5 datos por los que la fruta deshidratada es mala para ti

Deja los arándanos deshidratados y aléjate lentamente -no, rápidamente- de la mezcla de frutos secos. Resulta que comer fruta seca masticable y pegajosa no es el tentempié saludable que crees que es. (Lo cual es una maldita pena teniendo en cuenta su disponibilidad en los viajes por carretera, en los aeropuertos y en la máquina expendedora del trabajo…)

La mayoría de las frutas secas tienen el doble, y a veces incluso el triple, de contenido de azúcar que la fruta fresca, dicen los expertos en bienestar y los nutricionistas, como Ariane Hundt. «Estamos hablando de 70 gramos de azúcar por ración», dice la fundadora de Slim and Strong, un programa de asesoramiento sobre fitness y alimentación, y del Brooklyn Bridge Boot Camp. Y el azúcar, por si no te has enterado, es prácticamente el demonio.

Aquí tienes cinco datos que debes conocer sobre los frutos secos y por qué probablemente deberías comerte una manzana (oh, con mantequilla de cacahuete) en su lugar.

trail mix
Foto: /Hans

El azúcar de la fruta engorda rápidamente

Se llama fructosa y puede crear todo tipo de estragos en tu salud, dice Hundt. El exceso de fructosa se convierte rápidamente en el hígado en VLDL, una forma de colesterol con alto contenido de triglicéridos, lo que conduce al almacenamiento de grasa. También es el tipo de azúcar que crea resistencia a la insulina, enfermedades cardíacas, obesidad y mucho más.

arándanos
Foto: /Picdream

La fruta seca tiene mucho más azúcar que la fresca

«La mayoría de la gente debería limitar su consumo diario de fruta a 30 gramos de carbohidratos al día, lo que equivale a un plátano, una manzana o dos tazas de bayas», dice Hundt. Y eso es mucho menos de lo que contiene la típica porción de fruta seca. Una taza de arándanos frescos contiene 4 gramos de azúcar y una taza de arándanos secos contiene la friolera de 70 gramos.

fruta seca
Foto: /632240

Tu cerebro no sabe decir que no a los frutos secos

Es fácil comer una tonelada de frutos secos, porque la fructosa no avisa a tu cerebro cuando estás lleno. «No suprime la grelina ni estimula la leptina después de comer», explica. (La grelina hace que tengas hambre y la leptina la detiene)». Ahora podría tener sentido por qué sigues sintiendo hambre después de inhalar una bolsa de mezcla de frutos secos.

mezcla de frutos secos
Foto: Stocksy/Margaret Vincent

Contribuye a la toxicidad

«Cuando el cuerpo descompone la fructosa , produce muchos más productos de desecho y toxinas, y aumenta la presión arterial más que otros carbohidratos», explica.

dulces
Foto: /pixel1

Es mejor comer dulces

Es mejor comer dulces que frutos secos, si te fijas en el contenido de azúcar: una bolsa de M&Ms o una barrita de Milky Way tiene 30 gramos de azúcar, que es menos de lo que hay en una taza de papaya o higos secos. Lo que hay que tener en cuenta: Come fruta fresca, y deja la seca para ocasiones especiales.

Incluso si comes fruta fresca, es bueno ser consciente del contenido de azúcar. Entra: la pirámide de la fruta. Y si ahora necesitas nuevas ideas de tentempiés ya que la mezcla de frutos secos está fuera de circulación, aquí tienes lo que comen los entrenadores de fitness más solicitados.