Ciclo de vida básico de las plantas y el ciclo de vida de una planta con flores

Aunque muchas plantas pueden crecer a partir de bulbos, esquejes o divisiones, la mayoría de ellas se cultivan a partir de semillas. Una de las mejores maneras de ayudar a los niños a aprender sobre el cultivo de plantas es presentándoles el ciclo de vida básico de las mismas. Las plantas de frijol son una buena manera de hacerlo. Permitiendo que los niños examinen y cultiven su propia planta de judías, pueden desarrollar una comprensión del ciclo de vida de las semillas de la planta.

Ciclo de vida general de una planta

Aprender sobre el ciclo de vida de una planta con flor puede ser fascinante, especialmente para los niños. Empieza explicando qué es una semilla.

Todas las semillas contienen plantas nuevas, llamadas embriones. La mayoría de las semillas tienen una cubierta exterior, o capa de la semilla, que protege y nutre al embrión. Muéstrales ejemplos de los distintos tipos de semillas, que tienen muchas formas y tamaños.

Utiliza folletos, que se pueden rellenar y colorear, para ayudar a los niños con la anatomía de las semillas y las plantas. Continúe explicando que las semillas permanecen latentes, o dormidas, hasta que se cumplen ciertas condiciones de crecimiento. Si se mantienen frescas y secas, esto puede tardar a veces años.

Ciclo de vida de las semillas: Germinación

Dependiendo del tipo de semilla, puede o no necesitar tierra o luz para germinar. Sin embargo, la mayoría de las plantas necesitan agua para que se produzca este proceso. A medida que el agua es absorbida por la semilla, ésta comienza a expandirse o hincharse, llegando a agrietar o dividir la cubierta de la semilla.

Una vez que se produce la germinación, la nueva planta comenzará a emerger gradualmente. La raíz, que ancla la planta al suelo, crece hacia abajo. Esto también permite a la planta captar el agua y los nutrientes necesarios para su crecimiento.

El brote crece entonces hacia arriba al alcanzar la luz. Una vez que el brote llega a la superficie, se convierte en un brote. El brote acabará adquiriendo un color verde (clorofila) al desarrollar sus primeras hojas, momento en el que la planta se convierte en una plántula.

Ciclo vital básico de las plantas: Plántulas, Flores, & Polinización

Una vez que la plántula desarrolla estas primeras hojas, es capaz de fabricar su propio alimento mediante la fotosíntesis. La luz es importante para que se produzca este proceso, ya que de ella obtiene la planta su energía. A medida que crece y se fortalece, la plántula se convierte en una planta adulta joven, con muchas hojas.

Con el tiempo, la planta joven comenzará a producir brotes en las puntas de crecimiento. Estos acabarán abriéndose en forma de flores, lo cual es un buen momento para presentar a los niños los diferentes tipos.

A cambio de alimento, los insectos y los pájaros suelen polinizar las flores. La polinización debe ocurrir para que se produzca la fertilización, que crea nuevas semillas. Aprovecha esta oportunidad para explorar el proceso de polinización, incluyendo los distintos métodos que tienen las plantas para atraer a los polinizadores.

Realizando el ciclo de vida de una planta con flores

Después de que se haya producido la polinización, las flores se transforman en cuerpos fructíferos, que protegen las numerosas semillas que hay en su interior. A medida que las semillas maduran, las flores acaban desapareciendo o cayendo.

Una vez que las semillas se han secado, están listas para ser plantadas (o almacenadas), repitiendo de nuevo el ciclo vital de una planta con flor. Durante el ciclo de vida de las semillas, es posible que quieras hablar también de las distintas formas en que se dispersan, o se propagan, las semillas. Por ejemplo, muchas semillas se transmiten a través de los animales tras ingerirlas. Otras se propagan a través del agua o del aire.

Ciclo de vida de las plantas