Canidae 37441

Los cinco sentidos -el olor, el gusto, la vista, el tacto y el oído- son herramientas importantes para la supervivencia de humanos y animales por igual. Sabemos que los sentidos de nuestras mascotas son superiores a los nuestros en muchos aspectos, pero ¿cómo se comparan los sentidos de perros y gatos, son iguales? Echemos un vistazo:

El olfato

Nuestros amigos caninos tienen un sentido del olfato asombroso, y utilizamos su capacidad olfativa de muchas maneras. Sin embargo, los gatos tienen un sentido del olfato aún mejor y pueden identificar las diferencias entre una mayor variedad de olores. Los mamíferos tienen tres tipos de proteínas receptoras del olor en la nariz. Se cree que una de estas proteínas, la V1R, es la responsable de que los mamíferos puedan distinguir un olor de otro. Tenemos dos formas de esta proteína; los perros tienen nueve y los gatos la friolera de 30.

La mayoría de las razas de perros tienen alrededor de 150 millones de receptores de olor en su nariz; algunas razas, como el Beagle, el Basset Hound, el Belga Malinois y el Pastor Alemán, tienen alrededor de 225 millones. El sabueso se lleva el primer premio con unos 300 millones.

El felino medio tiene unos 200 millones de receptores olfativos. Para los gatos, su nariz compensa la falta de papilas gustativas. Huelen su comida CANIDAE favorita en lugar de probarla. Debido a que los gatos pueden distinguir tan bien los olores, pueden ser sensibles a algunas fragancias que se utilizan en el hogar.

Sabor

Las papilas gustativas tienen un papel importante en la supervivencia, ya que ayudan a los mamíferos a detectar la diferencia entre los alimentos seguros y los no seguros. Nosotros tenemos unas 10.000 papilas gustativas, los perros unas 1.700 y nuestros amigos felinos unas 470. En lo que respecta al gusto, los humanos y los perros pueden detectar cinco: dulce, ácido, amargo, salado y salado/carne. La capacidad de saborear lo amargo y lo ácido permite a los animales que comen carne saber si una fuente de alimento está rancia o es segura de consumir. Los perros se consideran omnívoros, y los científicos creen que el sistema digestivo de los humanos y los caninos evolucionó conjuntamente para procesar los carbohidratos.

Como los gatos son carnívoros obligados, deben comer carne para sobrevivir y pueden saborear las moléculas productoras de energía que se encuentran en la carne. Los felinos también pueden degustar lo ácido, lo amargo, lo salado y lo salado/carne, pero perdieron su capacidad de degustar lo dulce hace mucho tiempo durante la evolución porque el dulce no era un sabor necesario para sobrevivir. Tanto los perros como los gatos tienen papilas gustativas especializadas en la punta de la lengua que detectan el agua.

Vista

Los perros y los gatos son animales crepusculares y no nocturnos. Su vista está diseñada para captar el más mínimo movimiento en la escasa luz de las horas crepusculares del atardecer y el amanecer. También pueden ver la luz ultravioleta, que es invisible para nosotros.

Los perros pueden ver los colores azul y rojo, pero se confunden con la diferencia entre el verde y el rojo. Pueden ver una señal de mano dada a una milla de distancia, pero les resulta más difícil enfocar los objetos que tienen justo debajo de la nariz. Cuando miran de frente, los caninos tienen un campo visual de 240 grados, mientras que el de un gato es de 200 grados. La visión binocular (cuando el campo de visión de cada ojo se superpone) es importante para la percepción de la profundidad. En comparación con los gatos, que tienen unos 140 grados de visión binocular, la mayoría de los perros sólo tienen entre 30 y 60 grados. Ambas especies pueden ver el movimiento desde las esquinas de sus ojos, pero los perros son mejores que los gatos a la hora de captar movimientos sutiles en su visión periférica.

Los gatos tienen mejor visión nocturna que los perros y pueden ver cosas con detalle hasta 200 pies de distancia. Los felinos son un poco mejores que los perros a la hora de enfocar objetos de cerca, pero no por mucho. Los gatos pueden distinguir el azul, el amarillo y algunas tonalidades de verde, así como el azul y el violeta, pero se interesan más por el patrón y el brillo de las cosas. Los tonos de rosa y rojo son más difíciles de diferenciar para ellos.

Tacto

El sentido del tacto en perros y gatos es comparable. Ambos tienen bigotes súper sensibles que les ayudan a detectar el más mínimo cambio en las corrientes de aire y la presión para navegar en su entorno, así como para detectar presas, depredadores y obstáculos en la oscuridad. Las sensibles almohadillas de las patas les sirven para comunicarse, percibir el entorno, funcionar como amortiguadores y ayudar a regular la temperatura corporal.

Oído

Los perros y los gatos utilizan sus oídos para expresar emociones, y ambos tienen un oído extraordinario. Incluso a altas horas de la noche el mundo es un lugar ruidoso para nuestras mascotas. Los perros tienen 18 músculos en las orejas que les permiten mover cada una de ellas de forma independiente para detectar mejor la procedencia de un sonido. Pueden oír frecuencias de hasta unos 45.000 hertzios.

Los gatos tienen un rango de movimiento aún mayor, con 32 músculos que les permiten girar sus orejas 180 grados, y pueden oír frecuencias más altas que los perros: hasta 100.000 hertzios.

En resumen: ¡tanto los perros como los gatos tienen unos sentidos increíbles!