CESIO

Isótopos

Sólo se conoce un isótopo natural del cesio, el cesio-133. Los isótopos son dos o más formas de un elemento. Los isótopos se diferencian entre sí según su número de masa. El número escrito a la derecha del nombre del elemento es el número másico. El número másico representa el número de protones más neutrones en el núcleo de un átomo del elemento. El número de protones determina el elemento, pero el número de neutrones en el átomo de cualquier elemento puede variar. Cada variación es un isótopo.

También se conocen varios isótopos radiactivos artificiales del cesio. Un isótopo radiactivo es aquel que se rompe y emite alguna forma de radiación. Los isótopos radiactivos se producen cuando se disparan partículas muy pequeñas a los átomos. Estas partículas se clavan en los átomos y los hacen radiactivos.

Un isótopo radiactivo del cesio es de especial importancia, el cesio-137. Se produce en las reacciones de fisión nuclear. La fisión nuclear es el proceso en el que los átomos grandes se rompen. Durante la fisión se producen grandes cantidades de energía y átomos más pequeños. Los átomos más pequeños se denominan productos de fisión. El cesio-137 es un producto de fisión muy común.

La fisión nuclear se utiliza en las centrales nucleares. El calor producido por la fisión nuclear puede convertirse en electricidad. Mientras se lleva a cabo este proceso, se produce cesio-137 como subproducto. Ese cesio-137 puede recogerse y utilizarse para una serie de aplicaciones.

Como ejemplo, el cesio-137 puede utilizarse para controlar el flujo de petróleo en un oleoducto. En muchos casos, más de una compañía petrolera puede utilizar el mismo oleoducto. ¿Cómo puede una estación receptora saber de quién es el petróleo que pasa por el oleoducto? Una forma de resolver este problema es añadir un poco de cesio-137 cuando se envía un nuevo lote de petróleo. El cesio-137 emite radiación. Esa radiación puede detectarse fácilmente colocando un detector en el extremo del oleoducto. Cuando el detector muestra la presencia de radiación, un nuevo lote de petróleo ha llegado.

Este isótopo del cesio también puede utilizarse para tratar algunos tipos de cáncer. Un procedimiento consiste en llenar una aguja de acero hueca con cesio-137. A continuación, la aguja puede implantarse en el cuerpo de una persona. El cesio 137 emite radiación dentro del cuerpo. Esa radiación mata las células cancerosas y puede ayudar a curar la enfermedad.

Cuando se implanta en el cuerpo de una persona una aguja de acero hueca llena de cesio-137, la radiación del isótopo puede matar las células cancerosas.

El cesio-137 también se utiliza a menudo en la investigación científica. Por ejemplo, el cesio tiende a adherirse a las partículas de arena y grava. Este hecho puede utilizarse para medir la velocidad de la erosión en una zona. El cesio 137 se inyecta en el suelo en un momento dado. Algún tiempo después, se utiliza un detector para ver hasta dónde se ha desplazado el isótopo. La distancia recorrida indica al científico la rapidez con la que se arrastra el suelo. En otras palabras, indica la rapidez con la que se está produciendo la erosión.

El Cesio-137 también ha sido aprobado para la irradiación de ciertos alimentos. La radiación emitida por el isótopo mata las bacterias y otros organismos que causan enfermedades. Los alimentos irradiados con este método duran más tiempo antes de empezar a estropearse. El trigo, la harina y las patatas son algunos de los alimentos que pueden conservarse mediante la irradiación con cesio 137.