Acorazado alemán Tirpitz

Tirpitz deslizándose por la grada en su botadura

El Tirpitz fue encargado como Ersatz Schleswig-Holstein como reemplazo del viejo preacorazado Schleswig-Holstein, bajo el nombre de contrato «G». El astillero Kriegsmarinewerft de Wilhelmshaven fue el adjudicatario del contrato, donde se colocó la quilla el 20 de octubre de 1936. El casco fue botado el 1 de abril de 1939; durante las elaboradas ceremonias, el barco fue bautizado por Ilse von Hassell, la hija del almirante Alfred von Tirpitz, el homónimo del buque. Adolf von Trotha, antiguo almirante de la Armada Imperial Alemana, habló en la botadura del buque, a la que también asistió Adolf Hitler. Los trabajos de acondicionamiento finalizaron en febrero de 1941. Los bombarderos británicos atacaron repetidamente el puerto en el que se estaba construyendo el barco; ninguna bomba alcanzó al Tirpitz, pero los ataques ralentizaron los trabajos de construcción. El Tirpitz se incorporó a la flota el 25 de febrero para realizar las pruebas de mar, que se llevaron a cabo en el Báltico.

Después de las pruebas de mar, el Tirpitz fue destinado a Kiel y realizó un entrenamiento intensivo en el Báltico. Mientras el barco estaba en Kiel, Alemania invadió la Unión Soviética. Se creó una Flota del Báltico temporal para evitar la irrupción de la flota soviética con base en Leningrado. El Tirpitz fue nombrado brevemente buque insignia de la escuadra, que estaba formada por el crucero pesado Admiral Scheer, los cruceros ligeros Köln, Nürnberg, Leipzig y Emden, varios destructores y dos flotillas de dragaminas. La Flota del Báltico, bajo el mando del vicealmirante Otto Ciliax, patrulló frente a las islas Aaland del 23 al 26 de septiembre de 1941, tras lo cual la unidad se disolvió y el Tirpitz reanudó su entrenamiento. Durante el periodo de entrenamiento, el Tirpitz probó sus cañones primarios y secundarios en el antiguo acorazado Hessen, que había sido convertido en un barco de tiro controlado por radio. La Real Fuerza Aérea Británica (RAF) continuó lanzando infructuosos bombardeos sobre el Tirpitz mientras estaba estacionado en Kiel.

Despliegue en NoruegaEditar

Tirpitz camuflado en el Fættenfjord

El Gran Almirante Erich Raeder, el comandante de la Kriegsmarine, propuso el 13 de noviembre que el Tirpitz fuera desplegado en Noruega. El barco podría atacar a los convoyes con destino a la Unión Soviética y actuar como una flota para inmovilizar los activos navales británicos y disuadir una invasión aliada de Noruega. Hitler, que había prohibido una salida al Atlántico tras la pérdida del Bismarck, aceptó la propuesta. El barco fue llevado al muelle para ser modificado para el despliegue. Se reforzó la batería antiaérea del buque y los cañones de 10,5 cm situados en la superestructura junto a la catapulta se desplazaron hacia el exterior para aumentar su campo de tiro. También se instalaron los dos montajes cuádruples de tubos lanzatorpedos de 53,3 cm durante esta remodelación. El comandante del barco, Kapitän zur See (KzS-Capitán de Mar) Karl Topp, declaró el barco listo para las operaciones de combate el 10 de enero de 1942. Al día siguiente, el Tirpitz partió hacia Wilhelmshaven, un movimiento diseñado para ocultar su destino real.

El barco dejó Wilhelmshaven a las 23:00 del 14 de enero y se dirigió a Trondheim. La inteligencia militar británica, capaz de desencriptar los mensajes Enigma enviados por la marina alemana, detectó la salida del buque, pero el mal tiempo en Gran Bretaña impidió la actuación de la RAF. El almirante John Tovey, comandante en jefe de la Flota Interior británica, no tuvo conocimiento de las actividades del Tirpitz hasta el 17 de enero, mucho después de que el buque hubiera llegado a Noruega. El 16 de enero, un reconocimiento aéreo británico localizó el barco en Trondheim. El Tirpitz se trasladó entonces al Fættenfjord, justo al norte de Trondheim. El movimiento fue bautizado como Operación Polarnacht (Noche Polar); el acorazado fue escoltado por los destructores Z4 Richard Beitzen, Z5 Paul Jakobi, Z8 Bruno Heinemann y Z29 durante el viaje. El movimiento de resistencia noruego transmitió la ubicación a Londres. Estaba amarrado junto a un acantilado, lo que protegía al barco de los ataques aéreos desde el suroeste. La tripulación del barco cortó árboles y los colocó a bordo del Tirpitz para camuflarlo. La tripulación también ocultaba con frecuencia todo el barco de los reconocimientos y ataques aéreos dentro de una nube de niebla artificial, creada con agua y ácido clorosulfúrico. Se instalaron baterías antiaéreas adicionales alrededor del fiordo, así como redes antitorpedo y pesadas barreras en la entrada del fondeadero. El Tirpitz era conocido como la «Reina solitaria del Norte» por su escaso despliegue, y la vida de su tripulación era muy monótona. La frecuente escasez de combustible redujo el entrenamiento y mantuvo al acorazado y a sus escoltas amarrados detrás de su red de protección. La tripulación se ocupaba principalmente del mantenimiento del buque y de la dotación continua de las defensas antiaéreas. Se organizaron actividades deportivas para mantener a la tripulación ocupada y en buena forma física.

Operaciones contra los convoyes aliados

Varios factores dificultaron la libertad de operaciones del Tirpitz en Noruega. Los más acuciantes fueron la escasez de combustible y la retirada de las fuerzas de destructores alemanes para apoyar la Operación Cerberus, el desplazamiento de los acorazados Scharnhorst y Gneisenau y el crucero pesado Prinz Eugen a través del Canal de la Mancha. Esto hizo que se abandonara el ataque previsto contra el convoy PQ 8 a finales de enero. Un ataque aéreo británico planeado a finales de enero por bombarderos pesados cuatrimotores fue interrumpido por el mal tiempo sobre el objetivo, que impidió a los aviones encontrar el barco. A principios de febrero, el Tirpitz participó en los engaños que distrajeron a los británicos en el periodo previo a la Operación Cerberus. Esto incluyó la salida del fiordo y la aparición de los preparativos para una salida al Mar del Norte. A finales de ese mes, el barco fue reforzado por los cruceros pesados Admiral Scheer y Prinz Eugen y varios destructores. El Prinz Eugen había sido torpedeado por un submarino británico a la entrada del Fættenfjord, y estaba temporalmente fuera de combate.

Tirpitz en marcha, probablemente en 1941

En marzo de 1942 Tirpitz y Admiral Scheer, junto con los destructores Z14 Friedrich Ihn, Z5 Paul Jakobi, Z7 Hermann Schoemann y Z25 y un par de torpederos, debían atacar al convoy QP 8 que volvía a casa y al convoy PQ 12 que salía como parte de la Unternehmen Sportpalast (Operación Palacio del Deporte). El Admiral Scheer, con una velocidad de diseño de 26 nudos (48 km/h; 30 mph), era demasiado lento para operar con el Tirpitz y fue dejado en puerto, al igual que el destructor Paul Jakobi. Los dos torpederos también fueron liberados de la operación. El 5 de marzo, los aviones de reconocimiento de la Luftwaffe avistaron al PQ 12 cerca de la isla de Jan Mayen; el reconocimiento no observó al acorazado HMS Duke of York ni al crucero de batalla HMS Renown, que escoltaban al convoy, junto con cuatro destructores. Sin que los alemanes lo supieran, el Almirante Tovey estaba dando apoyo a distancia a los convoyes con el acorazado HMS King George V, el portaaviones HMS Victorious, el crucero pesado HMS Berwick y seis destructores. Las interceptaciones Enigma volvieron a advertir a los británicos del ataque del Tirpitz, lo que les permitió desviar los convoyes. El Almirante Tovey intentó perseguir al Tirpitz el 9 de marzo, pero el Almirante Otto Ciliax, comandante de la escuadra alemana, había decidido regresar a puerto la noche anterior. Se lanzó un ataque aéreo a primera hora del día 9; doce bombarderos torpederos Fairey Albacore atacaron el barco en tres grupos, y el Tirpitz esquivó con éxito los torpedos. Sólo tres hombres resultaron heridos en el ataque. Los artilleros antiaéreos del Tirpitz derribaron dos de los aviones británicos. Una vez concluido el ataque, el Tirpitz se dirigió a Vestfjord, y desde allí a Trondheim, llegando en la noche del 13 de marzo. El 30 de marzo, treinta y tres bombarderos Halifax atacaron el buque; no consiguieron ningún impacto y cinco aviones fueron derribados. La RAF lanzó un par de ataques infructuosos a finales de abril. En la noche del 27 al 28 de abril, treinta y un Halifax y doce Lancasters atacaron; cinco de los bombarderos fueron derribados. Otra incursión, compuesta por veintitrés Halifax y once Lancasters, tuvo lugar la noche siguiente. Dos de los bombarderos fueron derribados por las defensas antiaéreas alemanas.

Las acciones del Tirpitz y sus destructores de escolta en marzo consumieron 8.230 toneladas (8.100 toneladas largas) de fuel, lo que redujo en gran medida el suministro de combustible disponible. Los alemanes tardaron tres meses en reponer el combustible gastado en el intento de interceptar los dos convoyes aliados. El convoy PQ 17, que partió de Islandia el 27 de junio con destino a la Unión Soviética, fue el siguiente objetivo de Tirpitz y del resto de la flota alemana estacionada en Noruega, durante la Unternehmen Rösselsprung (Operación Movimiento del Caballero). Escoltaban el convoy los acorazados Duke of York y USS Washington y el portaaviones Victorious. El Tirpitz, el Almirante Hipper y seis destructores partieron de Trondheim, mientras que un segundo grupo de trabajo formado por el Lützow, el Almirante Scheer y seis destructores operó desde Narvik y Bogenfjord. El Lützow y tres de los destructores chocaron con rocas desconocidas mientras se dirigían al encuentro y tuvieron que regresar a puerto. Poco después de que el Tirpitz abandonara Noruega, el submarino soviético K-21 disparó dos o cuatro torpedos contra el buque, todos los cuales fallaron. Los soviéticos reclamaron dos impactos en el acorazado. Mientras tanto, la inteligencia sueca había informado de la salida de los alemanes al Almirantazgo británico, que ordenó que el convoy se dispersara. Conscientes de que habían sido detectados, los alemanes abortaron la operación y pasaron el ataque a los submarinos y a la Luftwaffe. Los buques dispersos ya no pudieron ser protegidos por los escoltas del convoy, y los alemanes hundieron 21 de los 34 transportes aislados. El Tirpitz regresó a Altafjord a través de las islas Lofoten.

El Tirpitz, escoltado por varios destructores, navegando en el Bogenfjord en octubre de 1942

Después del Rösselsprung, los alemanes trasladaron el Tirpitz al Bogenfjord, cerca de Narvik. Para entonces, el barco necesitaba una revisión a fondo. Hitler había prohibido que el barco hiciera el peligroso regreso a Alemania, por lo que la revisión se llevó a cabo en Trondheim. El 23 de octubre, el buque abandonó Bogenfjord y regresó a Fættenfjord, en las afueras de Trondheim. Se reforzaron aún más las defensas del fondeadero; se instalaron más cañones antiaéreos y se colocaron redes dobles antitorpedo alrededor del buque. Las reparaciones se realizaron en fases limitadas, por lo que el Tirpitz seguiría siendo parcialmente operativo durante la mayor parte de la revisión. Se construyó un cajón alrededor de la popa para permitir la sustitución de los timones del buque. Durante el proceso de reparación, los británicos intentaron atacar el acorazado con dos torpedos humanos Chariot, pero antes de que pudieran ser lanzados, el mar embravecido hizo que se desprendieran del barco pesquero que los remolcaba. El 28 de diciembre, la revisión se había completado y el Tirpitz comenzó las pruebas de mar. El 4 de enero de 1943 realizó pruebas de artillería en el fiordo de Trondheim. El 21 de febrero, Topp fue ascendido a contralmirante y fue sustituido por el capitán Hans Meyer; cinco días después se ordenó al acorazado Scharnhorst que reforzara la flota en Noruega. El vicealmirante Oskar Kummetz recibió el mando de los buques de guerra estacionados en Noruega.

Para cuando el Scharnhorst llegó a Noruega en marzo de 1943, los convoyes aliados a la Unión Soviética habían cesado temporalmente. Para dar a los buques la oportunidad de trabajar juntos, el almirante Karl Dönitz, que había sustituido a Raeder tras la batalla del Mar de Barents el 31 de diciembre de 1942, ordenó un ataque a Spitzbergen, que albergaba una estación meteorológica y una base de reabastecimiento británica. Spitzbergen estaba defendida por una guarnición de 152 hombres de las Fuerzas Armadas noruegas en el exilio. Los dos acorazados, escoltados por diez destructores, abandonaron el puerto el 6 de septiembre; en una treta de guerra, el Tirpitz ondeó la enseña blanca al acercarse a la isla al día siguiente. Durante el bombardeo, el Tirpitz disparó 52 proyectiles de la batería principal y 82 de la secundaria de 15 cm. Esta fue la primera y única vez que el buque disparó su batería principal contra un objetivo de superficie enemigo. Una fuerza de asalto destruyó instalaciones costeras y capturó 74 prisioneros. A las 11:00, los acorazados habían destruido sus objetivos y se dirigieron a sus puertos noruegos.

Ataques británicos al TirpitzEditar

Tirpitz en el Ofotfjord/Bogenfjord
Ver también: Lista de ataques aliados al acorazado alemán Tirpitz

Operación Fuente

Artículo principal: Operación Fuente

Los británicos estaban decididos a neutralizar el Tirpitz y eliminar la amenaza que suponía para los convoyes árticos aliados. Tras los repetidos e ineficaces bombardeos y el fallido ataque del Chariot en octubre de 1942, los británicos recurrieron a los recién diseñados submarinos enanos X Craft. El ataque planeado, la Operación Fuente, incluía ataques a Tirpitz, Scharnhorst y Lützow. Los X Craft eran remolcados por grandes submarinos hasta su destino, donde podían deslizarse por debajo de las redes antitorpedo y dejar caer cada uno dos potentes minas de dos toneladas en el fondo marino bajo el objetivo. Se asignaron diez buques a la operación, programada del 20 al 25 de septiembre de 1943. Sólo ocho de ellos llegaron a Kåfjord, en Noruega, para el ataque, que comenzó a primera hora del 22 de septiembre. Tres de los buques, el X5, el X6 y el X7, lograron romper las defensas del Tirpitz, y dos de ellos, el X6 y el X7, consiguieron colocar sus minas. El X5 fue detectado a 200 m (660 pies) de las redes y hundido por una combinación de disparos y cargas de profundidad.

Las minas causaron grandes daños al buque; la primera explotó al lado de la torreta Caesar, y la segunda detonó entre 45 y 55 m (148 y 180 pies) a babor. Se rompió un depósito de combustible, se desgarró la chapa del casco, se formó una gran hendidura en el fondo del buque y se doblaron los mamparos del doble fondo. Unas 1.430 t (1.410 toneladas largas) de agua inundaron el buque en los tanques de combustible y en los espacios vacíos del doble fondo de babor, lo que provocó una escora de uno a dos grados, que se equilibró con una contrainundación en el costado de estribor. La inundación dañó todos los turbogeneradores de la sala de generadores nº 2, y todos, salvo un generador de la sala de generadores nº 1, quedaron inutilizados por la rotura de los conductos de vapor o la rotura de los cables de alimentación. La torreta Dora salió despedida de sus cojinetes y no pudo girar; esto fue especialmente significativo, ya que no había en Noruega grúas de carga pesada lo suficientemente potentes como para levantar la torreta y colocarla de nuevo sobre sus cojinetes. Los dos hidroaviones Arado Ar 196 del buque quedaron completamente destruidos. Las reparaciones fueron llevadas a cabo por el buque de reparaciones Neumark; los historiadores William Garzke y Robert Dulin comentaron que el esfuerzo de reparación fue «una de las hazañas más notables de la ingeniería naval durante la Segunda Guerra Mundial». Las reparaciones duraron hasta el 2 de abril de 1944; las pruebas de velocidad completa estaban programadas para el día siguiente en Altafjord.

Operación TungstenoEditar

Tirpitz bajo el ataque de la aviación de portaaviones británica el 3 de abril de 1944

Artículo principal: Operación Tungsteno

Los británicos estaban al tanto de que el Neumark y los equipos de reparación salieron en marzo, lo que daba a entender que el Tirpitz estaba casi operativo. Un gran ataque aéreo -Operación Tungsteno- en el que participarían los portaaviones de la flota Victorious y Furious y los portaaviones de escolta Emperor, Fencer, Pursuer y Searcher, se fijó para el 4 de abril de 1944, pero se reprogramó un día antes cuando las desencriptaciones Enigma revelaron que el Tirpitz iba a partir a las 05:29 del 3 de abril para realizar pruebas en el mar. El ataque consistió en 40 bombarderos en picado Barracuda que llevaban bombas perforantes de 1.600 libras (730 kg) y 40 cazas de escolta en dos oleadas, consiguiendo quince impactos directos y dos casi. Los aviones lograron la sorpresa y sólo se perdió uno en la primera oleada; las baterías antiaéreas del Tirpitz tardaron entre doce y catorce minutos en estar completamente cargadas. La primera oleada golpeó a las 05:29, cuando los remolcadores se preparaban para ayudar al buque a salir de su amarre. La segunda oleada llegó sobre el objetivo una hora más tarde, poco después de las 06:30. A pesar de la alerta de los artilleros antiaéreos alemanes, sólo otro bombardero fue derribado.

Los ataques aéreos no penetraron en el blindaje principal pero, sin embargo, causaron importantes daños en la superestructura del buque e infligieron graves bajas. William Garzke y Robert Dulin informan de que el ataque mató a 122 hombres e hirió a otros 316, mientras que Hildebrand, Röhr, & Steinmetz informan de 132 víctimas mortales y 270 hombres heridos, incluido el comandante del buque, KzS Hans Meyer. Dos de las torretas de 15 cm fueron destruidas por las bombas, y los dos hidroaviones Ar 196 fueron destruidos. Varios de los impactos de las bombas provocaron graves incendios a bordo del buque. La conmoción inutilizó el motor de la turbina de estribor, y el agua salada utilizada para combatir los incendios llegó a las calderas y contaminó el agua de alimentación. Unas 2.000 t (2.000 toneladas largas) de agua inundaron el barco, principalmente a través de los dos agujeros en el casco lateral creados por las esquirlas de los proyectiles que estuvieron a punto de caer. El agua utilizada para combatir los incendios también contribuyó a la inundación. Dönitz ordenó que se reparara el barco, sin importar el coste, a pesar de que entendía que el Tirpitz ya no podía ser utilizado en una acción de superficie debido al insuficiente apoyo de los cazas. Los trabajos de reparación comenzaron a principios de mayo; los destructores transportaron importantes equipos y trabajadores desde Kiel a Altafjord en un lapso de tres días. Para el 2 de junio, el buque pudo volver a navegar por sus propios medios, y a finales de mes se pudieron realizar pruebas de artillería. Durante el proceso de reparación, los cañones de 15 cm fueron modificados para permitir su uso contra aviones, y se suministraron proyectiles de 38 cm con espoleta especial para el fuego antiaéreo de barrera.

Operaciones Planet, Brawn, Tiger Claw, Mascot y GoodwoodEdit

Tirpitz amarrado en Kaafjord, visible en una fotografía de reconocimiento aéreo británico a pesar del humo artificial generado en la orilla

Artículos principales: Operación Mascot y Operación Goodwood (naval)

Se planificó una serie de ataques a portaaviones durante los tres meses siguientes, pero el mal tiempo obligó a cancelarlos. Una repetición de la Operación Tungsteno, con el nombre en clave de Operación Planeta, fue programada para el 24 de abril. La Operación Brawn, que iba a ser llevada a cabo por 27 bombarderos y 36 cazas de Victorious y Furious, iba a tener lugar el 15 de mayo, y la Operación Tiger Claw estaba prevista para el 28 de mayo. Al Victorious y al Furious se les unió el Indefatigable para la Operación Mascot, que debía ser llevada a cabo el 17 de julio por 62 bombarderos y 30 cazas. A finales de agosto el tiempo mejoró, permitiendo la serie de ataques de Goodwood. Las operaciones Goodwood I y II se lanzaron el 22 de agosto; una fuerza de portaaviones formada por los portaaviones de flota Furious, Indefatigable y Formidable y los portaaviones de escolta Nabob y Trumpeter lanzaron un total de 38 bombarderos y 43 cazas de escolta entre las dos incursiones. Los ataques no lograron infligir ningún daño al Tirpitz y tres de los aviones atacantes fueron derribados. El 24 de agosto siguió Goodwood III, compuesto únicamente por aviones de los portaaviones de la flota. Cuarenta y ocho bombarderos y 29 cazas atacaron el barco y consiguieron dos impactos que causaron daños menores. Una de ellas, una bomba de 1600 libras, penetró en las cubiertas superior e inferior del blindaje y se posó en la sala del cuadro de mandos nº 4. Su espoleta estaba dañada y la bomba se había roto. Su espoleta estaba dañada y la bomba no detonó. La segunda, una bomba de 500 libras (230 kg), explotó causando daños superficiales. Seis aviones fueron derribados en el ataque. Goodwood IV siguió el 29, con 34 bombarderos y 25 cazas de Formidable e Indefatigable. La espesa niebla impidió que se produjeran impactos. Los artilleros del Tirpitz derribaron un Firefly y un Corsair. El acorazado gastó 54 cartuchos de sus cañones principales, 161 de los cañones de 15 cm y hasta un 20% de su munición antiaérea ligera.

Operaciones Paravane y ObviateEdit

Fotografía aérea en blanco y negro que muestra una masa de de agua con un gran buque de guerra cerca de la orilla

Tirpitz en su amarre frente a la isla de Håkøya en noviembre de 1944
Artículos principales: Operación Paravane y Operación Obviate

La ineficacia de la gran mayoría de los ataques lanzados por el Fleet Air Arm a mediados de 1944 hizo que la tarea de destrucción del Tirpitz se transfiriera al Grupo Nº 5 de la RAF. La RAF utilizó bombarderos Lancaster que llevaban bombas Tallboy de 6 toneladas cortas (5,4 t) para penetrar el pesado blindaje del buque. El primer ataque, la Operación Paravane, tuvo lugar el 15 de septiembre de 1944; operando desde una base avanzada en Yagodnik (Rusia), 23 Lancaster (17 que llevaban un Tallboy y seis que llevaban doce minas JW cada uno), consiguieron un único impacto en la proa del buque. El Tallboy penetró en el barco, salió de la quilla y explotó en el fondo del fiordo. La proa se inundó con entre 800 y 1.000 t (entre 790 y 980 toneladas largas) de agua, lo que provocó un grave aumento del asiento a proa. El buque quedó inhabilitado y se limitó a 8 a 10 nudos (15 a 19 km/h; 9,2 a 11,5 mph). La conmoción causó graves daños en el equipo de control de incendios. Los daños convencieron al mando naval de reparar el barco para utilizarlo únicamente como batería de cañones flotante. Se estimó que los trabajos de reparación durarían nueve meses, pero el parcheado de los agujeros pudo efectuarse en unas pocas semanas, lo que permitió trasladar el Tirpitz más al sur, a Tromsø. El 15 de octubre, el barco hizo el viaje de 200 millas náuticas (370 km; 230 mi) a Tromsø por sus propios medios, el último viaje de su carrera.

La RAF hizo un segundo intento el 29 de octubre, después de que el barco estuviera amarrado frente a la isla de Håkøya, en las afueras de Tromsø. Treinta y dos Lancasters atacaron el barco con Tallboys durante la Operación Obviate. Al igual que en la Operación Paravane, el Escuadrón nº 9 y el Escuadrón nº 617 llevaron a cabo el ataque juntos, que se saldó con un solo fallo, en parte debido al mal tiempo sobre el objetivo. La explosión submarina dañó el timón y el eje de babor y causó algunas inundaciones. Los proyectiles de fragmentación de 38 cm del Tirpitz resultaron ineficaces para contrarrestar a los bombarderos de altura; un avión fue dañado por los cañones antiaéreos de tierra. Tras el ataque, el fondeadero del buque se mejoró considerablemente. Se construyó un gran banco de arena debajo y alrededor del barco para evitar que volcara, y se instalaron redes antitorpedo. El Tirpitz conservaba una escora de un grado a babor debido a los daños anteriores, y esto no se corrigió mediante la contraflotación para conservar la mayor flotabilidad de reserva posible. El buque también fue preparado para su papel como plataforma de artillería flotante: el combustible se limitó a lo necesario para alimentar los turbogeneradores y la tripulación se redujo a 1.600 oficiales y soldados rasos.

Operación CatecismoEditar

File:1944-11-22 RAF Sinks Tirpitz.ogv

Reproducir medios

Noticiero Universal sobre el ataque al Tirpitz
Artículo principal: Operación Catecismo

La Operación Catecismo, el último ataque británico al Tirpitz, tuvo lugar el 12 de noviembre de 1944. El buque volvió a utilizar sus cañones de 38 cm contra los bombarderos, que se acercaron al acorazado a las 09:35; los cañones principales del Tirpitz obligaron a los bombarderos a dispersarse temporalmente, pero no pudieron interrumpir el ataque. Una fuerza de 32 Lancasters de los escuadrones 9 y 617 lanzaron 29 Tallboys sobre el buque, con dos impactos directos y uno casi fallido. Varias otras bombas cayeron dentro de la barrera de la red antitorpedo y causaron un importante cráter en el lecho marino; esto eliminó gran parte del banco de arena que se había construido para evitar que el barco zozobrara. Una bomba penetró en la cubierta del buque entre las torretas Anton y Bruno, pero no explotó. Una segunda bomba impactó en medio del barco, entre la catapulta de los aviones y la chimenea, y causó graves daños. Se abrió un agujero muy grande en el costado y en el fondo del barco; toda la sección del blindaje del cinturón a la altura del impacto de la bomba quedó completamente destruida. Una tercera bomba puede haber impactado en el lado de babor de la torreta Caesar.

El impacto en medio del barco causó una importante inundación y rápidamente aumentó la escora de babor a entre 15 y 20 grados. En diez minutos la escora aumentó a 30 o 40 grados, y el capitán dio la orden de abandonar el barco. La escora aumentó a 60 grados a las 09:50; esto pareció estabilizarse temporalmente. Ocho minutos después, una gran explosión sacudió la torreta Caesar. El techo de la torreta y parte de la estructura giratoria fueron lanzados 25 m (82 pies) al aire y hacia un grupo de hombres que nadaban hacia la orilla, aplastándolos. El Tirpitz volcó rápidamente y enterró su superestructura en el fondo del mar.

El Tirpitz volcó

Después del ataque, 82 hombres atrapados en el casco volcado fueron rescatados cortando el fondo expuesto. Las cifras de muertos varían entre 950 y 1.204 aproximadamente. Aproximadamente 200 supervivientes del hundimiento fueron trasladados al crucero pesado Lützow en enero de 1945.

La actuación de la Luftwaffe en la defensa del Tirpitz fue muy criticada tras su pérdida. El mayor Heinrich Ehrler, comandante del III./Jagdgeschwader 5 (3º Grupo del 5º Ala de Caza), fue culpado por el fracaso de la Luftwaffe en interceptar a los bombarderos británicos. Fue sometido a un consejo de guerra en Oslo y amenazado con la pena de muerte. Se presentaron pruebas de que su unidad no había ayudado a la Kriegsmarine cuando se le pidió. Fue condenado a tres años de prisión, pero fue liberado al cabo de un mes, degradado y reasignado a un escuadrón de cazas Me 262 en Alemania. Ehrler fue exonerado por investigaciones posteriores que concluyeron que la mala comunicación entre la Kriegsmarine y la Luftwaffe había causado el fiasco; las tripulaciones aéreas no habían sido informadas de que el Tirpitz había sido trasladado fuera de Håkøya dos semanas antes del ataque.

Los restos del Tirpitz permanecieron en el lugar hasta después de la guerra, cuando una empresa conjunta alemana-noruega comenzó las operaciones de salvamento. Los trabajos duraron desde 1948 hasta 1957; los fragmentos del barco fueron vendidos por una empresa noruega. Ludovic Kennedy escribió en su historia del buque que «vivió una vida de inválido y murió lisiado».