquí.

Cuando el puré de patatas se haya secado perfectamente, ponlo en una batidora. Si tu aparato no funciona, confía en el buen y viejo mortero.

Otra forma de conseguir harina de patata es pelar y rallar las patatas crudas limpias. Poner estas rodajas en agua hirviendo durante un minuto y transferirlas al deshidratador.

Independientemente del método por el que te decantes, la harina de patata resultante debe guardarse en un recipiente hermético para su correcta conservación.

Harina de patata Vs Fécula de patata: Cuáles son las diferencias

Harina de patata y almidón de patata: Cuáles son las diferencias

Método de producción

La fécula de patata debe producirse en un entorno comercial, ya que requiere muchos pasos e implica ciertas complicaciones. En cambio, hacer harina de patata es tan fácil que incluso tú puedes prepararla desde la comodidad de tu casa.

No necesitas separar el almidón para hacer harina de patata. Todo lo que tienes que hacer es lavar, pelar, hervir o escaldar y luego deshidratar durante 12-24 horas. Así que la mayor parte de su tiempo necesario se dedica a la espera. Con el mínimo esfuerzo y el equipamiento doméstico habitual, puedes conseguir tu propia harina de patata.

Propiedades

Algunas de las razones por las que la fécula de patata se utiliza mucho en la panadería sin gluten son su alto poder aglutinante y su baja temperatura de gelatinización. Además, te será más fácil utilizarla ya que la fécula de patata es menos propensa a provocar el amarilleo o la formación de espuma en una solución.

La harina de patata puede disolverse en agua fría y es un poco más pesada que el almidón. También tiene una viscosidad mucho mayor que las harinas habituales. Como absorbe mucha agua, la harina de patata se utiliza para hacer más húmedos los productos horneados.

Contribución a la cocción

Ambos son populares por ser un alimento básico en la dieta sin gluten. Sin embargo, la fécula de patata es un espesante muy conocido que se utiliza para preparar deliciosos condimentos y platos que necesitan una consistencia más pesada. Normalmente, estos alimentos incluyen salsas, salsas y sopas.

La fécula de patata también se utiliza en otras recetas como fideos, salchichas, patatas fritas, crema pastelera y gomas de vino. Puede aportar una textura crujiente o una consistencia más espesa. En algunos postres, como tartas y pasteles, se utiliza como cobertura o glaseado. Es especialmente útil en algunos tipos de repostería sin gluten.

Por otro lado, la harina de patata se puede utilizar para cualquier receta en la que intervengan patatas para potenciar su sabor. Junto con la repostería sin gluten, también se puede utilizar en la repostería general combinándola con otras harinas típicas. Los artículos más comunes preparados de esta manera son el pan y el bollo.

Valores nutricionales

En términos de valor nutricional, la fécula de patata se queda un poco corta. Dado que pasa por una cantidad masiva de procesamiento en su producción, este ingrediente es casi despojado de sus cocientes naturales de proteínas y grasas. El único nutriente que puedes esperar de la fécula de patata son los carbohidratos.

Comparativamente, puedes obtener más valores nutricionales utilizando harina de patata ya que no tiene que pasar por tanto procesamiento. Aunque tiene un 94% de carbohidratos, la harina de patata tiene un poco más de proteínas y grasas que la fécula de patata. Además, también es una buena fuente de vitamina B6 y potasio.

Efectos en la salud

Al utilizar la fécula de patata en la preparación de tus alimentos, puedes ayudarte a regular los niveles de azúcar en sangre. Como es almidón resistente, no cambia mientras pasa por tu sistema digestivo. La fécula de patata también mejora la sensibilidad a la insulina y ayuda a las personas con síndrome metabólico.

Además, introduce más bacterias buenas en tu intestino. Después de consumir alimentos que tienen almidón de patata, la fermentación bacteriana se produce en su intestino grueso y produce ácidos grasos de cadena corta.

La harina de patata puede aumentar su inmunidad, el estado de la sangre, la salud mental y más con sus impresionantes porciones de vitamina B6. También ayuda a mantener su presión arterial normal y su sistema nervioso.

Artículo relevante:

  • Sustituto saludable de la cáscara de psyllium en polvo.

Aspecto

La fécula de patata parece un polvo blanco. Bajo una lupa, aparece como grandes gránulos redondos de tamaño entre 5 y 100 micrómetros. En cuanto a su aspecto, tiene un gran parecido con la fécula de maíz.

Por otro lado, la harina de patata se parece más a la harina de trigo tanto por su color como por su textura. Este fino polvo puede ser de color blanco o blanquecino.

También puedes conocer: Manera fácil de usar la prensa para tortillas.

Sabor

Si no quieres que el espesante añada más sabor a tu receta, la fécula de patata será una opción perfecta. Al someterse a tantas y tan complejas modificaciones químicas, resulta completamente insípida.

Pero si buscas más sabor a patata en tu plato, decántate por la harina de patata.

Etiquetado

Cuando salgas a comprar cualquiera de los dos, notarás una diferencia significativa en sus etiquetas. En la sección de ingredientes, la fécula de patata tendrá almidón vegetal o extracto de patata. Esta parte de la etiqueta de la harina mostrará patatas enteras como ingrediente principal. Por lo tanto, la harina es más natural que la fécula.

¿Se pueden utilizar indistintamente la harina de patata y la fécula de patata?

¿Se pueden utilizar indistintamente la harina de patata y la fécula de patata?

Aunque en un principio parece que estas dos pueden utilizarse indistintamente, en realidad son demasiado diferentes entre sí como para servir a tales fines. Difieren drásticamente en cuanto a sabor, peso e impacto en los alimentos. Como resultado, sustituir uno por otro puede dar lugar a un resultado no deseado para su receta y dieta.

Por ejemplo, si intenta incluir harina de patata para espesar la salsa en lugar de fécula de patata, ¡se volverá pegajosa como el pegamento! Así que definitivamente mantente alejado de usarlos indistintamente.

Conclusión

Así que aquí va nuestra comparación de Fécula de Patata Vs Harina de Patata. Aunque la fécula de patata y la harina de patata comparten la misma fuente vegetal, no son lo suficientemente similares como para ser el sustituto del otro.

Por lo tanto, cuando vayas a comprar al supermercado la próxima vez, recuerda comprar sólo el artículo que requiere tu receta. Cuando se utilizan correctamente, ambos pueden hacer que su plato sea apetecible y mejorar su calidad.

Otros accesorios que te pueden gustar:

  • Diferencia entre el ajo en polvo y la sal de ajo.
  • Nuestra lista de galletas de nueces de alta calidad con guía de compra.
  • Obtenga las mejores bolsas de leche de nueces de nuestras listas – Un experto revisó.