¿Cuándo entran en celo las perras?

Una perra alcanza la madurez sexual alrededor de los seis meses de edad. La fase del ciclo en la que es receptiva al apareamiento se llama celo. Durante esta etapa, hay un aumento en los niveles de estrógeno, luego una fuerte disminución y entonces sus ovarios liberan óvulos. Aunque la edad media del primer celo de una perra es de seis meses, puede variar mucho. Algunas perras pueden entrar en celo a los cuatro meses, mientras que las razas más grandes pueden tener hasta dos años antes de su primer celo. Los criadores responsables nunca crían a una perra en su primer o incluso segundo celo. Se considera que la mejor práctica es esperar hasta su tercer celo, entre los 18 y 24 meses. Su veterinario realizará las pruebas genéticas necesarias y también podrá decirle cuándo está lista su perra.

¿Cómo puede saber si su perra está en celo?

Hay distintos signos de celo, tanto físicos como de comportamiento. Puede que orine más de lo habitual. También habrá una descarga teñida de sangre y la vulva hinchada. Puede parecer nerviosa o distraída. Estará receptiva a los perros machos y puede iniciar el contacto sexual, incluso levantando el trasero hacia los perros machos y desviando la cola hacia un lado, lo que se denomina ‘flagging’. Durante las etapas intermedias del ciclo, una perra cortejará activamente a los machos y esto puede continuar hasta que el ciclo termine.

¿Cada cuánto tiempo mi perra entrará en celo?

Las perras entran en celo en promedio cada seis meses. Pero esto puede variar, especialmente al principio, por lo que es una buena idea llevar un registro. Algunas perras pueden tardar entre 18 y 24 meses en desarrollar ciclos regulares. Las perras pequeñas tienden a entrar en celo con más frecuencia, hasta tres o cuatro veces al año. Las razas muy grandes, como el Gran Danés y el San Bernardo, entre otras, pueden entrar en celo sólo cada doce meses.

El ciclo de celo suele durar una media de tres semanas, aunque puede variar entre 2 y 4 semanas. Comienza con la hinchazón de la vulva y el flujo vaginal y termina cuando todo el sangrado ha cesado. Una hembra puede permitir que un macho la monte en cualquier momento del ciclo, aunque la mayoría no sólo acepta la monta más tarde en el ciclo, sino que la busca activamente.

Su perra continuará entrando en celo durante toda su vida, aunque la duración del tiempo entre celo aumentará a medida que envejezca. Con la experiencia, los propietarios de mascotas se vuelven más adeptos a reconocer el inicio y a cuidar bien de sus perros durante este ciclo de vida natural.