6 cosas que puedes hacer ahora para reducir el riesgo de cáncer de mama

  • ¡Ha llegado octubre! A medida que las temperaturas bajan y el follaje otoñal emerge, empezarás a ver los colores del otoño apoderándose de las redes sociales y de los armarios en todas partes. Pero hay un color que simplemente no podrás evitar este mes, y por una buena razón: el rosa. El mes de la concienciación sobre el cáncer de mama está aquí, y la gente de todo el mundo lucirá el color rosa como homenaje.

    En la Prevent Cancer Foundation®, reconocemos este mes como un momento para celebrar a los supervivientes del cáncer de mama, recordar a los que hemos perdido por esta enfermedad y dar a la gente las herramientas que necesitan para hacerse cargo de su salud.

    Cuando se diagnostica a tiempo y se trata antes de que se extienda, la tasa de supervivencia a cinco años del cáncer de mama es del 99%. Hemos reunido estos sencillos consejos para inspirar la concienciación, el conocimiento y los cambios en el estilo de vida que den prioridad a su salud para aumentar la prevención del cáncer y la detección precoz.
    Haz algo más que vestir de rosa este mes. Comparta estos consejos con 3 mujeres de su vida para difundir información sobre prevención y detección precoz que puede salvar vidas.

    Ponte lista: Conoce tu riesgo

    La prevención tiene que empezar por el conocimiento. Las mujeres con un mayor riesgo de padecer cáncer de mama pueden necesitar empezar a hacerse las pruebas de detección antes o con más frecuencia que las mujeres con un riesgo medio. Usted podría tener un mayor riesgo si:

    • Tiene sobrepeso u obesidad o no es físicamente activa
    • Tiene mutaciones de los genes BRCA-1, BRCA-2 o PALB-2
    • Tiene antecedentes familiares o personales de mama, cáncer colorrectal o de ovarios
    • Ha comenzado el período menstrual antes de los 12 años o ha iniciado la menopausia después de los 55
    • Nunca ha tenido hijos o ha tenido su primer hijo después de los 30 años
    • Está utilizando o ha utilizado recientemente píldoras anticonceptivas
    • Ha utilizado terapia hormonal sustitutiva (con estrógenos y progesterona) durante más de 10 años

    Tiene «la charla» (no, no esa charla)

    Con Halloween y Acción de Gracias en el horizonte, aproveche estos momentos compartidos para hablar con sus familiares sobre sus antecedentes familiares de cáncer. Este es un paso fácil para conocer su riesgo de cáncer. Recuerde preguntar sobre la edad del diagnóstico: su riesgo aumenta si su madre fue diagnosticada de cáncer de mama o de ovarios antes de los 50 años.

    Manténgase activo

    Mantenerse activo es clave para estar sano. Hacer ejercicio durante al menos 30 minutos al día, 5 días a la semana, puede tener un gran impacto en su salud y es una manera fácil de reducir su riesgo de cáncer. Ser físicamente activo también puede ayudarle a reducir el riesgo manteniendo un peso saludable.

    Si fuma, deje de hacerlo. Si bebe, limite su consumo.

    Esto es bastante sencillo. Hace años que conocemos los costes para la salud que conlleva el tabaquismo. Fumar puede debilitar el sistema inmunológico, una de las mejores defensas de nuestro cuerpo contra el cáncer, y puede dañar o cambiar el ADN de una célula, lo que puede conducir al crecimiento de un tumor. Dejar de fumar no siempre es fácil. Para obtener consejos que le ayuden a usted o a un ser querido a dejar de fumar, visite nuestra página web.

    El consumo de alcohol está relacionado con el cáncer de mama y con varios otros tipos de cáncer. Una vez ingerido, el cuerpo lo descompone en una sustancia química que puede dañar o cambiar el ADN de una célula, lo que puede conducir al crecimiento de un tumor. Las últimas Guías Alimentarias para los Estadounidenses recomiendan que, si bebe, limite su consumo a una bebida al día para las mujeres y a dos al día para los hombres.

    No espere a que aparezcan los síntomas: hágase las pruebas de detección

    Las pruebas de detección del cáncer de mama pueden parecer aterradoras, pero cuanto antes se detecten, antes se podrán tratar y mejor serán sus probabilidades de remisión. De los 25 a los 39 años, hable con su profesional de la salud al menos una vez cada tres años para que le evalúe el riesgo, le aconseje sobre la reducción del riesgo y le haga un examen clínico de las mamas. A partir de los 40 años, comience a someterse a pruebas de detección anuales.

    Si tiene antecedentes familiares personales o tiene un mayor riesgo de padecer cáncer de mama, todo esto podría ser diferente para usted. Hable con su profesional sanitario sobre su riesgo y evalúen juntos sus opciones.

    ¿No está segura de qué examen o cribado es el adecuado para usted? Echa un vistazo a 4 pruebas de detección de cáncer de mama que debes conocer.

    Revisa regularmente

    Conoce tu cuerpo para saber cuándo está cambiando. Entre las revisiones o exámenes regulares, presta atención a lo siguiente:

    • Un bulto, nudo duro o engrosamiento en la mama
    • Un bulto bajo el brazo
    • Un cambio en el tamaño o la forma de una mama
    • Dolor, sensibilidad o secreción en el pezón, incluyendo sangrado
    • Picazón, escamas, dolor o sarpullido en el pezón
    • Un pezón que se vuelve hacia dentro o invertido
    • Un cambio de color y textura (hoyuelos, fruncidos o enrojecimiento)
    • Un pecho que se siente caliente o hinchado
      • Si algo se siente diferente o fuera de lugar, no tenga miedo de hablar o hacer preguntas a su profesional de la salud.

        ¡Haz algo más que vestir de rosa este mes! Comparte estos consejos con 3 mujeres de tu vida para difundir información sobre prevención y detección precoz que podría salvar vidas.