Chloë Sevigny

1974-1993: Vida tempranaEditar

Chloë Stevens Sevigny nació en Springfield, Massachusetts, el 18 de noviembre de 1974, siendo la segunda hija de Janine (de soltera Malinowski) y Harold David Sevigny (1940-1996). Tiene un hermano mayor, Paul. Según Sevigny, añadió la diéresis a su nombre más tarde, y no figuraba en su partida de nacimiento. Su madre es polaca-estadounidense y su padre es de origen franco-canadiense. Sevigny y su hermano se criaron en un estricto hogar católico en la acomodada Darien (Connecticut), donde su padre trabajó primero como contable y luego como profesor de arte. A pesar de la riqueza de Darien, los Sevigny tenían un hogar «frugal», y eran considerados «los bohemios pobres en un barrio extremadamente próspero». Sevigny ha declarado que su padre «trabajó muy duro para criarnos en esa ciudad Quería que creciéramos en un entorno realmente seguro»

De niña, a Sevigny le diagnosticaron escoliosis, pero nunca recibió ningún tratamiento quirúrgico para ello. A menudo pasaba los veranos asistiendo a campamentos de teatro, con papeles protagonistas en obras dirigidas por la YMCA. Asistió al instituto de Darien, donde fue miembro del Programa de Aprendizaje Alternativo. Mientras estudiaba, cuidaba del actor Topher Grace y de su hermana pequeña. En su adolescencia, trabajó barriendo las pistas de tenis de un club de campo al que su familia no podía permitirse el lujo de afiliarse.

Sevigny se describió a sí misma como una «solitaria» y una «adolescente deprimida» cuyas únicas actividades extracurriculares eran montar ocasionalmente en monopatín con su hermano mayor y coser su propia ropa. En el instituto se volvió rebelde y empezó a experimentar con las drogas, especialmente con los alucinógenos. Ha dicho que su padre estaba al tanto de su experimentación, e incluso le dijo que estaba bien, pero que tenía que «dejarlo si tenía malos viajes». A pesar de la indulgencia de su padre, su madre la obligó a asistir a reuniones de Alcohólicos Anónimos. Más tarde, Sevigny declaró sobre su consumo de drogas en la adolescencia que «tenía una gran vida familiar; nunca querría que pareciera que se reflejaba en ellos. Creo que me aburría mucho… A menudo siento que es porque experimenté cuando era más joven por lo que no tengo interés como adulta. Conozco a muchos adultos que no lo hicieron, y es mucho más peligroso cuando empiezas a experimentar con las drogas de adulto». El padre de Sevigny murió de cáncer en 1996, cuando ella tenía veintidós años.

1992-1994: ModelingEdit

Cuando era adolescente, Sevigny ocasionalmente dejaba la escuela en Darien y tomaba el tren a Manhattan. En 1992, a los 17 años, fue vista en una calle del East Village por Andrea Linett, editora de moda de la revista Sassy, que quedó tan impresionada por su estilo que le pidió que modelara para la revista; más tarde fue nombrada becaria. Al relatar el suceso, Sevigny recordó que a Linett «simplemente le gustó el sombrero que llevaba». Más tarde modeló en la revista, así como para X-Girl, la marca de moda subsidiaria de los Beastie Boys «X-Large», diseñada por Kim Gordon de Sonic Youth, a la que siguió una aparición en el vídeo musical de «Sugar Kane» de Sonic Youth.

En 1993, a los 19 años, Sevigny se trasladó de su ciudad natal de Connecticut a un apartamento en Brooklyn, y trabajó como costurera. Durante esa época, el escritor Jay McInerney la vio por la ciudad de Nueva York y escribió un artículo de siete páginas sobre ella para The New Yorker en el que la apodó la nueva «it girl» y se refirió a ella como una de las «chicas más guays del mundo». Posteriormente, apareció en la portada del álbum Flippin’ Out, de Gigolo Aunts, de 1994, y en el EP Full-On Bloom, así como en un vídeo musical de los Lemonheads, lo que aumentó aún más su reputación en la escena underground neoyorquina de principios de los 90.

1995-1998: Primeros papeles en el cine y el teatroEditar

Sevigny conoció al guionista y aspirante a director Harmony Korine en Washington Square Park durante su último año de instituto en 1993. Los dos se hicieron muy amigos, lo que le valió ser elegida para participar en la película independiente de bajo presupuesto Kids (1995), escrita por Korine y dirigida por Larry Clark. Sevigny interpretaba a una adolescente neoyorquina que descubre que es seropositiva. Según Sevigny, en un principio fue elegida para un papel mucho más pequeño, pero acabó sustituyendo a la actriz canadiense Mia Kirshner. Sólo dos días antes de que comenzara la producción, el papel principal recayó en Sevigny, que entonces tenía 19 años y no tenía experiencia profesional como actriz. Kids fue muy controvertida; la película recibió la calificación NC-17 de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos por su representación gráfica de la sexualidad y el consumo de drogas entre los adolescentes. A pesar de ello, la película fue tomada en cuenta por la crítica; Janet Maslin de The New York Times la consideró una «llamada de atención al mundo moderno» sobre la naturaleza de la juventud estadounidense en los entornos urbanos contemporáneos. La actuación de Sevigny fue alabada, y los críticos señalaron que aportaba ternura a la naturaleza caótica e inmoral de la película: «Sevigny aportó el centro cálido y reflexivo en esta película asilvestrada». Recibió una nominación al Premio Independent Spirit a la mejor actriz de reparto.

Sevigny siguió a Kids con la película independiente del actor y director Steve Buscemi Trees Lounge (1996), protagonizando un papel relativamente pequeño como objeto de afecto de Buscemi. Durante este tiempo, la directora Mary Harron (después de haber visto Kids) ofreció a Sevigny un papel menor en su película I Shot Andy Warhol (1996). Harron localizó a Sevigny en la tienda de ropa del SoHo Liquid Sky, donde ella trabajaba en ese momento. Sevigny hizo su primera audición, pero finalmente decidió rechazar el papel; más tarde trabajaría con Harron en American Psycho (2000). En lugar de aceptar el papel en I Shot Andy Warhol, Sevigny protagonizó y trabajó como diseñadora de moda en Gummo (1997), dirigida y escrita por Harmony Korine, que mantuvo una relación sentimental con Sevigny durante y después del rodaje. Gummo fue tan controvertida como el debut de Sevigny; ambientada en Xenia (Ohio), la película presenta una serie de personajes nihilistas en un pueblo pequeño de Estados Unidos sumido en la pobreza, y presenta temas como el abuso sexual y de drogas, así como la juventud alienada antisocial en el Medio Oeste de Estados Unidos. En retrospectiva a la naturaleza confrontativa de la película, Sevigny la citó como uno de sus proyectos favoritos: «A los jóvenes les encanta esa película. La han robado de todos los Blockbuster de Estados Unidos. Se ha convertido en una película de culto». La película estaba dedicada al padre de Sevigny, que murió antes del estreno.

Después de Gummo, Sevigny protagonizó el thriller neo-noir Palmetto (1998), interpretando a una joven secuestrada en Florida junto a Woody Harrelson. Stephen Hunter, de The Washington Post, arremetió contra la película por tener «una mala escritura», considerándola finalmente «algo aburrida y floja». Luego tuvo un papel principal como graduada del Hampshire College en la sardónica pieza de época Los últimos días de la discoteca (1998), junto a Kate Beckinsale. La película fue escrita y dirigida por el director de culto Whit Stillman y detalla el auge y la caída de la escena de los clubes de Manhattan a «principios de los años 80». Stillman dijo de Sevigny: «Chloë es un fenómeno natural. No estás dirigiendo, ella no está actuando: es simplemente real». Janet Maslin, de The New York Times, escribió que Sevigny «es seductoramente recatada» en su interpretación de Alice. La película tuvo una buena acogida en general, pero no fue un éxito de taquilla en Estados Unidos, ya que sólo recaudó 3 millones de dólares; desde entonces se ha convertido en un éxito como película de culto.

Al margen de su trabajo en el cine, Sevigny protagonizó en 1998 una producción en Off-Broadway de Hazelwood Jr. High, que cuenta la historia real del asesinato de Shanda Sharer en 1992; Sevigny interpretó a Laurie Tackett, de 17 años, una de las cuatro chicas responsables de torturar y asesinar a Sharer, de 12 años. Sevigny declaró que estaba tan perturbada emocionalmente después de interpretar el papel que comenzó a asistir a misa de nuevo.

1999-2003: Boys Don’t Cry y breakthroughEdit

Sevigny fue contratada para el drama independiente Boys Don’t Cry (1999) después de que la directora Kimberly Peirce viera su actuación en The Last Days of Disco. El papel de Sevigny en Boys Don’t Cry -una película biográfica sobre el hombre trans Brandon Teena, violado y asesinado en Humboldt, Nebraska, en 1993- fue el responsable de su ascenso a la fama y de su éxito en los medios de comunicación. Sevigny interpretó a Lana Tisdel, una joven que se enamoró de Teena, al principio sin saber que era biológicamente femenino, y que continuó la relación a pesar de conocer su género de nacimiento. Boys Don’t Cry recibió grandes elogios de la crítica y fue un éxito de taquilla moderado. La película fue ampliamente reconocida como una de las mejores interpretaciones del año, y la actuación de Sevigny fue objeto de elogios. Los Angeles Times declaró que «interpreta el papel con una inmediatez inquietante», Roger Ebert del Chicago Sun Times afirmó que «es Sevigny quien nos da la entrada a la historia» y Rolling Stone escribió que ofrece una «actuación que se graba en la memoria». El papel le valió a Sevigny nominaciones como actriz de reparto para el Oscar y el Globo de Oro. Ganó un Independent Spirit Award, un Satellite Award y un Sierra Award por su interpretación.

Tras el éxito de Boys Don’t Cry, Sevigny apareció en 1999 en la película experimental Julien Donkey-Boy, que la reunió con el escritor y director Harmony Korine. En la película, interpretaba a la hermana embarazada de un hombre esquizofrénico. Aunque nunca llegó a estrenarse en cines, la película recibió algunos elogios de la crítica; Roger Ebert le dio su característico pulgar hacia arriba, refiriéndose a ella como «Freaks rodada por el equipo de la Bruja de Blair», y continuó diciendo: «Lo más probable es que a la mayoría de la gente no le guste esta película y se sienta ofendida por ella. Para otros, provocará simpatía en lugar de desprecio». Sevigny también tuvo un pequeño papel en la película de drama Un mapa del mundo (1999), protagonizada por Sigourney Weaver.

En el año 2000, Sevigny interpretó un papel secundario en American Psycho, de Mary Harron, basada en la controvertida novela de Bret Easton Ellis de 1991. Interpretó a la asistente de oficina del protagonista, Patrick Bateman (Christian Bale), un yuppie del Manhattan de los años 80 convertido en asesino en serie. Al igual que la novela en la que se basó, la película fue controvertida por su representación de la violencia gráfica y la sexualidad en una sociedad de clase alta de Manhattan. Sevigny también apareció como lesbiana en la película de televisión ganadora de un premio Emmy «If These Walls Could Talk 2» (2000), la secuela de la película dramática de HBO «If These Walls Could Talk» (1996). Sevigny dijo que era la única película que había hecho en beneficio económico, para ayudar a su madre, con la que vivió en Connecticut entre 1998 y 2000. Hacia el año 2000, Sevigny comenzó una relación con el músico Matt McAuley, de la banda de noise-rock A.R.E. Weapons. Ambos seguirían siendo pareja durante ocho años antes de separarse a principios de 2008.

Tras su aparición en Si estas paredes hablaran 2, Sevigny fue contactada para un papel secundario en la comedia de 2001 Legalmente rubia junto a Reese Witherspoon y le ofrecieron 500.000 dólares; ella rechazó el papel y se lo dieron a Selma Blair. En su lugar, protagonizó el thriller tecnológico francés Demonlover (2002), de Olivier Assayas, junto a Connie Nielsen, para el que tuvo que aprender sus líneas en francés. Sevigny describió el rodaje de la película como «extraño», en el sentido de que Assayas apenas le habló durante la filmación, lo que, según ella, fue difícil por la falta de «input». Después de pasar casi tres meses en Francia para completar Demonlover, Sevigny regresó a Nueva York para rodar la película biográfica Club Kids Party Monster (2003); casualmente, conocía a varias de las personas que aparecen en la película (Michael Alig y James St. James), a los que había conocido durante sus frecuentes viajes a la escena de los clubes de Nueva York cuando era adolescente.

Alrededor de 2002, Sevigny comenzó a colaborar con su amiga Tara Subkoff para la marca de moda y el proyecto de arte conceptual Imitation of Christ, cuya primera colección salió a la venta en 2003. Fue la directora creativa de la línea, de la que se dijo que era «más sobre el arte de la performance y la teoría cultural que sobre la ropa». En el cine, Sevigny tuvo un papel en la parábola Dogville (2003), de Lars von Trier, interpretando a uno de los diversos residentes de un pequeño pueblo de montaña, junto a Nicole Kidman, Lauren Bacall y Paul Bettany. La película recibió reacciones encontradas, y fue criticada por Roger Ebert y Richard Roeper por ser «antiamericana». También se reencontró con la antigua estrella de Boys Don’t Cry, Peter Sarsgaard, para la película biográfica Shattered Glass (2003), también junto a Hayden Christensen, sobre la carrera de Stephen Glass, un periodista cuya reputación queda destruida cuando se descubre su extendido fraude periodístico. Sevigny interpretó a Caitlin Avey, una de las coeditoras de Glass.

2004-2006: La polémica de Brown BunnyEditar

Sevigny en una rueda de prensa de Melinda y Melinda

En 2003, Sevigny asumió el papel femenino principal en la película de arte y ensayo The Brown Bunny (2003) que detalla a un solitario corredor de motos que viaja recordando a su antigua amante. La película adquirió notoriedad por su escena final, en la que Sevigny realiza una felación a la estrella y director Vincent Gallo. La película se estrenó en el Festival de Cannes de 2003 y fue objeto de una gran controversia y crítica por parte del público y la crítica. Además, una valla publicitaria erigida sobre Sunset Boulevard, que mostraba un fotograma censurado de la escena final de la película, suscitó más atención y críticas. Sevigny salió en defensa de la película, respondiendo: «Es una pena que la gente escriba tantas cosas cuando no la ha visto. Cuando se ve la película, tiene más sentido. Es una película de arte. Debería proyectarse en los museos. Es como una película de Andy Warhol». En una entrevista con The Telegraph en 2003, cuando le preguntaron si se arrepentía de la película, respondió «No, siempre me comprometí con el proyecto sólo por la fuerza de Vincent. Tengo fe en su estética… Intento perdonar y olvidar, de lo contrario me convertiría en una vieja amargada».

A pesar de la reacción contra la película, algunos críticos elogiaron la actuación de Sevigny; Manohla Dargis, de The New York Times, dijo: «A las actrices se les ha pedido, e incluso intimidado, que realicen actos similares para los cineastas desde el comienzo de las películas, normalmente a puerta cerrada. La Sra. Sevigny no se esconde detrás del escritorio de nadie. Dice sus líneas con sentimiento y expone su iconoclasia allí donde todo el mundo puede verla; puede que esté loca, pero también es inolvidable». Roger Ebert, aunque crítico con The Brown Bunny, dijo sin embargo que Sevigny aportaba «una verdad y una vulnerabilidad» a la película.

Lo he hecho en la vida cotidiana. Todo el mundo lo ha hecho, o se lo han hecho. Fue duro, lo más duro que he hecho, pero Vincent fue muy sensible a mis necesidades, muy amable. Fue una sola toma. Fue divertido e incómodo, los dos nos reímos bastante. Y ya habíamos intimado en el pasado, así que no fue tan raro. Si no te desafías a ti mismo y te arriesgas, ¿qué sentido tiene ser artista?

– Sevigny habla de la escena de sexo en The Brown Bunny

Sevigny siguió con varios proyectos. Tuvo un importante papel secundario en la tragicomedia a dos bandas Melinda y Melinda (2004), de Woody Allen. El crítico Peter Bradshaw describió la película como «extraña… un experimento a medias poblado por ratas de laboratorio desnutridas». Posteriormente, actuó como invitada en el popular programa de televisión Will & Grace, e interpretó pequeños papeles en Manderlay (2005), de Lars von Trier (una secuela de Dogville (2003)) y en Flores rotas (2005), de Jim Jarmusch. También interpretó a una de las varias amantes del médico neoyorquino Herman Tarnower en el telefilme de la HBO Mrs. Harris (2005) junto a Annette Bening y Ben Kingsley. En 3 Needles (2005), una película antológica sobre el sida en varias partes del mundo, Sevigny tuvo un papel importante como monja católica de visita en África. Su actuación recibió buenas críticas; Dennis Harvey, de Variety, la calificó de «convincente», mientras que Kevin Thomas, de Los Angeles Times, se refirió a ella como «siempre atrevida y astuta». En 2006, Sevigny interpretó el personaje principal de la película indie experimental Lying (2006), con Jena Malone y Leelee Sobieski, en la que interpreta a una mentirosa patológica que reúne a tres conocidas para pasar un fin de semana en su casa de campo del norte de Nueva York; la película se estrenó en el Festival de Cannes de 2006. También tuvo un papel protagonista en el remake de 2006 de la película de terror de Brian De Palma Sisters (1973), interpretando a una periodista que es testigo de un asesinato.

2007-2011: Esfuerzos de moda; Big LoveEdit

Sevigny en el estreno de Barry Munday en Austin, Texas, 2010

En 2006, Sevigny comenzó una serie de cinco temporadas en la televisión HBO Big Love, sobre una familia de polígamos mormones fundamentalistas. Interpretó a Nicolette Grant, la hija confabuladora y adicta a las compras de un líder de la secta y segunda esposa de un marido polígamo, interpretado por Bill Paxton. Sevigny también apareció en su primera producción de gran presupuesto, interpretando a Melanie, la esposa de Robert Graysmith, en Zodiac (2007), de David Fincher, basada en el caso criminal del Asesino del Zodiaco.

En octubre de 2007, la casa de moda francesa Chloé anunció que Sevigny sería una de las modelos portavoces de su nueva fragancia. Sevigny también lanzó una colección de ropa para Opening Ceremony en otoño de 2009. Incluía piezas para hombre, mujer y unisex, y recibió reacciones mixtas de la crítica. Sevigny regresó al cine en 2009, protagonizando el thriller psicológico independiente The Killing Room, y My Son, My Son, What Have Ye Done, de Werner Herzog, una película de terror criminal basada en el asesino Mark Yavorsky, producida por David Lynch.

En enero de 2010, Sevigny ganó un Globo de Oro a la Mejor Actriz de Reparto – Serie, Miniserie o Película para Televisión por su interpretación en la tercera temporada de Big Love. Durante una rueda de prensa posterior al premio, Sevigny se refirió a las mujeres reprimidas que viven en los complejos mormones fundamentalistas: «Estas mujeres se mantienen extremadamente reprimidas. Deberían ser ayudadas. Ni siquiera saben quién es el presidente de los Estados Unidos». En una entrevista posterior con The A.V. Club, se le preguntó a Sevigny si creía que el mensaje de la serie era que la poligamia estaba «mal». En respuesta, Sevigny declaró: «No, en absoluto. Creo que hay más paralelismos con los derechos de los homosexuales y los estilos de vida alternativos dentro de Big Love, más que con ‘La poligamia está mal’. Creo que en realidad aprueban a las personas que deciden vivir este estilo de vida fuera de las sectas fundamentalistas». Durante la misma entrevista, Sevigny declaró su decepción con la cuarta temporada de la serie, calificándola de «horrible» y «muy telenovela» -aunque declaró que le encanta su personaje y la escritura, sintió que la serie «se alejó de sí misma.» Más tarde, Sevigny se arrepintió de haber hecho esas declaraciones, diciendo que estaba muy «agotada» y que «no estaba pensando en lo que decía»; también se disculpó con los productores de la serie. La actriz se disculpó ante los productores de la serie: «Me pareció que estaba mordiendo la mano que me da de comer, porque obviamente me encanta la serie y siempre he sido muy positiva con ella. Y no quería que nadie me malinterpretara o pensara que no era, ya sabes, agradecida».

Mientras protagonizaba la cuarta temporada de Big Love en 2010, Sevigny también tuvo papeles importantes en dos películas de comedia independiente: Barry Munday y Mr. Nice. En Munday, interpretó a la hermana de una mujer hogareña que espera un hijo de un mujeriego recién castrado (junto a Patrick Wilson y Judy Greer). Su papel en Mr. Nice, como la esposa del traficante de marihuana británico Howard Marks, tuvo a Sevigny como protagonista junto a Rhys Ifans; la película estaba basada en la autobiografía de Marks del mismo nombre. Sevigny también tuvo un papel de voz en el documental Beautiful Darling (2010), que narraba la vida de la superestrella de Warhol Candy Darling a través de los diarios y las cartas personales de ésta. La quinta y última temporada de Big Love se estrenó en marzo de 2011.

2012-2015: Proyectos televisivosEditar

Sevigny en 2015 en el estreno de #Horror

En 2012, Sevigny protagonizó la miniserie británica Hit & Miss, interpretando a una asesina a sueldo transgénero. Mike Hale, de The New York Times, escribió sobre su actuación: «Su voz naturalmente profunda es un punto a favor, y su característica mezcla de desparpajo y gravedad tiene sentido aquí, aunque es menos interesante en este papel que en la esposa amargamente voraz que interpretó en Big Love». Ese mismo año, Sevigny actuó como invitada en un episodio de La ley & Orden: Unidad de víctimas especiales, que se emitió el 18 de abril de 2012, y también apareció en la segunda temporada de American Horror Story, que se estrenó en octubre de 2012.

Sevigny apareció en un papel secundario como periodista en Lovelace (2013), una película biográfica sobre la actriz de cine pornográfico Linda Lovelace. Ese año también se estrenó La espera (2013), la segunda colaboración de Sevigny con el director M. Blash, que protagonizó junto a Jena Malone y Luke Grimes. Se trataba de un thriller psicológico sobre dos hermanas que deciden mantener a su madre recién fallecida en su casa tras recibir una llamada telefónica en la que se les comunica que va a resucitar. Sevigny también ha tenido papeles en televisión, apareciendo como personaje satélite en la tercera temporada del programa de comedia de sketches Portlandia, y teniendo un papel de invitada de 5 episodios en la serie de comedia The Mindy Project, en la que interpretó a la ex mujer del interés amoroso de la protagonista, Mindy (interpretada por Chris Messina). Kristi Turnquist de The Oregonian elogió a Sevigny en Portlandia, afirmando que «añade instantáneamente dimensión e interés» a la serie.

En 2014, Sevigny protagonizó el papel de Catherine Jensen en el drama criminal Those Who Kill, que se emitió en la cadena A&E. Tras ser retirada de A&E después de dos episodios debido a los bajos índices de audiencia, se relanzó entonces en la cadena hermana de A&E, Lifetime Movie Network. Posteriormente, la serie fue cancelada tras su primera temporada de 10 episodios. Durante el 29º Festival Internacional de Moda y Fotografía en abril de 2014, Sevigny actuó como jurado de moda, junto a Humberto Leon y Carol Lim.

Creo que como en la vida real soy bastante conservadora, y no soy radical en mi día a día y en mi forma de actuar, creo que uso mi arte para ello.

– Sevigny en 2014

En marzo de 2015, se anunció que Sevigny volvería a American Horror Story para su quinta temporada, Hotel, como miembro principal del reparto. Sevigny interpretó a una doctora cuyo hijo ha sido secuestrado. Ese mismo año, también protagonizó la serie original de Netflix Bloodline, que se centra en la lucha de una familia por un asesinato en Florida. En la primavera de 2015, Sevigny publicó un libro ilustrado con la crónica de su vida, que contiene fotos de ella cuando era estudiante de secundaria, en los sets de rodaje, guiones personales y otros objetos efímeros. También apareció en el debut como directora de Tara Subkoff, #Horror, interpretando a la opulenta madre de una adolescente cuya reunión con amigos es interrumpida por un asesino.

2016-presente: Dirección y otros proyectosEditar

Sevigny en 2017

A principios de 2016, Sevigny apareció en la película de terror canadiense Antibirth junto a Natasha Lyonne, que sigue a una mujer de un pueblo que se queda embarazada por circunstancias desconocidas. Sevigny se reunió con el director de The Last Days of Disco, Whit Stillman, en Love & Friendship, una adaptación de la novela de Jane Austen Lady Susan. Ambas películas se estrenaron en el Festival de Cine de Sundance en enero de 2016. En 2016 y 2017, respectivamente, Sevigny también retomó su papel en Bloodline, convirtiéndose en miembro principal del reparto de la tercera y última temporada.

Sevigny debutó como directora en 2016 con el cortometraje Kitty, que adaptó a partir del cuento de 1980 de Paul Bowles. La película fue seleccionada para clausurar el Festival de Cannes de 2016, y posteriormente fue adquirida por The Criterion Collection, que la puso a disposición del público en streaming en su canal de suscripción para usuarios. A finales de 2016, Sevigny dirigió su segundo cortometraje, Carmen, que se rodó en Portland (Oregón). La película, estrenada como parte de una campaña de Miu Miu, se centra en la comediante Carmen Lynch.

Sevigny interpretó papeles secundarios en múltiples películas en 2017. Coprotagonizó el papel de un jinete de caballos en el drama Lean on Pete, basado en la novela de Willy Vlautin; en el drama de conjunto Golden Exits; la comedia-drama Beatriz at Dinner, sobre una ama de casa latina que es invitada a una cena celebrada por sus adinerados empleadores; el drama The Dinner, relativo a una cena entre dos parejas que relatan la participación de sus hijos en un asesinato; y The Snowman (2017), donde interpretó a las hermanas gemelas, una de las cuales fue asesinada por un asesino en serie.

Sevigny protagonizó el papel de Lizzie Borden en Lizzie (2018), que se estrenó en el Festival de Cine de Sundance 2018, coprotagonizada por Kristen Stewart. Sevigny había expresado por primera vez su interés en desarrollar y protagonizar una miniserie basada en Borden en 2011. Michael O’Sullivan, de The Washington Post, escribió que Sevigny «es algo así como un libro cerrado, entregando una actuación sólida que puede ser leída como de carácter fuerte o de corazón pétreo.» Sevigny también apareció en un papel secundario en Las verdaderas aventuras de Wolfboy, y protagonizó el papel de un oficial de policía de un pueblo que se enfrenta a un apocalipsis zombi en la comedia de terror de Jim Jarmusch Los muertos no mueren (2019). Esta última película se estrenó como película de apertura en el Festival de Cannes de 2019, donde el tercer cortometraje de Sevigny, White Echo, también compitió por la Palma de Oro al mejor cortometraje.

En 2020, Sevigny protagonizará We Are Who We Are una serie limitada dirigida por Luca Guadagnino, cuyo estreno está previsto para septiembre de 2020 en HBO.