El servicio seguro es nuestra primera prioridad. Obtén más información.

Comida

La tecnología que hay detrás del jugoso sabor de nuestro pollo a la parrilla

Aquí tienes una pregunta: ¿Qué ocurre cuando se suman siete años de desarrollo, más de 1.200 recetas, una nueva e innovadora parrilla y una inversión de 50 millones de dólares?

La respuesta: Una de las opciones más sabrosas y nutritivas disponibles en la comida rápida: el pollo a la parrilla de Chick-fil-A.

Chick-fil-A puede ser conocido por su original sándwich de pollo empanado a mano, pero sus artículos del menú de pollo a la parrilla también son los favoritos de los clientes. Entonces, ¿por qué el pollo a la parrilla de Chick-fil-A sabe tan bien?

El secreto: una mezcla de ciencia – y arte.

«Cuando se relanzó en 2014, no podíamos trabajar solo en la tecnología de la parrilla o solo en la receta del pollo. Se iba a necesitar una combinación de ambas cosas para ofrecer la mejor comida a nuestros clientes», afirma David Farmer, vicepresidente de estrategia y desarrollo de menús de Chick-fil-A.

EL PAR PERFECTO

El resultado fue un maridaje poco convencional que fusionaba sabor y tecnología. Chick-fil-A quería servir una pechuga de pollo a la parrilla que supiera como si hubiera salido de una parrilla de patio, pero la tecnología simplemente no existía en ese momento.

Así que el equipo de ingenieros de Chick-fil-A lo inventó.

La parrilla de alta tecnología patentada cocina el pollo rápidamente y lo mantiene húmedo encerrando el sabor. ¿Cómo? Con un sistema hidráulico para levantar la tapa y bajarla – pero suavemente para no ejercer demasiada presión sobre el pollo y liberar los jugos.

Su superficie de cocción patentada tiene el mayor impacto para los clientes. A diferencia de tu parrilla en casa, cocina ambos lados del pollo al mismo tiempo, por lo que se hace rápido y no tienes que esperar. Y al igual que la parrilla de tu casa, deja marcas reales de la parrilla en el pollo, añadiendo sabor y experiencia.

«Esa es la verdadera magia de nuestro pollo a la parrilla», dice Farmer.

Antes de que el pollo se ase, se sazona y se marina. Y encontrar la receta perfecta no fue fácil. De hecho, el equipo culinario de Chick-fil-A tardó varios años en probar más de 1.200 combinaciones de condimentos.

«Nuestro anterior pollo a la parrilla era bueno, pero no excelente. Necesitábamos crear algo mejor», dice Farmer.

La mezcla tenía que satisfacer muchos requisitos: Complementar el ahumado que proporcionaba la parrilla, mantener el sabor después de ser cocinado y poder ser replicado cada día en todas las cocinas de Chick-fil-A del país.

Finalmente, el equipo del menú de Chick-fil-A eligió un condimento con ingredientes sencillos: una mezcla de sal marina, limón, ajo y hierbas aromáticas.

Una vez que el pollo a la parrilla está cocinado, se coloca en un pan multigrano tostado con lechuga de hoja verde y tomate para el sándwich de pollo a la parrilla.

Desde la renovación de la receta de 2014, el pollo a la parrilla ha sido un elemento básico del menú de Chick-fil-A, popular para el almuerzo y la cena como nuggets, en ensaladas y sándwiches – e incluso para el desayuno.

POLLO PARA EL DESAYUNO

Puede parecer una locura, pero, «Los clientes nos dijeron que el almuerzo y la cena no eran los únicos momentos en los que querían opciones saludables», dice Amanda Norris, directora ejecutiva de estrategia de menú y empaquetado de Chick-fil-A.

En julio de 2016, Chick-fil-A comenzó a servir el Egg White Grill, un sándwich de desayuno hecho con pollo a la parrilla, claras de huevo y queso en un panecillo inglés multigrano tostado.