13 sencillas técnicas periodísticas para realizar entrevistas eficaces

Como en cualquier profesión creativa, el periodismo de viajes te obliga a utilizar tu percepción para reinterpretar el mundo que te rodea. Intentas atraer a una audiencia con ideas y temas: creas algo significativo a partir de toda la información incoherente y el ruido que hay.

El producto final puede ser un escrito que tú elaboras, pero el material es el resultado de las entrevistas que realizas.

Pero aquí está el truco: El buen periodismo depende de la cooperación y participación de un total desconocido. En el centro de esta cuestión está la entrevista. El producto final puede ser un escrito que usted elabora, pero el material es el resultado de las entrevistas que realiza.

Y aunque las fuentes varían -algunas personas saben exactamente lo que quieren decir, mientras que a otras les encanta hacerte sudar por una cita básica-, la forma de realizar la entrevista tiene más que ver con el resultado que con cualquier otra cosa.

Es curioso que se ponga tanto énfasis en enseñar a los periodistas a escribir un artículo cuando esa habilidad no sirve de nada si no se les enseña también a desarrollar técnicas de entrevista sólidas.

En un esfuerzo por ayudar a otros aspirantes a reporteros a desarrollar esta habilidad crucial, reuní a algunos de mis colegas y amigos periodistas para preguntarles qué consejos para entrevistas creen que son más útiles.

1. Encuentra una buena ubicación.

¡Evita Starbucks! A menudo lo más fácil es sugerir una cafetería corporativa céntrica, pero si hay alguna forma de entrevistar en un lugar que tenga cierta relevancia para la historia o su tema, tendrá mucho más éxito. No sólo porque obtendrás una mayor sensación de contexto, sino que la gente suele sentirse más cómoda (y abierta) cuando está en un lugar conocido o en lo que se siente como «su territorio.»

Pida que se reúnan en la casa de su sujeto, en su trabajo o en el lugar de un incidente relevante para la historia. Incluso reunirse en el restaurante favorito del entrevistado es más interesante que un Starbucks.

2. Prepare sus objetivos con antelación.

Sabe qué preguntas va a hacer y por qué las va a hacer. Llegar a una entrevista con una idea de lo que quieres obtener de ella (una recreación colorida de un evento, una opinión sobre el tema que estás cubriendo, antecedentes generales, etc.) es fundamental para llevar a cabo una entrevista exitosa.

Ya deberías estar pensando en cómo quieres que sea tu artículo y qué necesitas de esta entrevista para acercarte a ese resultado final.

3. Escribe tus preguntas.

Asegúrate y lleva preguntas preparadas. Yo suelo ir a una entrevista con el doble de preguntas de las que espero hacer. La seguridad de saber que no me voy a quedar atascado ayuda a mi confianza, y nunca se sabe qué pregunta te hará obtener la información que realmente estás buscando.

4. Trabaja en tu fluidez.

Esta es probablemente la habilidad más desafiante pero también la más importante de la entrevista que puedes desarrollar. Debe lograr un equilibrio entre la conversación (que ayuda a que el entrevistado se sienta cómodo y ayuda a la franqueza) y la realización del trabajo. A medida que el sujeto responda a su pregunta, piense en lo que preguntará a continuación y por qué.

El flujo de preguntas debe parecer natural y conversacional: no haga que su interlocutor se desvíe hacia un tema completamente diferente sólo porque esa es la siguiente pregunta de su lista. Piensa en los segmentos y las transiciones. De este modo, el entrevistado no se sentirá forzado a dar frases cortas y podrá abrirse un poco (lo que es especialmente importante para los que trabajen en una pieza de audio, ya que pueden necesitar bloques de la entrevista en bruto).

5. Piensa en el medio. Piensa en el medio.

Las técnicas de entrevista definitivamente varían para los diferentes medios. Si está entrevistando para audio o vídeo, querrá hacer preguntas de dos partes, lo que anima a los sujetos a hablar durante bloques de tiempo más largos.

Por el contrario, si se trata de una entrevista para un medio impreso, intente dividir las preguntas para obtener respuestas más cortas y concisas (más fáciles de tomar notas y de citar más tarde). Puedes ser más conversacional en las entrevistas para la prensa escrita: puedes decir «sí», «ajá», etc. No hacerlo es uno de los mayores retos cuando se entrevista para audio. Asentir y sonreír logra el mismo tipo de estímulo conversacional y mantiene tu cinta limpia.

Otro gran truco para las entrevistas de audio es hacer que el sujeto represente la historia. Así se consigue un buen sonido y se evita que haya demasiada narración propia después.

6. Lleva a un compañero.

A mí me parece que tener a una segunda persona como anotador y par de oídos extra puede ser muy útil. Si no crees que otra persona va a abrumar o distraer a tu sujeto (me parece bastante raro), puede ser un salvavidas tener ese segundo par de notas para comprobar tus citas e información.

7. Evita obsesionarte.

Aunque tomar buenas notas y grabar es muy importante, puedes hacerte un flaco favor si te obsesionas con registrar cada pequeño detalle de lo que dice tu sujeto. Durante la entrevista, debería ser capaz de discernir las joyas del parloteo: céntrese en las citas y la información que sabe que va a utilizar y asegúrese de que lo hace bien.

8. Sea un poco molesto.

No tenga miedo de volver a plantear implacablemente una pregunta o un tema que considere que no ha sido abordado adecuadamente por el entrevistado. A veces, la gente necesita tiempo para adaptarse a ti o a un tema, o responderá mejor si tu pregunta está redactada de forma diferente. Siga intentándolo.

9. Sea un poco sigiloso.

Continúe tomando notas incluso después de que la entrevista haya terminado oficialmente. A veces las personas dicen las cosas más reveladoras o íntimas cuando sienten que están fuera del «asiento caliente». Si no lo dicen «extraoficialmente», todo es juego.

10. Empodera a tu sujeto.

Una gran pregunta para hacer si no entiendes completamente la perspectiva de tu entrevistado es: «¿Cuál es tu solución/resolución ideal?» Obviamente, esto sólo funciona en ciertas circunstancias, pero cuando es apropiado puede ayudar a aclarar el punto de vista u opinión de una persona.

11. Trabaja con ellos.

Otra gran pregunta es: «¿Por qué te importa este tema?». Esta puede ser una forma efectiva de obtener una cita fuerte y emocional sobre por qué el tema que estás cubriendo es tan importante.

También puedes preguntar por el punto de inflexión de una historia, el momento en que todo cambió o se catalizó. Esto puede ayudarte a dar forma a la narrativa de tu historia también.

12. Aguanta los silencios incómodos.

Sé que esto es totalmente contraintuitivo. Mi instinto es seguir charlando y haciendo preguntas para que la gente se sienta cómoda, pero a veces, sobre todo cuando se trata de temas delicados, hay que callar y esperar.

Haz tu pregunta, deja que te den la respuesta ensayada y genérica, y luego siéntate en silencio a ver qué viene después. Te sorprenderá la frecuencia con la que esta técnica da resultados poderosos.

13. Pida lo que necesita.

En serio, a veces los entrevistados son frustrantes no porque estén tratando de fastidiarte, sino porque simplemente no entienden lo que quieres de ellos. Me parece que a muchos entrevistados les gusta que «corras la cortina» un poco y les cuentes tu proceso.

Puedes decir: «Escucha, realmente necesito una cita tuya que encapsule tus sentimientos sobre este tema», o, «realmente necesito que me guíes a través de la cronología de esto», o incluso, «realmente necesito que me lleves a un lugar que sea relevante para este tema para que pueda establecer una escena».

En su mayor parte, la gente quiere ser útil, y sólo hay que decirles cómo pueden hacerlo.