Enmarcado de aleros y rastrillos

Para ayudar a medir y visualizar los componentes del alero, se realiza un dibujo a tamaño real. Este dibujo proporciona las dimensiones y distancias de todas las piezas. La plantilla de vigas que se ve en la siguiente foto ayuda a la disposición.
Para ayudar a medir y visualizar los componentes del alero, se hace un dibujo a tamaño completo. Este dibujo proporciona las dimensiones y distancias de todas las piezas. La plantilla de vigas que se ve en la siguiente foto ayuda a la disposición.

Los aleros y los rastrillos que sobresalen de las paredes laterales de un edificio son fundamentales para la vida de un edificio. Evacuar el agua de lluvia del revestimiento y de las molduras -especialmente de los umbrales de puertas y ventanas- puede reducir en gran medida la putrefacción, el moho y otros problemas que puede causar el agua que cae por la cara del edificio. Y aparte de las consideraciones prácticas, los aleros y rastrillos bien proporcionados también pueden ser un elemento de diseño atractivo.

Hay muchas maneras de enmarcar los aleros y rastrillos. Mi sistema es sencillo y proporciona una fijación fuerte y positiva de los elementos sobresalientes al edificio, así como un clavado sólido para los materiales de acabado. Recientemente he construido una pequeña dependencia con un tejado de 6 en 12 que ofrece un ejemplo perfecto para mostrar el proceso que utilizo para construir aleros y rastrillos.

Comienza con las colas de los cabrios

El componente principal de cualquier detalle de los aleros es la cola del cabrio, la parte del cabrio que se extiende más allá de la pared exterior. Para determinar exactamente cómo será la cola del dintel, siempre hago un dibujo a tamaño real en un trozo de madera contrachapada de todos los elementos del alero, incluyendo el marco y los materiales de acabado (véase la ilustración, arriba).

Lo primero que determino en el dibujo es el ancho total del alero. Para este proyecto, eso fue 10 pulgadas desde el exterior del tablero del friso hasta el exterior de la fascia terminada. Después de dibujar el marco de la pared, el revestimiento y el friso de 1 pulgada de espesor, cuadré una línea de nivel desde la cara exterior del friso y marqué 10 pulgadas a partir de ahí. Alineando el borde de mi plantilla en la marca, dibujé una línea de plomada que representaba la cara exterior del friso. A partir de esta referencia, marqué otra línea de plomada de 3/4 de pulgada para el grosor de la fascia, y 1 1/2 pulgadas desde allí para una subfascia de 2 pulgadas. Esto estableció donde tendría que hacer el corte vertical para la cola de la viga, que resultó ser 8 3/4 pulgadas de la pared enfundada.

Una simple plantilla de vigas ayuda a colocar los detalles del alero. El triángulo tiene la plomada en una pata y la línea de nivel en la otra, por lo que también es útil para dibujar líneas de corte. También se incluye información como el número de grados y la longitud de la hipotenusa en un triángulo de base uno como referencia.
Una sencilla plantilla para vigas ayuda a trazar los detalles del alero. El triángulo tiene la plomada en un cateto y la línea de nivel en el otro, por lo que también es útil para dibujar líneas de corte. También se incluye información como el número de grados y la longitud de la hipotenusa en un triángulo de base uno para su consulta.

Para ayudarme con el dibujo y con la colocación de las vigas, utilicé una sencilla plantilla para vigas que construí in situ a partir de un trozo de madera contrachapada con una esquina de fábrica. A partir de esa esquina, corté un triángulo rectángulo en la inclinación del tejado, duplicando las dimensiones de subida y bajada para que la plantilla pudiera utilizarse para cortar cabrios de tamaño normal. Para este tejado con una inclinación de 12 pulgadas, hice un tramo de 12 pulgadas y el otro de 24 pulgadas. Después de cortar el ángulo, fijé tiras de 1×2 a lo largo de la hipotenusa en ambos lados. También etiqueté la plantilla con la inclinación y el ángulo; guardo todas mis plantillas y las guardo para la próxima vez que tenga que cortar un tejado con la misma inclinación.

Para usar la plantilla, simplemente engancho el 1×2 al borde superior del cabrio y al instante tengo los bordes a plomo y nivelados para trazar.

Las colas de los cabrios pueden ser moldeadas en el suelo utilizando la plantilla para diseñar el cabrio de forma rápida y precisa. Pero prefiero cortar e instalar los cabrios con sólo el corte de la cresta y las bocas de pájaro, dejando las colas largas para ser cortadas en su lugar. Así que después de clavar los cabrios, medí desde el revestimiento la distancia de 8 3/4 pulgadas que había determinado para el voladizo, y marqué el primer y el último cabrio. Hice líneas de plomada a partir de esas marcas y luego tracé una línea de tiza desde un extremo del tejado hasta el otro a través de los bordes superiores de los cabrios. Usando esa línea de tiza como guía, las colas de los cabrios estarían en una línea recta como una flecha.

Después se instalan las colas de los cabrios a lo largo. Entonces se mide el corte de plomada y se marca en el primer y último cabrio. Una línea de tiza trazada entre esas marcas alinea perfectamente los cortes de plomada en las colas.
Las colas de los cabrios se instalan a lo largo. Luego se mide y se marca el corte a plomo en el primer y último cabrio. Una línea de tiza trazada entre esas marcas alinea perfectamente los cortes de plomada en las colas.
El corte de las colas de los cabrios desde arriba hace que el corte se abra de forma natural y permite que los residuos caigan sin peligro.
Cortar las colas de las vigas desde arriba hace que la chaflán se abra de forma natural al cortar, y permite que los residuos caigan de forma inofensiva.

En cada cabrio, tracé una línea desde la línea de tiza utilizando una escuadra Hanson con un paso de 6 pulgadas y 12 centímetros (también podría haber utilizado mi plantilla en este punto; sólo tiene que haber suficiente espacio para alinearla en las colas). La escuadra de pivote también proporciona el ángulo, que para un paso de 6 en 12 es de 26,5 grados. A continuación, de pie en la parte superior de la pared, corté cada línea de plomada con una sierra circular.

Me gusta cortar las colas desde arriba porque el corte de la sierra se abre a medida que se acerca la finalización del corte, dejando que los residuos caigan inofensivamente hacia abajo y lejos de la sierra.

Los cortes a plomo de estos cabrios son demasiado largos para la imposta, así que se mide la altura (tomada del dibujo a tamaño real) y se marca en el extremo de cada cola. Una línea es entonces cuadrada para el corte de nivel.
Los cortes de plomada para estas vigas son demasiado largos para la fascia, por lo que la altura (tomada del dibujo a tamaño completo) se mide y se marca en el extremo de cada cola. Luego se cuadra una línea para el corte a nivel.

Los cortes de plomada en estas colas de viga eran de más de 6 pulgadas de largo-demasiado largo para la fascia de 1×6 que pretendía utilizar. Para acortar el corte de plomada, se necesitaba un corte de nivel a lo largo de la parte inferior de cada cola. Volví a mi dibujo a tamaño real y puse el borde exterior superior de la imposta de 1×6 en línea con la parte superior del cabrio. Luego dibujé la superficie inferior acabada del sofito a 2,5 cm de la parte inferior de la imposta. (Esta cantidad es arbitraria, pero un solapamiento de 1 pulgada siempre me ha parecido correcto). El grosor de 3/8 de pulgada del material del sofito vino después. Esa línea también indicaba la parte inferior de la subfascia.

La parte superior de la subfascia de 2×6 fue biselada para continuar la línea de la inclinación del techo de 6 en 12. Para asegurarse de que el corte a nivel de las colas de las vigas no interfería con la instalación del sofito, dibujé el corte a 5 1/4 pulgadas desde el punto corto del corte a plomo para proporcionar suficiente espacio libre. Después de medir esa distancia en el corte a plomo de cada cabrio, marqué el corte a nivel a escuadra con el corte a plomo y realicé los cortes con una sierra circular.

Después de la instalación de la subfascia, una línea es cuadrada sobre el revestimiento para localizar el libro mayor para fijar el sofito.
Después de la instalación de la subfascia, se escuadra una línea sobre el revestimiento para localizar la cornisa para fijar el sofito.
El travesaño se deja largo y se cortará a la medida cuando se construyan los retornos. Las muescas bajo las vigas permiten que el libro mayor sea de tamaño completo en los extremos para soportar mejor el marco del retorno.
El libro mayor se deja largo y se cortará a la medida cuando se construyan los retornos. Las muescas debajo de las vigas permiten que el libro mayor sea de tamaño completo en los extremos para soportar mejor el marco de retorno.

Acabar el entramado del alero

Después de rasgar la parte superior de la subfascia con una sierra circular ajustada a 26,5 grados, enrasé el borde superior rasgado con la parte superior del corte a plomo en los cabrios y atornillé la subfascia a las colas de los cabrios. En ambos extremos del tejado, dejé que la subfascia se extendiera más allá de la anchura prevista de los cabrios. Este voladizo bien anclado proporcionará un soporte firme al extremo inferior del cabrio de la barcaza, además de soportar el retorno.

Una vez que la subfascia fue fijada, cuadré desde la parte inferior de la tabla y marqué una línea de nivel en el revestimiento de la pared en ambos extremos de la misma. Hice una línea de tiza y luego fijé un listón de 2 por a la pared con el borde inferior en la línea. En este proyecto, hice una muesca en el travesaño para que encajara por debajo de las vigas, de modo que los extremos donde se fijaría el marco de retorno tuvieran la dimensión completa de la acción. Al igual que con la subfascia, he extendido el larguero más allá de la anchura prevista del rastrillo en ambos extremos del edificio. La sección en voladizo del travesaño apoyará los retornos del rastrillo.

Los bloques hechos de 2x4 se unen a la subfascia y al travesaño para apoyar el material del sofito y la ventilación del sofito.
Los bloques hechos de 2×4 se fijan a la subfascia y al travesaño para soportar el material de sofito y la ventilación de sofito.

Debido a que en este proyecto tenía previsto utilizar un respiradero continuo en el alero, añadí bloques transversales para soportar los bordes interiores del material de sofito, así como el propio respiradero. Corté los bloques transversales a medida y los instalé junto a las colas de las vigas. La instalación de los bloques antes de la fascia terminada me permite clavar a través de la subfascia y en los extremos de los bloques transversales. Estos bloques pueden ser instalados en cualquier punto después de la subfascia y el libro mayor se instalan; en este proyecto, los instalé después de la viga de barcaza se había instalado.

Haga clic para ampliar.

La parte triangular de la pared del frontón se construye después de las vigas se instalan. Las placas diagonales están a 3 1/2 pulgadas de la parte superior de los cabrios para soportar los miradores de 2x4 para enmarcar el rastrillo. Una vez localizados los puntos extremos de las placas, la longitud se encuentra utilizando un triángulo de base 1 para una inclinación de 6 en 12 donde la hipotenusa es 1,118 veces la longitud de la base. Después de enmarcar el frontón, los miradores se extienden desde la primera viga dentro de la pared del frontón hacia fuera sobre las placas para apoyar la viga de barcaza que sobresale.
La parte triangular de la pared del frontón se construye después de que las vigas se instalan. Las placas diagonales están a 3 1/2 pulgadas de la parte superior de los cabrios para soportar los miradores de 2×4 para enmarcar el rastrillo. Una vez localizados los puntos extremos de las placas, la longitud se encuentra utilizando un triángulo de base 1 para una inclinación de 6 en 12 donde la hipotenusa es 1,118 veces la longitud de la base. Después de que el frontón esté enmarcado, los miradores se extienden desde el primer cabrio dentro de la pared del frontón hacia fuera sobre las placas para apoyar el cabrio de barcaza que sobresale.

Enmarcando un muro de frontón caído

Una de las claves para enmarcar el frontón con mi sistema es construir un muro de frontón «caído», cuya parte superior está 3 1/2 pulgadas por debajo de la parte superior de los cabrios. Luego, después de construir la pared, instalo «miradores» de 2×4 -bloques que se extienden desde la primera viga en el extremo del edificio, sobre el frontón caído, y hacia fuera a una viga de barcaza para formar el rastrillo en voladizo (ver Pared de frontón caído soporta rastrillo en voladizo, arriba).

Para encontrar los puntos largos para la placa inferior del frontón caído, ajuste una escuadra a 5 pulgadas (3 1/2 pulgadas para los miradores y 1 1/2 pulgadas para la placa superior). Deslice la escuadra por el cabrio y marque donde toca la parte superior de la pared.
Para encontrar los puntos largos de la placa inferior del frontón caído, ponga una escuadra a 5 pulgadas (3 1/2 pulgadas para los miradores y 1 1/2 pulgadas para la placa superior). Desliza la escuadra por el cabrio y marca donde toca la parte superior del muro.
Mide y marca esa distancia en el extremo del muro. Esa marca es donde caerá el punto largo inferior de la placa del frontón.
Mide y marca esa distancia en el extremo de la pared. Esa marca es donde aterrizará el punto largo inferior de la placa del frontón.

Para ahorrar tiempo, añadí la parte triangular del «frontón» después de que los muros inferiores estuvieran construidos y levantados. Enmarqué el frontón caído con una placa superior doble, y comencé por encontrar las posiciones finales de la placa superior inferior. El borde superior de esa placa estaba 5 pulgadas por debajo de la parte superior de las vigas. Asi que puse mi escuadra de combinacion a 5 pulgadas y deslice la valla por una viga hasta que la hoja toco la parte superior de la placa de la pared. Marqué ese punto y luego medí desde él hasta la cara exterior de la pared (2 5/8 pulgadas). Al final de la pared lateral, medí en 2 5/8 pulgadas, lo que marcó el punto largo inferior de la placa inferior para el frontón caído.

En la parte superior del cabrio, desliza la escuadra hasta la cresta y marca donde toca la hoja.
En la parte superior del cabrio, desliza la escuadra hasta la cresta y marca donde toca la hoja.
Marque esa distancia hacia abajo desde la parte superior de la cresta. Aquí es donde aterrizará el punto largo superior de la placa del frontón.
Marque esa distancia hacia abajo desde la parte superior de la cresta. Aquí es donde aterrizará el punto largo superior de la placa del frontón.

Para encontrar el punto largo superior de esa placa, deslicé la escuadra combinada por la viga hasta que la hoja tocó la cresta. Después de marcar y medir ese punto (5 1/8 pulgadas hacia abajo desde la parte superior de la cresta), marqué esa distancia a lo largo de la cresta por encima de la pared final. Esta línea marcó el punto largo superior de la placa inferior del hastial.

Antes de construir el frontón, marqué y corté la sección de la cresta que se extiende hacia fuera para el apoyo adicional en la parte superior del rastrillo en voladizo, que era probablemente excesivo teniendo en cuenta todos los miradores que sostienen el cabrio de barcaza. Para cortar la cumbrera, me puse a plomo desde la pared de abajo y luego medí 10 1/2 pulgadas para el voladizo más el revestimiento, y marqué el corte vertical. Para el corte horizontal, puse mi escuadra combinada a 3 1/2 pulgadas (la anchura del cabrio) y la deslicé por uno de los cabrios hasta la cumbrera. Como antes, marqué donde la hoja de la escuadra tocaba la cresta y medí desde la parte superior de la cresta hasta esa marca. En la parte que sobresale de la cresta, marqué y corté una línea de nivel a esa distancia, menos 1/2 pulgada para permitir que la pendiente de la viga de la barcaza continuara hasta el pico.

Para construir el frontón, instalé un poste de plomada desde la placa superior de la pared del extremo hasta la cresta. Confirmé el trazado del hastial midiendo hacia arriba el poste hasta el punto de trazado de la placa marcado en la cumbrera, y luego hacia fuera del poste hasta el punto de trazado en la placa del muro extremo. Debido a que la subida debe ser la mitad de la carrera en una disposición de 6 en 12, esas mediciones confirmaron que la disposición era correcta.

El siguiente paso es determinar la longitud de la placa del hastial inferior, de punto largo a punto largo. Para ello, tomé el número que había escrito en mi plantilla de vigas para la hipotenusa de un triángulo de base 1.

Este número es fácil de encontrar utilizando una escuadra de carpintero antigua. Bajo el «6» de la escuadra está el número 13,42, o la longitud de un cabrio por pie de recorrido. Dividí 13,42 por 12 pulgadas para obtener 1,118 cuando la longitud de la base es 1. Entonces simplemente multipliqué la longitud de la base (72 5/8, o 72,625, pulgadas) por 1,118, lo que equivale a 81,195 (o 81 3/16) pulgadas, o la longitud de la placa inferior del hastial, de punta a punta.

Para el punto largo inferior de la placa del hastial, marque el ángulo de inclinación en un extremo utilizando la plantilla para vigas. Para el punto largo inferior de la placa del aguilón, marque el ángulo de inclinación en un extremo utilizando la plantilla para vigas. Escuadra a través de la culata y marque ambos bordes.
Para cortar el ángulo agudo, haga el corte desde ambos lados de la placa. Cuando termine de cortar, alise la superficie de corte con una lijadora de banda. Mida y corte la placa a la medida haciendo un simple corte a plomo en la parte superior.
Para cortar el ángulo agudo, haga el corte desde ambos lados de la placa. Cuando termine de cortar, alise la superficie de corte con una lijadora de banda. Mida y corte la placa a la medida haciendo un simple corte a plomo en la parte superior.

En los dos bordes de un 2×4, hice cortes de 63,5 grados (el ángulo complementario de un paso de 6 en 12) utilizando el borde nivelado de mi plantilla para vigas. Este ángulo agudo formó el punto largo en el extremo inferior de la placa del frontón. Después de cortar a lo largo de estas dos líneas con una sierra circular, alisé el corte con una lijadora de banda. A continuación, tiré de la medida de la placa (81 3/16 pulgadas) desde el punto largo de este corte para marcar el punto largo del corte a plomo, que realicé en una sierra de inglete.

Después de poner los montantes para el frontón caído, cortar e instalar la segunda placa.
Después de poner los montantes para el frontón caído, cortar e instalar la segunda placa.

Alineé los extremos de esta placa con las marcas de la cresta y la placa de la pared final y luego fijé la placa en su lugar en ambos extremos. Despues de comprobar que la placa estaba recta, puse e instalé los montantes, manteniendolos en linea con los montantes de la pared de abajo. Hice los cortes en ángulo para la parte superior de cada montante con la sierra de inglete ajustada a 26,5 grados y clavé a través de la placa para fijarlos en la parte superior. Para terminar de enmarcar el frontón caído, corté e instalé una segunda placa superior sobre la inferior.

Los miradores de 2x4 se asientan en la parte superior del frontón caído, con los extremos dejados a lo largo. Se clavan en el primer cabrio y luego salen en voladizo para soportar el cabrio de la barcaza. Una línea de encaje a través de los extremos de los miradores asegura que el cabrio sea perfectamente recto.
Los miradores de 2×4 se asientan en la parte superior del frontón caído, con los extremos dejados a lo largo. Se clavan en la primera viga y luego están en voladizo para apoyar la viga de la barcaza. Una línea de encaje a través de los extremos de los miradores asegura que la viga de barcaza será perfectamente recta.

Construyendo el cabrio

Después de medir y marcar la parte en voladizo de la subfascia a 8 1/2 pulgadas de la pared del frontón, la corté en su lugar con una sierra circular. En la placa del aguilón, puse las ubicaciones de los miradores de 2×4 a 16 pulgadas en el centro. Corté e instalé los miradores un poco más largos y entonces encajé una línea a través de sus bordes superiores 8 1/2 pulgadas fuera de la pared. Una vez más, esta línea de corte puso los extremos de los miradores en una línea perfectamente recta. Despues de cuadrar desde las marcas, corté los miradores en su lugar con una sierra circular.

Después de cortar los extremos de los miradores, se instala la viga de barcaza y se corta el extremo a ras de la subfascia.
Después de cortar los extremos de los miradores, se instala el cabrio y se corta el extremo a ras de la subfascia.

Con mi plantilla de cabrios, he colocado y cortado a plomo la parte superior del cabrio, dejando la parte inferior sin cortar por ahora. Para instalar el cabrio, empujé el extremo superior contra la cresta y lo pasé por los extremos de los miradores y la subfascia. Después de clavar el cabrio en todos esos puntos, corté el extremo inferior a ras de la cara exterior de la subfascia.

Enmarcando el retorno

El listón que quedó extendiéndose más allá del rastrillo proporcionó soporte para el enmarcado del retorno. Para cortarlo incluso con la viga de barcaza, plomé desde la cara de la viga con un pequeño nivel, y marqué una línea de plomada en el libro mayor.

Antes de enmarcar el retorno, aplome desde la viga de la barcaza y marque donde se cortará el final del libro mayor.
Antes de enmarcar el retorno, aplome desde la viga de la barcaza y marque donde se cortará el final del libro mayor.
Atornille un bloque de 2 por la parte posterior del cabrio y al libro mayor.
Atornille un bloque de 2 por la parte posterior del cabrio y al libro mayor.
El bloque proporciona la fijación de la pieza triangular que rellena el extremo del retorno. La cara permanece en el plano con el cabrio y el borde inferior se alinea con el bloqueo para el sofito.
El bloque proporciona la fijación para la pieza triangular que rellena el final del retorno. La cara se mantiene en el plano con el cabrio y el borde inferior se alinea con el bloqueo para el sofito.

Después de cortar el larguero a la medida, construí el retorno con trozos de material de 2 por. No perdí el tiempo tratando de unir los materiales de borde a borde. En su lugar, construí el retorno utilizando bloques de clavado. Empecé cortando un trozo de 2×6 con un inglete de 26,5 grados en un extremo. Sostuve esta pieza verticalmente, con el inglete alineado con el borde interior superior de la viga de barcaza y uno de los bordes a tope contra el travesaño, y marqué el borde inferior. Después de cortar el bloque a la medida, lo atornillé al interior del cabrio. Usando mi plantilla de viga, yo puse y corté una pieza triangular que encajó bajo la viga y se apoyó contra el lado del libro mayor. Esta pieza se atornilló al bloque de 2×6 y construyó la superficie del retorno en el plano con el cabrio.

Antes de colocar el revestimiento del techo, el marco abierto proporciona un fácil acceso para fijar el bloqueo de retorno y los clavadores para el sofito de la viga.
Antes de colocar el revestimiento del techo, el marco abierto proporciona un fácil acceso para fijar el bloqueo de retorno y los clavadores para el sofito.

Las últimas piezas en colocarse fueron los bloques de clavado por encima de la cornisa para la parte posterior del retorno, y en el borde inferior del sofito para fijar el rastrillo (20). Sin el revestimiento en el techo, había mucho acceso para una instalación fácil desde arriba y detrás del retorno.

Fotos de John Carroll