Ejecución de Luis XVI

Introducción

Este relato de la ejecución del rey francés Luis XVI procede del ‘London Packet or New Lloyd’s Evening Post’, del miércoles 23 de enero de 1793.

La Revolución Francesa de 1789 supuso el derrocamiento del rey Luis XVI y la instauración de una República basada en los ideales de «liberté, égalité, fraternité» (libertad, igualdad y fraternidad). Este acontecimiento pionero conmocionó a las naciones de todo el mundo.

En 1791 se completó una nueva constitución. Aunque la monarquía seguía en pie, una asamblea elegida tenía la mayor parte del poder. Luis parecía apoyar la nueva constitución, pero en su interior esperaba que la revolución fracasara, y esto pronto quedó claro también para el público. En junio de 1791 intentó escapar de Francia, pero fue capturado. Perdida la credibilidad que le quedaba como líder, Luis esperaba ahora una invasión extranjera que aplastara la revolución y le devolviera el poder, pero ésta no llegó. En noviembre de 1792, se descubrió en el Palacio de las Tullerías un armario secreto que contenía pruebas de las creencias contrarrevolucionarias de Luis y su correspondencia con las potencias extranjeras. Fue procesado por traición y ejecutado en la guillotina el 21 de enero de 1793. Su esposa, María Antonieta, fue ejecutada de la misma manera nueve meses después.